25 abril, 2019

Tras el frente

por Manon Mollard

en colaboración con

 

Repensando vías fluviales urbanas más allá de las vistas bonitas y los precios altos.

¿Podríamos redescubrir las vías fluviales como sitios de producción, de uso y valor fundamentales para nuestras ciudades y no únicamente como lugares de ocio y entretenimiento?

La diseñadora y escritora Manon Mollard hace un llamado a la “ingeniería inversa” de las vías fluviales urbanas y aprovecha los flujos de agua que mantienen a la ciudad atendida y seca reconsiderando su infraestructura de agua dulce, escorrentía y aguas residuales.

Hace unos años, un desarrollador que estaba trabajando en una propuesta de vivienda en el centro de Londres se dio cuenta de que si construía un canal a la mitad de la planta y traía amarres, botes y todo lo que a la gente le gusta de la vida junto al canal, el costo total de la construcción de ese canal estaría más que cubierto por el aumento en los precios que se podría cobrar ahora por los pisos adyacentes.

La «vida frente al mar» es moderna, exclusiva y, en su mayoría, se trata de pagar por una vista muy bien enmarcada desde la ventana: aberturas acristaladas de piso a techo que aprovechan al máximo las vistas acuosas como un imperativo. Actualmente en construcción en Londres, el sitio de Nine Elm Regeneration, por ejemplo, se siente como el apogeo de este estilo de vida tan apreciado por los especuladores inmobiliarios. Es el mayor desarrollo de viviendas de Gran Bretaña —un hecho— pero la afirmación del sitio web del proyecto de que es «la mayor historia de transformación en el corazón de la ciudad más grande del mundo» es mucho más cuestionable. El proyecto, que se extiende desde Battersea Park hasta Lambeth Bridge, remodela un asombroso tramo de tres kilómetros a lo largo del Támesis hasta convertirlo en un nuevo y brillante distrito con espacios verdes, servicios culturales y apartamentos de lujo que esperan ser derrochados por futuros propietarios, incluso si la gran mayoría de estos es probable que sean inversionistas extranjeros demasiado ocupados para dejar sus maletas en Londres y disfrutar de sus vistas al río recién compradas.

Cuando el agua no está para ser enmarcada en una imagen, tiende a estar encerrada en túneles gigantescos que se perforan debajo de nuestras ciudades. Si las vistas románticas de las puestas de sol sobre las riberas de los ríos se encuentran en un extremo del espectro, en el otro están los ríos de aguas residuales y de desecho de los hogares y las empresas. El último túnel hasta la fecha es Thames Tideway, cuya construcción comenzó a principios de 2016. Conocido como el “Super Sewer” de Londres, es el proyecto de infraestructura más grande jamás realizado por la industria del agua del Reino Unido —también es un hecho— pero la afirmación del sitio web del proyecto de que es «la muestra de ingeniería británica líder en el mundo en su mejor momento», que promete «entregar un legado duradero para Londres», también es mucho más cuestionable. Diseñada para detener los 39 millones de toneladas de desbordamiento de aguas residuales que terminan en el río cada año, la propuesta de Super Sewer podría ganar un poco de tiempo, pero simplemente pospone la necesidad de una solución real al problema. ¿Cuánto tiempo falta hasta que necesitemos otro túnel más grande y profundo para absorber el futuro desbordamiento?

Es cierto que los cursos de agua no han sacado lo mejor de la comunidad arquitectónica en los últimos años. La realidad es que los arquitectos simplemente no parecen involucrarse. Cuando se habla de vías fluviales urbanas, las decisiones se entregan a ingenieros y especuladores inmobiliarios. ¿Es debido a la escala —demasiado grande? ¿Es por el programa —demasiado sucio? ¿Es un campo demasiado degradante para una profesión que aspira a proyectos más sofisticados?

No hace mucho tiempo, las vías fluviales desempeñaban un verdadero papel cívico en la planificación de la ciudad, ayudando a generar una arquitectura significativa. En los siglos XVIII y XIX, el Strand, la calle que corre a lo largo de uno de los tramos más importantes del Támesis en el centro de Londres, fue un lugar de verdadera invención y exploración social en la metrópolis modernizadora. Joseph Bazalgette, el gran ingeniero civil del siglo diecinueve, colocó debajo la alcantarilla Northern Outfall Sewer, uno de los primeros tramos de la línea subterránea de Circle Line fue excavado debajo de él, y junto a él, los hermanos Adam diseñaron los edificios Adelphi, que marcaron el nacimiento de la terraza como tipología —que se convirtió en la idea de vivienda más importante de finales del siglo XVIII y principios del XIX en Inglaterra.

Sin lugar a dudas, las vías fluviales no desempeñan el mismo papel comercial, social o industrial que solían tener. Sin embargo nuestra necesidad de infraestructura es mayor que nunca. El agua es claramente vital para el futuro del planeta y el futuro de nuestras ciudades por razones ambientales, el calentamiento global y las inundaciones, pero también porque las vías fluviales, desprovistas de sus usos anteriores, quedan ahora sin efecto. Nadie habla por ellas y estamos dejando que se conviertan en fuentes de espectáculo en el mejor de los casos, en los límites socio-políticos profundos en el peor. Río abajo de las vistas de la costa, el Támesis todavía se utiliza para transportar residuos y agregados. ¿Podríamos redescubrir las vías fluviales como sitios de producción, de uso y valor fundamentales para nuestras ciudades, y no únicamente como lugares de ocio y entretenimiento?

Dos tercios de los ríos de Londres están actualmente enterrados bajo tierra en 2,000 millas de túneles de ladrillo, canalizados en alcantarillas subterráneas como transportadores invisibles de desechos. Hoy parece que el espíritu de innovación cívica de la era industrial se ha perdido y los mismos modelos cansados ​​siguen reapareciendo. La lógica y los números que respaldan el proyecto de Super Sewer simplemente no se suman. La escorrentía superficial de la lluvia, por ejemplo, constituye una fuente rica de potencial, un material de base con el que se trabaja.

Necesitamos repensar nuestros sistemas y reinvertir nuestros cursos de agua de manera significativa. En lugar de empujar la infraestructura a las afueras y encerrar los flujos de agua en kilómetros de tuberías que fluyen por debajo de nuestros edificios, deberíamos insertarla en el núcleo. Es un proceso de evolución inversa, que desafía el papel de la infraestructura en nuestras ciudades. Debemos hacer espacio para el agua mediante la preparación de espacios para absorber los excesos de las aguas pluviales, inundando eficazmente partes de la ciudad cuando sea necesario. Esta nueva forma de infraestructura a su vez generaría verdaderos interiores urbanos. Se crean paisajes verticales y narraciones, la planta baja gana en grosor y el nivel de la calle ya no es el único dato. Las conexiones entre niveles se mantienen, ya sea física o simplemente visualmente. Los juegos de agua, luz y reflejos se orquestan para crear una nueva relación entre las diferentes capas de la ciudad, haciéndose eco de las historias pasadas.


Manon Mollard es una diseñadora y escritora. Nacida en Francia y criada entre Europa y América Latina, ha trabajado en Colombia y actualmente reside en Londres, donde es editora de artículos en Architectural Review.


Archifutures combina las posibilidades de la edición crítica, la impresión innovadora y la intervención activa del usuario. La colección hace un mapeo de la práctica arquitectónica y la planeación urbana contemporáneas, presentadas a través de las palabras y las ideas de algunos de sus actores clave y factores del cambio. Desde instituciones, activistas, pensadores, curadores y arquitectos hasta blogueros urbanos, polemistas, críticos y editores, Archifutures presenta a las personas que están dando forma a la arquitectura y las ciudades futuro y, por tanto, también a las sociedades del futuro.

Archifutures es editado por &beyond y publicado por dpr-barcelona, y presentado en español en colaboración con Arquine.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./