1 octubre, 2015

Una cartografía de la arquitectura contemporánea. Conversación con Sarah Herda y Joseph Grima

por Arquine | @arquine

Entrevista

 

Alejandro Hernández Gálvez [AHG]: Los dos están a cargo de la primera Bienal Internacional de Chicago, ¿de qué se va a tratar?

Sarah Herda [SH]: Es la primera Bienal de Arquitectura en Estados Unidos y será la más grande exposición de arquitectura en la historia. Es un proyecto que se desprende del plan cultural de la ciudad de Chicago. En el proceso, me di cuenta de la importancia de la arquitectura como uno de los valores culturales más sólidos de la ciudad y su legado, y de cómo podría celebrarse y, al mismo tiempo, servir como contexto para una discusión internacional sobre arquitectura.

Joseph Grima [JG]: Y es algo que llega en muy buen momento, pues se ha estado cuestionando el papel de la arquitectura en la sociedad y la manera de adaptar sus procesos a convenciones globales derivadas de la comunicación intensificada y el intercambio de ideas. No está claro lo que arquitectura significa hoy en la práctica y cómo la práctica responde a eso. Prestarle atención al discurso arquitectónico en el siglo XXI en una ciudad con el legado de Chicago tiene mucho potencial. Esperamos que sea una plataforma para hablar no sólo de la arquitectura en Chicago o en Estados Unidos, sino a nivel global y su importancia.

iwan_baan_Chicago-14-09-56101

AHG: El tema de la última Bienal de Venecia, dirigida por Koolhaas, fue, de cierto modo, revisar la tradición de la modernidad y el modernismo, y en otras bienales o trienales los cuestionamientos acerca del papel social de la arquitectura han sido constantes. ¿Cómo se insertan esos temas en la próxima Bienal de Chicago?

SH: Creo que es un camino para discusiones futuras. Nuestro planteamiento es intentar una sección transversal en el campo de la arquitectura a nivel mundial, tocando distintas generaciones y modos de trabajar. No buscamos un proyecto ideológico único, sino mostrar la diversidad de enfoques. El título de la bienal lo tomamos de una serie de conferencias organizadas por Stanley Tigerman en Chicago en 1977: The State of the Art of Architecture. Tigerman generó un foro para presentar ideas. Buscamos hacer lo mismo a escala mundial.

 

AHG: Entre la exposición de arquitectura internacional de Johnson y Hitchcock en el MoMA y la ciudad misma construida, como Chicago, hay una manera en que se ha construido la imagen de la arquitectura moderna en Estados Unidos. ¿Cómo se relaciona con eso la nueva bienal?

JG: De cierta manera queremos evitar la noción de que una exposición debe tener una propuesta única. Es algo que ya hemos hecho en otras exhibiciones anteriores. Pero en este contexto particular, que esperamos continúe durante mucho tiempo, lo que necesitamos es pensar colectivamente sobre la manera en que la arquitectura se ha expandido hasta perder contacto con su verdadera forma y potencial. Dando un paso atrás, podemos examinar el espectro completo de posibilidades que hoy tal vez está inactivo. De cierta manera, es un proyecto cartográfico. Es un acercamiento semicientífico, en vez de curatorial. Un proceso de documentación y representación que pueda generar una serie de afirmaciones individuales las cuales, con suerte, podrán tener sentido de manera colectiva al construir ese mapa.

SH: Intentamos trabajar de abajo hacia arriba, dialogando con los participantes y tratando de entender, con el propósito de que los temas surjan de la gente que estará involucrada.

JG: El libro que acompañará a la exhibición es una especie de atlas, una cartografía de la arquitectura contemporánea no sólo en términos de un espectro de posibilidades y estrategias, sino también como una sección intergeneracional de conexiones que han dado origen a lo que es la arquitectura como hoy la conocemos.

iwan_baan_Chicago-14-09-62641

AHG: En esta idea de un acercamiento científico en vez de curatorial, ¿cómo eligen a los participantes de la bienal?

SH: Tenemos una lista de 500 posibles participantes de todo el mundo. Estamos intentando encontrar formas de trabajar de las que no hayamos escuchado, necesariamente, para poder comenzar un diálogo al respecto.

JG: La arquitectura tiene un impulso para remediar y resolver problemas y retos. Lo que nos importa es documentar eso. Algunos de esos problemas son, de cierto modo, obvios, pero el espectro de los intereses de la arquitectura en este momento se ha ampliado considerablemente, y es lo que queremos entender.

AHG: ¿Por qué es la ciudad de México la primera que visitaron como parte del programa de la bienal?

JG: Es la ciudad más grande en Norteamérica. Es una ciudad muy importante por las ideas y los proyectos que se han puesto sobre la mesa en la última década, y por su increíble densidad. También para subrayar la idea de que no porque la bienal tenga lugar en Chicago, con todas sus conexiones a la historia de la ciudad, hablará sólo de esa ciudad, sino que será un foro y una plataforma global para el intercambio de ideas.

AHG: ¿Buscarán la manera de distinguirse de las muchas bienales y trienales de arquitectura que hay actualmente?

JG: Una bienal es sólo una exposición que sucede cada dos años. La pregunta es si hay demasiadas exposiciones de arquitectura. Yo creo que no: las ciudades están invirtiendo en producir plataformas para discutir la arquitectura. Cada una tiene su propio enfoque y se relaciona de manera distinta con la historia de esa ciudad. A lo largo de la historia han surgido distintas plataformas, como resonancia de la vanguardia de la arquitectura. Durante muchos años fueron las revistas. Hoy las bienales, por distintas razones, empiezan a tener ese papel. No creo que nadie pensara que había demasiadas revistas de arquitectura en los años ochenta. Hoy parece ser la era dorada de las exposiciones de arquitectura, hay que celebrarlo y disfrutarlo.


Fotografías de Chicago: Iwan Baan, 2015 | Cortesía Chicago Architecture Biennial

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Estudi 1700

  Nombre del proyecto: Estudi 1700 Arquitectos: Nordest Arquitectura Página …

Ver más