13 marzo, 2018

Teatro Théodore Gouvy

por Arquine | @arquine

Proyecto: Teatro ‘Théodore Gouvy’ en Freyming-Merlebach
Programa: Centro de artes escénicas con 700 asientos
Equipo de diseño: Dominique Coulon & associés
Arquitectos: Dominique Coulon, Olivier Nicollas
Asistentes: Jean Scherer, David Romero-Uzeda, Ali Ozku, Fanny Liénart, Grégoire Stouck
Concurso: Olivier Nicollas
Supervisión de la construcción: Olivier Nicollas
Ingeniero estructural: Batiserf
Ingeniero de plomería mecánica: Solares Bauen
Ingeniero eléctrico: BET G. Jost
Monitorización y control de costos: E3 Economie
Consultor HQE (high environmental quality): Solares Bauen
Acústica: Euro Sound Project
Esceneografía: Changement à vue
Carreteras y redes: Lollier Ingénierie
Cliente: Communauté de communes Freyming-Merlebach
Lugar: Freyming-Merlebach
Superficie: SHON 2850 m2
Costo: 7,700,000 €
Año: 2017
Compañias constructoras: Earthwork road works (COLAS), Structure (CARI-FAYAT), metal structure (ERTCM), water proofing (COUVREST), exterior steel joinery (SOCOMET), ventilated facades (DEOBAT), metal works (MULLER), interior wood joinery – furniture (JUNG), plastering (NESPOLA + WEREY STENGER), glued floors (SGR), tiles floors and walls (MULTI SERVICES), interior painting cleaning (DEBRA), elevators (ASCELEC), scaffolding (KAPP), electricity (ETA), heating ventilation (SCHAEFFER), plombing and drainage (LORRY), Lockmithing, machinery and scenic carpentry (CAIRE), scenic curtains and drapes (AZUR SCENIC), theater armchairs (DELAGRAVE), scenic lighting and audiovisual (SYSTEME SON)
Fotografía: Eugeni Pons, David Romero-Uzeda, Thibaut Muller


 

Freyming-Merlebach es una ciudad con un importante pasado industrial y que se desarrolló en el siglo XIX, impulsada por la industria del carbón.

Desde el cierre de las minas, en la década de los 90, esta parte del noreste de Francia ha experimentado un fuerte aumento del desempleo, y la cultura es vista como una posibilidad para resolver las dificultades sociales y económicas que la acompañan, igual que en el caso en la vecina región del Ruhr. El histórico teatro de la ciudad se había deteriorado y aparecieron varias grietas como resultado de túneles subterráneos en desuso. El antiguo auditorio de 500 asientos necesitaba ser reemplazado, y también era ya demasiado pequeño.

El sitio elegido para el nuevo teatro fue la Place des Alliés. Las autoridades municipales estaban dispuestas a dar un nuevo impulso a este sector en evolución, cercano al centro de la ciudad, junto al nuevo ayuntamiento y un centro comercial. Es un lugar prominente, con suficiente capacidad de estacionamiento para el uso de audiencias. El teatro se ha convertido en un símbolo de la renovación de la ciudad, y su posición está generando un nuevo espacio público. La programación del teatro es pluridisciplinaria; cubre todas las áreas de actuación en vivo: teatro clásico (incluido el uso de decorados a gran escala), teatro contemporáneo, teatro musical y ópera, danza, etc., con áreas dedicadas para los artistas y la logística.

El teatro establece un diálogo enérgico con el paisaje urbano heterogéneo, configurándose para ajustarse al contexto y a la lógica de los flujos existentes. Su forma y dimensiones inusuales le dan una silueta optimizada, cuyas líneas aseguran la transición visual entre las diversas partes del programa, mientras se mantiene en la misma escala que la ciudad. El interés del visitante queda atrapado por la animación de los volúmenes: en la parte superior, el vestíbulo está desplazado para indicar la entrada, mientras que en la parte inferior, los elementos transparentes permiten vislumbrar la riqueza de las rutas interiores e invitan al visitante a entrar.

El vestíbulo ocupa un espacio vertical. A través de un aparente entrelazado de escaleras, se conduce a los usuarios al auditorio. Las líneas oblicuas, que reiteran la compleja geometría del sitio, hacen que los espacios se expandan. La uniformidad del yeso no tratado y la suavidad del piso alfombrado contribuyen a la sensación de estar en una especie de capullo. La luz natural realza las distintas caras y revela la forma y las dimensiones del edificio. El acceso al auditorio es deliberadamente espectacular y teatral.

El auditorio está en fuerte contraste con las superficies matizadas de la envoltura exterior. El edificio presenta a la ciudad con una fachada blanca inmaculada, mientras que el vestíbulo está en tonos beige. El auditorio de 700 asientos constituye una ruptura completa con los vestíbulos. Rojo, rosa y naranja dan densidad al espacio, afirmando que es la característica principal del proyecto, con el color que santifica la idea del rendimiento.

El Teatro Théodore Gouvy ofrece excepcionales propiedades acústicas y de escenografía; la casa escénica tiene 24 metros de alto, con una grilla a una altura de 17 metros y una grilla superior a una altura de 19.50 metros, una pasarela y dos puentes. Estos accesorios técnicos están dispuestos alrededor de un escenario de 22 x 14 metros con un proscenio de 14 x 9 metros.

La visibilidad se optimiza en el auditorio de 700 asientos: el espectador más distante está a solo veinte metros del frente del escenario. El vestíbulo y las áreas públicas están inundados de luz natural, variando a lo largo del día con el curso del sol. Esta puesta en escena espacial evolutiva y dinámica se hace eco de la imagen misma del teatro.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

For PUFF

PUFF es un local con tres salas técnicas e insonorizadas para estos usos. El pasillo, lugar de paso y lugar de espera, recorre todo el local, desde la recepción -escondida tras un juego de espejos, controlando el acceso- hasta la sala de producción, de dos niveles con un graderío.

Ver más