18 mayo, 2022

Stand Up for the Seas! | Rozana Montiel Estudio

por Arquine | @arquine

Concepto y Proyecto Arquitectónico: Rozana Montiel Estudio de Arquitectura
Proyecto: Rozana Montiel
Colaboradores: Silvia González Pacheco | Eleonora Pradegán | Margherita Vegro | Betina Rincón |Liliana Coronado
Constructora: VIRA Arquitectura
Producción de piso polimérico: CARE (Centro Avanzado de Reciclaje Eficiente)
Acero reciclado: Gerdau Corsa
Ingeniería: Casas Guzik
Escultura de alambre: Máscaras de Alambre
Objetos recolectados: Manolo Ruiz y Alfredo Blázquez (Sustenta y Fundación Heel Habilidades AC) 
Ubicación: Les Petites Écuries du Roi, Versalles, Francia
Fotografía: Sandra Pereznieto
Año: 2022


Presentado por:

Stand Up for the Seas! es una instalación diseñada por Rozana Montiel Estudio de Arquitectura para la exposición Terre! Land in Sight (Tierra! Tierra a la Vista) presentada por la Cité de l’Architecture et du Patrimoine en el marco de la Segunda Edición de la Bienal de Arquitectura y Paisaje de la región Île-de-France en Versalles. 

Tres arquitectos ganadores del Global Awards for Sustainable Architecture fueron invitados a diseñar cada uno una instalación a escala 1:1 que respondiera a una pregunta crucial en nuestros tiempos: ¿cómo podemos reinventar nuestro hábitat de cara a la emergencia climática y el agotamiento de nuestros recursos? 

El tema propuesto por Jana Revedin (Presidenta fundadora del Global Award for Sustainable Architecture y curadora de la exposición), y Marie-Hélène Contal (Directora del Departamento de Desarrollo Cultural de la Cité de l’architecture et du patrimoine y co-curadora de la exposición) apunta a abordar la conexión entre el Viejo y el Nuevo Continente. 

Esto nos llevó a pensar en las corrientes marinas que trajeron los barcos europeos a las costas americanas. Todos los cursos de agua conducen al océano. Así es como estamos todos conectados: norte, sur, este y oeste. 

Esta instalación  es una toma de postura frente al conflicto de la contaminación de los mares.

México es un país rodeado de mar con una mayor superficie oceánica (65%) que terrestre (35%), similar a la proporción entre agua y tierra del planeta. Lo rodean el Océano Atlántico, el Pacífico, el Mar de Cortés y el Mar Caribe. 

Las corrientes marinas han conectado el continente americano con el resto del mundo durante siglos. Pero hoy en día estas mismas corrientes arrastran toneladas de desechos. En las costas de México se concentra basura proveniente de todo el mundo. Al mismo tiempo, la industria pesquera conecta al mundo a través de redes de intercambio con grandes ambiciones económicas. Sus redes de pesca –mayormente sintéticas– son redes fantasmas, instrumentos de pesca olvidados y desechados que terminan abandonados en el mar destruyendo ecosistemas enteros. 

Cada segundo se vierte al océano más de 200 kg de residuos plásticos generados por el hombre. Un 85% de toda la basura de nuestros océanos está hecha de plástico. Vivimos en la Era del Plástico. Y si la vida del océano está en peligro, también lo está la vida humana. Esto seguirá evolucionando hacia una mayor catástrofe. La arena de nuestras playas se mezcla cada vez más con partículas de plástico, y un día habrá más micro-plástico que arena en nuestras costas. 

¿Cómo podemos luchar contra esto? En primer lugar, tomando conciencia de estos datos, y exponiendo la información de forma accesible, lúdica, legible y visual, para que incluso los niños puedan entenderla. La oportunidad de presentar una instalación que invita al espectador a tomar una postura y defender los mares es una manera de expresar y comunicar lo que está sucediendo de un modo creativo y convincente.

Stand up for the Seas! nos invita a caminar dentro de una red de pesca de cerco para entender a partir de un juego de escalas entre la red y un barco de alambre suspendido la magnitud del conflicto global de la contaminación de los mares. Las redes de cerco son enormes y atrapan todo, sin distinción. Al habitar el interior de la red, el espectador experimenta lo que se siente quedar atrapado. 

Si la arquitectura es una plataforma de expresión, activación y reflexión, entonces nuestras ideas deben manifestarse a través de ella. ¿Qué podemos hacer con las toneladas de redes de pesca que se desechan en el océano? ¿Cómo podemos generar una economía circular y transformar los residuos en un nuevo material? 

Esta instalación fue construida con pocos elementos reciclados (acero, redes y piso). Diseñamos una estructura como escultura que sirve para trepar, jugar, reunirse, recorrer, sentarse, descansar, contemplar y reflexionar. Para realizar la estructura utilizamos acero 100% reciclado recuperado por Gerdau Corsa de vertederos cercanos a la Ciudad de México. El acabado del acero se asemeja a los barcos de pesca oxidados. Al crear una estructura que funciona como escultura, esta instalación pone el arte al servicio de un pensamiento: ¿Cómo podemos acercarnos a nuestros mares de una forma ética?

Transformar lo ordinario en algo extraordinario requiere compromiso. Creemos en la creación de un sentido de identidad y pertenencia a través de nuevos materiales, texturas y atmósferas en diálogo con el contexto local. Cada vez más, los desechos deben ser resignificados y transformados en un recurso. Para esta instalación experimentamos en la creación de un nuevo material triturando redes de pesca -un macro-plástico- con micro-plásticos destilados de la arena y el océano, y los fundimos para hacer un piso polimérico, que es un material de construcción útil.

La instalación va acompañada de doce paneles que cuentan la historia de lo que está ocurriendo en los mares y describen de forma lúdica nuestra propuesta sobre cómo contrarrestarlo. Los objetos de estos paneles fueron recolectados durante «faenas» de limpieza llevadas a cabo en playas mexicanas organizadas por Sustenta y la Fundación Heel Habilidades AC en colaboración con Manolo Ruiz y Alfredo Blázquez. 

Este pabellón se trasladará a nuevos lugares con el propósito de continuar la reflexión sobre la contaminación de los mares alrededor del mundo. Lo ideal es seguir pensando en cómo podemos crear conciencia en las comunidades costeras reutilizando las redes y ayudando a la gente a reciclar el plástico para crear sus propios materiales de construcción, como hicimos con el piso de esta instalación.


1. GreenPeace. Reporte: Plásticos en los océanos. Datos comparativos e impactos. 2016

2. Programa de la Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Reporte: De la contaminación a la solución: una evaluación global de la basura marina y la contaminación plástica. Octubre 2021

 

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Identidad local

Arthur Casas juega con el contraste entre luces y sombras para la tienda +55Design

Ver más