29 abril, 2022

Siquiman Lodge

por Arquine | @arquine

Nombre del proyecto: Siquiman Lodge
Arquitectos: Pablo Senmartín Arquitectos
Página web: pablosenmartin-arquitectura.com/
Superficie: 160 m2
Ubicación: Villa Parque Siquiman Punilla, Argentina
Fotografía: Gonzalo Viramonte
Fecha: 2022


«Una reflexión sobre nuestros paisajes y nuestras manera de habitar, llevado a una lógica contemporánea; la casa de día es un árbol y de noche es un faro»

Este proyecto de fin de semana, es el resultado de un estudio debido a los cambios ocurridos durante la pandemia  que potenciaron escenarios de trabajo a distancia y un creciente número de migraciones hacia entornos de valor paisajístico y natural, que como consecuencia se reflejo adyascente una problemática actual sobre nuestra actuación constructiva en el territorio natural, por lo tanto el proceso de investigación hacia una lógica actual de proponer nuevas formas constructivas, sostenibles y bioclimáticas que incorporen nuevas relaciones entre el campo y la ciudad, también invirtiendo en procesos de extracción de materiales in situ, y una huella de carbono de bajo impacto.

La vivienda se encuentra ubicada en el territorio serrano —se encuentra en la región central de Argentina situada en el extremo sur de la provincia de Córdoba—,  muy cerca del lago San Roque, en un contexto caracterizado por ser de suma fragilidad ambiental debido a sus largos periodos de sequías, incendios, pérdida de su bosque nativo, falta de infraestructura entre otras cosas. El lote elegido está cercano a una área natural protegida y consta de una superficie de 1,610.70 m2 y desniveles de 8 m hacia la costa.

Se buscó la implantación de la vivienda mediante una estructura simple de concreto armado que entra en contacto lo menos posible con el suelo nativo y la vegetación existente, permitiendo el escurrimiento de agua de manera natural por debajo del proyecto y generando un nivel de acceso a la vivienda a nivel de calle, obteniendo mejores vistas hacia el lago, así como la tectónica del concreto dialoga con el manto rocoso. Este espacio producido entre el plano natural y el de la casa nos permite contemplar el paisaje de manera protegida.

El muelle de madera nos permite acceder a la vivienda a nivel de calle y atravesar la misma en dirección al lago que se transforma en terraza y solarium, rematando en la piscina con borde infinito que juega en continuidad con el espejo del lago. El basamento permite sobreelevar la casa que es atravesada por el muelle. «La caja» es liviana y etérea con su estructura de perfiles de ácero y envolventes de madera interior.
La vivienda posee dos niveles el primero se vincula de forma lineal y flexible con el exterior, los espacios de uso social como la cocina, el comedor, el área de estar, la terraza, solarium y pileta, y que en la planta superior el baño principal,  habitaciones, salas de masaje, microcine sumado a un espacio de home office que balconea a la doble altura del espacio social.


La imagen sobria y mínima hacia la calle y fachada sur- oeste, contrasta con la apertura de la fachada noreste, el ingreso es estrecho, para luego pasar a un espacio luminoso de doble altura que trabaja con los juegos de reflejos, y percepciones cambiantes, acompañado de un filtro vertical de madera que disminuye el impacto solar directo, la incidencia del viento y la lluvia en las superficies vidriadas.
La incorporación del tiempo en el espacio arquitectónico, a través de una sucesión de elementos verticales que aceleran la visual hacia el paisaje, esta relación va cambiando durante el transcurso de las horas y de los días. La armonía del color del material representa una abstracción del color de la naturaleza circundante.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./