28 febrero, 2019

Ser arquitectos guerrilleros

por Guerrilla Architects

 

en colaboración con

Hidden Borough performance limpiando ventanas. © Guerilla Architects

Hackeando la ciudad y ganando espacios sociales

La forma ya no es un parámetro arquitectónico dado del estilo, sino una consecuencia de nuestras acciones.

Con su enfoque transgresivo pero juguetón, el colectivo Guerilla Architects busca facilitar nuevas interacciones en el espacio público mediante intervenciones creativas: desde la limpieza de ventanas hasta un espacio de trabajo conjunto en una caravana. La filosofía de Guerilla Architects es buscar y descubrir el potencial que se oculta e ignora en nuestra sociedad y en los entornos ya creados. Estamos buscando los espacios intermedios y las áreas grises: legales, políticas, sociales o espaciales. Fundamos nuestro colectivo en Londres y Berlín en 2012 para trabajar de forma autónoma y subversiva sin requisitos restrictivos. Para poder preservar la calidad arquitectónica de nuestros proyectos, elegir los espacios correctos y declarar su potencial, debemos utilizar nuevos métodos de trabajo. Como colectivo internacional que trabaja con los recursos olvidados y no utilizados de nuestras ciudades, seguimos siendo diversos en nuestro trabajo diario y muy extensos en nuestros hábitats culturales. Guerilla Architects combina profesionales de la arquitectura, planificación urbana, investigación, historia del arte, producción artística, diseño de interiores, escenografía y teatro, ubicados en Alemania, Bulgaria e Italia.

Nuestro método de trabajo es fundamentalmente un proceso de intercambio de ideas una vez por semana en reuniones regulares por Skype entre nuestras diversas ciudades de origen en toda Europa. Esta es una forma de intercambio condensada que permite la asignación de tareas, sobre la base de las preferencias de cada uno, para el trabajo de campo relacionado con el proyecto. Por eso un proyecto es siempre un proceso de decisiones colectivas. Es por eso que también consideramos involucrar impulsos de «afuera», especialmente de los residentes locales en un sitio en particular o posibles usuarios finales de una intervención.

Pensamos en los proyectos no solo como resultados de nuestros diseños, sino como marcos para un proceso en el que podemos encontrar un mejor resultado final. El «fin» no debe determinarse por una fecha límite, sino en la medida que podemos imaginar y fomentar el cambio a través de nuestra intervención.

Por lo tanto, prevemos y planeamos un proyecto hacia atrás desde el supuesto «final» hasta el principio. ¿Qué queremos lograr cuando hayamos terminado? ¿Qué cambiamos? ¿Qué tipo de imágenes (como documentación formal y estética de nuestro trabajo, pero también en la mente de los ciudadanos/residentes/usuarios finales) queremos producir?

La arquitectura no debe ser determinada por conceptos abstractos; debe ser determinada precisamente por aquello para lo que está diseñado. La forma ya no es un parámetro arquitectónico dado del estilo, sino una consecuencia de nuestras acciones. El «espacio público» se supone que es el «espacio social» en las ciudades, para sus ciudadanos. Pero también está relacionado con el espacio del estado o gobierno que es su poseedor. La participación del público, por supuesto, juega un papel clave en la activación de espacios públicos, sin embargo, también puede ayudar a las personas comunes a darse cuenta del poder que tienen para moldear sus entornos según sus propias necesidades, ya sea en su vecindario, ciudad o país.

Para investigar las posibilidades de un espacio social dentro de su marco legal y político, es necesario no solo pensar en las plazas públicas o los sistemas de transporte, que deberían estar abiertos a todos. Los terrenos baldíos no utilizados, las estructuras vacías, las ruinas modernas o incluso los ríos y lagos tienen el potencial de transformarse en algo fundamentalmente público. Además, ahora que el mundo virtual se ha convertido en un verdadero espacio público para la interacción y el intercambio y donde la base de la acción libre es la información, la idea general del espacio público no solo debe estar limitada por fronteras espaciales, sino que también debe considerarse como un estado mental que llega a la esfera política y contiene la posibilidad de actuar libremente.

Hidden Borough net. © Guerilla Architects

 

Hidden Borough, uno de nuestros proyectos en una zona ocupada en Great Suffolk Street, Londres, devolvió un almacén victoriano a la ciudad y a sus ciudadanos simplemente limpiando sus ventanas. Nuestro hogar temporal se abrió al público y simbolizó nuestro objetivo: ese espacio urbano pertenece a todos y se puede redefinir. Al desconectar a la ciudad de la lógica del dinero, la estandarización y la regulación, realizamos una utopía de recursos disponibles de forma gratuita, como refugio, agua, alimentos, electricidad. Si bien las pequeñas intervenciones urbanas solo tienen un impacto nominal y muy local, en medio de una red mucho más amplia de intervenciones interconectadas para formar un nuevo distrito, podrían ayudar a proporcionar un modelo para un nuevo método de política de planificación urbana. Este nuevo distrito urbano, compuesto por espacios desocupados, no tiene fronteras fijas. Actúa como una red sináptica: no está cerrada, sino que está abierta a todos y se puede expandir.

Desde esa experiencia común, hemos trabajado en varias propuestas relacionadas con el tema de los recursos no utilizados y olvidados. En particular, la cuestión específica de la sobreproducción de alimentos. The Diver – Restaurant Experience, por ejemplo, fue un experimento social para proporcionar a los extraños una experiencia de cena inusual. Con la creación de un elegante restaurante emergente en varios sitios baldíos, como un centro soviético de transmisiones en Berlín, intentamos interferir con las expectativas culinarias típicas. Cuando nuestros clientes recibieron sus cuentas, se dieron cuenta de nuestras verdaderas intenciones, pues todos los nada convencionales platillos vegetarianos de nuestro menú de cuatro tiempos habías sido preparados y cocinados a partir de residuos de alimentos.

En otra ocasión, una plaza del mercado sirvió como punto de partida para una intervención improvisada llamada Gefundenes Fressen (cena de donación). Poco antes del cierre del mercado, pedimos a los comerciantes que donaran sus sobras para una cena común. Cocinamos varias comidas y todos fueron invitados a unirse a la mesa del comedor. De este modo, una simple comida hecha de sobras se convirtió en una instalación escultórica de interacción social. Utilizamos las estructuras y la red existentes de este espacio público en particular y proporcionamos a sus usuarios, que provenían de diversos orígenes, una nueva plataforma para la comunicación sin barreras. La mesa vacía permaneció al final como la única evidencia de lo que enfatizó temporalmente la función clave de la plaza del mercado como un lugar de intercambio social.

Gefundes Fressen: la mesa vacía queda como evidencia del evento. © Guerilla Architects

 

En nuestro proyecto más reciente, Bastian, der StadtSymbiont (Bastian en la ciudad), un espacio de trabajo conjunto dentro de una caravana es otro intento de hackear la ciudad. Con el aumento de los precios de alquiler para los espacios de estudio, las industrias creativas enfrentan condiciones de trabajo cada vez más inestables. A pesar de esto, o tal vez solo por eso, muchos creativos se esfuerzan aún más para lograr el sueño de tener un espacio autónomo para su propia práctica. Al trabajar «entre los vacíos» de leyes y regulaciones de estacionamiento, desarrollamos una guía para espacios de trabajo centrales, duraderos y rentables. El wifi gratuito, los baños públicos y las cantinas completan esta oficina de arquitectura autónoma, siempre en su lugar, de larga duración y barata, además de conectar este espacio de trabajo a pequeña escala con la escala de la ciudad en general. Siempre en movimiento, el espacio de trabajo y el campo de trabajo del arquitecto se fusionan en el sitio.

El futuro de la arquitectura no está en nuestras manos, pero puede desarrollarse activamente trabajando colectivamente, comprometiéndonos políticamente y conectándonos internacionalmente. ¡Nos vemos en el camino!


Archifutures combina las posibilidades de la edición crítica, la impresión innovadora y la intervención activa del usuario. La colección hace un mapeo de la práctica arquitectónica y la planeación urbana contemporáneas, presentadas a través de las palabras y las ideas de algunos de sus actores clave y factores del cambio. Desde instituciones, activistas, pensadores, curadores y arquitectos hasta blogueros urbanos, polemistas, críticos y editores, Archifutures presenta a las personas que están dando forma a la arquitectura y las ciudades futuro y, por tanto, también a las sociedades del futuro.

Archifutures es editado por &beyond y publicado por dpr-barcelona, y presentado en español en colaboración con Arquine.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./