Tag: laberinto./

Fecha./

Plantas para (no) perderse

Dibujar una línea no es un acto inocente. Conlleva la creación de dos lados, de dos ámbitos que adquieren un carácter de distinción entre ambos: lo que hay a un lado, lo que queda al otro. Si la línea se cierra construye una estancia que establecerá una relación entre el cuerpo y el exterior, ya sea por negación o afirmación.

30 julio, 2013