12 Diciembre, 2016

La división entre empatía y condescendencia

por Christian Mendoza
Kruger 08Barbara Kruger | Empatía | Imagen: Milenio.

 

Podríamos abordar una definición más bien clásica  del metro como un no lugar, como un territorio de interacciones involuntarias que no producen significado alguno. No se trata de más que un momento en la jornada en el que cualquier usuario debe convivir con sus pares. Pero el metro ha generado sus propias prácticas ciudadanas, muy a pesar de la teoría francesa sobre la frialdad de los espacios: del cruising o metreo a los combos reguetoneros (las pandillas reguetoneras decidieron estar representadas por las estaciones del metro), los citadinos han articulado diversas apropiaciones sobre un espacio que otros definen como impersonal. Ante esta diversidad de experimentaciones en torno al metro, podríamos asumir que representarlo o intervenirlo demanda una complejidad mucho más intrincada que la del didactismo: la del mensaje unilateral entre la obra y el público.

Recientemente, la artista estadounidense Barbara Kruger presentó en la estación Bellas Artes  una intervención titulada Empatía, donde pueden leerse mensajes tan obvios como En la violencia olvidamos quiénes somos, impresos en la paleta tricolor de nuestra bandera. Primer cuestionamiento: si estas consignas buscaban activar socialmente al usuario del metro, ¿por qué instalarlas en las inmediaciones museísticas?; ¿por qué no trasladarlas a Tepito, a Tlatelolco? Probablemente se haya concluido que el arte es el único medio que puede generar la reflexión y establecer una cercanía entre los habitantes del metro.  Lo que probablemente no se sepa es que el metro, y la Ciudad de México en general, ya son espacios públicos en todo el sentido, extensiones  que albergan el luto nacional y la ira por la violencia, así como expresiones afectivas.

Si bien, los entornos urbanos son primordialmente anónimos, basta aguzar la mirada para darse cuenta de ciertos momentos de unión. Kruger busca que se piense sobre algo que ya está ahí, con o sin su demagogia.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Lo peor se llama nostalgia. Conversación con Cuauhtémoc Medina

El arte contemporáneo no es alta cultura. Es algo que es una producción cultural que a veces golpea entre la teoría y la cultura de masas. Se aprovecha de la sensación de la música popular o juega a las matemáticas avanzadas. Esta capacidad de desplazamiento, esta negativa a la torpeza de la identidad, hace que toque fibras sensibles o que resbale en muchas direcciones.

Ver más
Publica

Cartografías del abandono: a 51 años de ‘Pedro Páramo’

Antes de que empezara la guerra contra el narcotráfico, el FCE publicaba ‘Pedro Páramo’, primera y única novela de Juan Rulfo. La fragmentación formal hizo del texto un artefacto novedoso en la producción de las letras mexicanas. ‘Pedro Páramo’ también es la historia de un asedio geográfico, de una tierra cada vez más esterilizada por el rencor y la megalomanía de un cacique. Son muchos los que han trazado semejanzas entre el cacique y el narcotraficante: ambas figuras secuestran la productividad de los pueblos.

Ver más