4 agosto, 2016

Una solución efectista: la instalación lumínica en Ámsterdam

por Jose Cardona

Generar espacios confortables y donde nos sintamos seguros sin producir contaminación lumínica; poner en valor las particularidades de un espacio urbano singular; definir sistemas de alumbrado con un mantenimiento adecuado y resistentes al vandalismo –algo necesario en mayor o menor grado en cualquier espacio urbano del mundo– o realizar propuestas exigentes con las eficiencia y eficacia energéticas; proponer conceptos ingeniosos que no dejen de tomar en cuenta la viabilidad económica del proyecto, con un costo controlado; son requisitos básicos de cualquier proyecto de iluminación que aspire a mejorar un espacio urbano.

Co_mR2gUAAAWNqV

En las dos ultimas ediciones del posgrado Lightning Design, hemos pedido a los alumnos como proyecto final plantear el diseño de iluminación de la calle Ámsterdam, en la colonia Hipódromo Condesa. Los motivos para escoger esta calle han sido tanto su singularidad como espacio urbano así como su valor histórico, pero sobre todo por sus deficiencias en términos de iluminación. Ámsterdam es hoy en día una calle oscura, poco confortable en la noche y con la sensación de ser insegura. Existe una relación directa comprobada entre la mala iluminación con lo que perciben  los usuarios en términos de la seguridad del espacio urbano. Esto provoca que sea una calle muy concurrida durante el día pero, a medida que cae la noche, la sensación de inseguridad se apodera de quienes la recorren. Durante estos dos años, se han presentado una gran variedad de propuestas. Algunas ambientales y románticas, otras más funcionales, pero exigiendo a los alumnos que cumplan ciertos criterios de diseño.

Nuestra gran sorpresa como diseñadores o futuros diseñadores de iluminación ha sido que, después de dos años estudiando las necesidades del lugar en términos lumínicos, normativos, sociales y energéticos, algún iluminado ha venido con la ocurrencia de colocar cuatro kilómetros de tiras de ledes de colores a todo lo largo del andador. Entiendo que estas tiras son la moda: se ponen en autos para decorarlos, las tiendas las instalan hasta en el último rincón de sus locales en una amplia variedad de colores, temperaturas y escenas estroboscópicas o los ciclistas se las enrollan en la cintura, se meten el transformador en el bolsillo de la chamarra y las utilizan para que su brillo deslumbrante disuada a los autos de atropellarlos, pero, ¿en la Avenida Ámsterdam?

¿Cómo los responsables de la zona pudieron permitir ese despropósito en el espacio público? La instalación más sencilla de una tira de led, –que dura sólo unos meses– puede rondar los 500 pesos por metro lineal. Teniendo en cuenta que se han colocado 4 km, alguien se ha gastado 2 millones de pesos. A nivel de consumo energético, supone unos 5W por metro, por lo que el consumo total aproximado debe rondar 20,000 watts, suficiente para iluminar un colonia entera o un concierto de los Rolling Stones. Provoca, además, contaminación lumínica, ya que toda la luz se dirige hacia el cielo nocturno. Tampoco mejora la inseguridad porque realmente no iluminan nada, sólo un poco los arboles y no son confortables ya que deslumbran a los usuarios. En resumen, es una intervención cara y con un alto consumo energético que no se puede defender de ninguna manera.

20160803_185731-1

Ayer por la noche, recorriendo el lugar, me di cuenta que en sólo un día ya están empezando a fallar los ledes. Hay partes fundidas, despegadas del piso y la instalación eléctrica luce improvisada, con conexiones realizadas con cinta aislante. No sería de extrañarse que un día de lluvia alguien pueda electrocutarse. Es una lástima que todo un colectivo de diseñadores de iluminación en México –educadores, urbanistas, arquitectos–, con sensibilidad en temas de iluminación estemos trabajando para inculcar una cultura sobre ese tema en los más jóvenes en una ciudad con evidentes ejemplos de malas prácticas en temas de alumbrado y ver cómo otros, con intereses que desconozco, le tomen el pelo a la ciudadanía con soluciones efectistas que no resuelven los problemas. Aunque la instalación parece será temporal, parte de una campaña publicitaria, el costo y el trabajo que implicó hacen pensar, otra vez, en la pertinencia y efectividad de este tipo de propuestas.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

La feria de la luz

Celebrada en Frankfurt, entre el 18 al 23 de marzo de este año, la feria Light and Building se dividió en varios pabellones especializados en diferentes campos de la iluminación. Además, en las mismas fechas, Luminale invadía la ciudad alemana con instalaciones efímeras de lightart.

Ver más