1 septiembre, 2017

Vivienda de gran altura

por Arquine | @arquine

 

Nombre del proyecto: 56 Leonard Street
Asesor de diseño | Design consultant: Herzog & de Meuron
Arquitecto en jefe | Executive Architect: Goldstein, Hill & West Architects, LLP, New York, NY, USA
Arquitecto: Herzog & de Meuron
Ubicación: Nueva York, Estados Unidos
Fotografía: Exteriores, ©Iwan Baan; interiores, ©Hufton + Crow
Año: 2017


Please mention Herzog & de Meuron as Design Consultant and Goldstein, Hill & West Architects, LLP, New York, NY, USA as Executive Architect

 

Las torres de gran altura o rascacielos son parte importante de la ciudad contamporánea. Sin embargo, han llegado a ser definidos únicamente por su altura, convirtiéndose en típicas torres residenciales, cuando su éxito debería residir el mejoramiento de su entorno para mejorar en todos sentido la unidad de vivienda. En muchas ocasiones, se vuelven estructuras repetitivas y anónimas sin beneficios adicionales o cualidades arquitectónicas. Para aquellos que viven en estas estructuras, la experiencia de igualdad y repetición puede ser relativamente desagradable. Ante esto, el rascacielos en 56 Leonard Street, actúa contra la repetición, su ambición es lograr, a pesar de su tamaño, un carácter individual y personal.

El proyecto se concibe combo una pila de habitaciones individuales, donde cada una es única e identificable. La estructura permitió desplazar y dar variación a las losas para crear esquinas, voladizos y balcones; estrategias que proporcionan condiciones individuales y distintas en cada departamento. La base de la torre responde a condiciones locales específicas de la calle, mientras que la parte superior se desplaza para acoplarse al cielo. En el medio, el escalonamiento y la variación en los niveles medios es más controlada y sútil.

Para evitar la repetición, 56 Leonard Street se desarrolló de adentro hacia afuera. Se comenzaron con las habitaciones individuales, tratándolos como “bloques de cristal”. Estos bloques se unen para formar el volumen y dar forma al exterior de la torre. Desde el interior, estos bloques son una serie de grandes ventanales que miran al paisaje urbano.

La estrategia de apilamiento y desplazamiento de las habitaciones permiten crear un gran número de terrazas y balcones, proporcionando espacios al aire libre con enlaces visuales. Estas casas en las alturas crean un barrio vertical, algo parecido a barrios específicos de Nueva York con su distintiva mezcla de proximidad y privacidad.

La parte superior de cualquier torre es su elemento más visible, y por lo tanto es la parte más expresiva de Leonard Street. Una expresión escultórica impulsada directamente por las exigencias del interior, que consiste en 10 penthouses de gran escala con amplios espacios al aire libre. Estos grandes componentes del programa se registran desde el exterior como grandes bloques en voladizo que capturan vistas específicas. Mientras tanto, la base de la torre responde al carácter especial de Tribeca, una parte de Nueva York caracterizada por una amplia gama de escalas de construcción -desde pequeñas casas de pueblo a grandes bloques industriales y los edificios de gran altura omnipresentes en el centro de la ciudad-. Mediante la agrupación de bloques de varios tamaños, incluyendo vestíbulo, cubierta de estacionamiento, servicios de vivienda y algunos apartamentos, la torre refleja e incorpora cada una de estas escalas del vecindario.

La apariencia general de la torre es el resultado de aceptar y empujar al límite métodos locales y simples de construcción. Como un volumen, el edificio tiene proporciones extremas -en el borde mismo de lo que es estructuralmente posible- y dado su superficie relativamente pequeña, es excepcionalmente alta y esbelta. El edificio también muestra sus “huesos” estructurales y no oculta su método de fabricación debajo de capas de revestimiento. Las losas horizontales de concreto expuestas registran el apilamiento de suelo a piso del proceso de construcción y las columnas también en concreto, permiten situar la escala de las fuerzas estructurales del interior. Adicionalmente, cuentan con ventanas operables en cada unidad, que permite a los ocupantes controlar directamente la entrada de aire fresco.

Juntas, estas estrategias -considerando la torre de adentro hacia afuera, respondiendo a las escalas locales y maximizando el potencial de los sistemas de construcción locales- producen un edificio donde sólo se repiten cinco de los 146 apartamentos, brindando a los que vivirán en este proyecto una casa única caracterizada por distintos momentos de la individualidad.

 

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Agenda de la semana

¿Qué puedes disfrutar esta semana? Consulta nuestra agenda de eventos y descubre distintas actividades, conferencias y exposiciones relacionadas con el arte, la arquitectura, el diseño y la ciudad.

Ver más