Revista Arquine No.84 | La apariencia del espacio

Verano 2018
$ 95.00 MXN COMPRAR

SUSCRIBIRSE

Proyectos

Mendaro Arquitectos | PRODUCTORA | Isaac Broid | JSa | Rojkind arquitectos | VRTICAL | Alejandro Medina Arquitectura + Reyes Ríos Larraín + Muñoz arquitectos + Quesnel arquitectos | T O

Conversaciones

Lake Verea | Miguel Fernández Lores | Michèle Laruë-Charlus | Smiljan Radic

Noticias

Rozana Montiel | Sandra Barclay | Gabriela Etchegaray | Mimi Zeiger | Marina Otero | Atxu Amann | Carme Pigem | Sol Camacho | Alejandra Celedón | Carme Pinós

 

El espacio emerge en el momento en que la gente interactúa y activa un lugar –decía Hannah Arendt- precediendo cualquier construcción formal del ámbito público y de cualquier forma de gobierno u organización. En el momento en que desaparece la actividad se disuelve también la condición misma del espacio. Para ella, donde la gente se reúne es donde, potencialmente, aparece el espacio, aunque no necesariamente ni para siempre. Los museos, los centros culturales y comerciales, sustituyen a aquellos templos y ágoras de la polis clásica, y como éstos, no son más que contendores hasta que se activan con y para la gente, apareciendo entonces el espacio: sólo existe lo que sucede.

En la 16ª bienal de arquitectura de Venecia, curada por las arquitectas irlandesas Yvonne Farrell y Shelley McNamara, se propone como tema Freespace, una fusión de palabras que describe, según ellas, “la generosidad de espíritu en el centro del discurso sobre la arquitectura” y es una oportunidad de reflexión de la práctica arquitectónica desde las perspectivas de cada país. Freespace apela, quizá, al espacio y a la libertad, al espacio libre, disponible, potencial, más allá de si sea una carta blanca –todo y nada a la vez- de las directoras de la bienal de Venecia para abrir la puerta a cualquier cosa, aludiendo al espacio disponible o gratuito. También es un guiño a la nostalgia de esa modernidad que ofrecía espacios diáfanos y libres. Apuntaba Bernard Tschumi, a propósito de la dicotomía ente entre contenedor y contenido, que “no hay espacio arquitectónico sin algo que tenga lugar ahí: no hay espacio sin contenido.”

En este número 84 de Arquine reunimos edificios y espacios públicos en México: auditorios, museos, mercados, centros culturales, y espacios efímeros como los que se construyen en el Museo del Eco y en el Zócalo capitalino, los pabellones del Festival de arquitectura y ciudad MEXTRÓPOLI, así como el concurso del pabellón del agua sobre el Ecoviaducto. A su vez, el dossier recoge una breves entrevistas a algunas de las curadoras nacionales de los pabellones de la bienal de Venecia para entender su modo de interpretar un tema tan abierto como ambivalente. El espacio libre da pie al dominio público y a la construcción de la cultura ciudadana en buena medida desde los equipamientos públicos, conformando los contenedores donde, potencialmente, puede aparecer el espacio.