26 diciembre, 2013

Y un feliz…

por Pilar Echezarreta

Conservar un diario, perseguir la incomodidad, conocerse, preguntarse, viajar, perdonar, son consejos que Stefan Sagmeister promueve en su última exposición: The Happy Show. La última presentación se instala al principio del invierno en el edificio para las Culturas Digitales Gaîté Lyrique [Alegría Lírica] de París, ciudad europea que generalmente tiene los peores indicadores de bienestar.

Esta redundancia anuncia la urgencia analizar la Felicidad como si fuera una sustancia, reeducarla como un músculo. Sagmeister —uno de los diseñadores gráficos que más ha influenciado la imagen de la publicidad de las ultimas décadas— ha compilado una lista de ejercicios para acercarse a la Felicidad –su propia Felicidad a través de un proyecto creativo que mezcla estadísticas, video, diseño gráfico, tipografía, instalación y escultura.  La meditación, la terapia cognitiva y las drogas —en competencia— como vías hacia la Felicidad.

Un show que advierte no hacer feliz al que lo visita, no crear un producto feliz, pero sí proponer ejercicios para involucrar la Felicidad en el proceso creativo, o al menos identificarla. La obra de Sagmeister es un ejercicio de domesticación del medio que lo rodea a través del diseño gráfico. The Happy Show, es una desviación de The Happy Film, proyecto que comenzó antes y que continua en proceso.

Aprovechando el tema, reciban de este teclado mis más honestos deseos para que, no importando el método, la Felicidad esté activa en sus proyectos del 2014.

PE_2 PE_1 PE_3

 

 

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Habla ciudad : París

Paris es la ciudad-vitrina por excelencia. Lo que ahí sucede será fríamente analizado por capitales gemelas —Nueva York, Londres, Roma— con las que conserva una relación de exacerbada rivalidad. Y será gran influencia para otras capitales. Quizás su condición de capital internacional de la moda inspira a otras disciplinas a adoptar un ritmo desenfrenado de promoción: un exhibicionismo particular.

Ver más
Publica

El poder de la complejidad

Si Zaha Hadid revolucionó el universo del diseño fue, en gran medida, gracias a su visión matemática y su entendimiento del tiempo presente y la interpretación de las necesidades específicas de cada proyecto.

Ver más