Tag: Tenochtitlán./

Fecha./

Caminar a la orilla de la historia

La pérdida del paisaje y el entorno natural del Valle de México difícilmente pueden ser compensadas dados los fenómenos que han modificado irreversiblemente el territorio y sus condiciones ambientales, pero podemos acercarnos e involucrarnos de maneras distintas con el medio físico al ejercer prácticas críticas y conscientes de la ocupación humana y sus implicaciones.

19 octubre, 2021

La Ciudad de México como laboratorio de diseño

La conmemoración de los 500 años de la caída de Tenochtitlan y de la fundación de la Ciudad de México ofrece una oportunidad para revalorar, a través de una relectura histórica,  tanto la relación de la ciudad, su arquitectura, infraestructuras y entorno como la del papel del diseño entendido como la integración de la arquitectura, el paisaje y el urbanismo.

17 mayo, 2021

Lo que Cortés vio al pie de las pirámides

Si la fecha en el colofón de esa primera impresión de la Segunda carta de relación de Hernán Cortés es precisa y no sólo simbólica, habían pasado exactamente tres años del día en que aquél se encontró por primera vez con Moctezuma, el 8 de noviembre de 1519.

8 noviembre, 2019

Tenochtitlán, una cartografía sonora. Conversación con Lizette Alegre

La cultura española pensaba la civilización a través de la escritura fónica, mientras que la concepción mesoamericana estaba sostenida puramente por lo oral. Entre ambas formas de representación política y subjetiva, el espacio de Tenochtitlán tiene un rol importante no sólo en cuanto a su planeación y traza, sino también al sonido que conforma su paisaje.

Tenochtitlán: del territorio a los mapas

Cortés describe Tenochtitlán asumiendo la dificultad de hacerlo, de “tan grande y de tanta admiración, que aunque mucho de lo que della podría decir deje, lo poco que diré creo es casi increible, pues es muy mayor que Granada y muy más fuerte y de tan buenos edificios y de muy mucha más gente que Granada tenía al tiempo que se ganó.” Por su parte, Bernal Díaz del Castillo escribió que desde que vieron “tantas ciudades y valles poblados en el agua y en tierra firme y otras grandes poblaciones y aquella calzada tan derecha y por nivel como iba México,” se quedaron admirados y diciendo “que parecía a las cosas de encantamiento que cuentan en el libro de Amadís, por las grandes torres y edificios que tenían dentro del agua y todos de cal y canto.” Aquellos relatos tuvieron, por supuesto, efecto en la imaginación europea.

8 noviembre, 2015