Revista Arquine No.80 | Veinte años

Verano 2017
$ 95.00 MXN COMPRAR

SUSCRIBIRSE

Proyectos

Salottobuono + Enrico Dusi Architecture | Pezo von Ellrichshausen | Luis Aldrete | LBR&A Arquitectos | Sergi Godia + Ana Molino | OMA + Barcode Architects | Herzog & de Meuron

Conversaciones

Peter Zumthor | Francis Kéré | Odile Decq | RCR | Hernán Díaz Alonso | Marina Garcés | Reinier de Graaf | Jorge Otero-Pailos | Beatriz Colomina | Junya Ishigami | James Corner | Vivian Abenshushan | Joan Clos

Ensayos

Franco “Bifo” Berardi | Luis Fernández-Galiano | César Reyes + Ethel Baraona Pohl | Daniel Daou | Alberto Pérez Gómez | Saskia Sassen | Rodrigo Díaz | n’UNDO | Graham Harman | Leópold Lambert | Iñaki Ábalos | Luciano Concheiro | Arantzazu Luzarraga

 

Veinte años no son nada —dice el tango— o es toda una vida. La vida de Arquine, que ha nutrido buena parte de las nuestras, va de la mano de la expresión y expansión de la arquitectura mexicana de este siglo.

Arquine —escribí en el primer editorial de la revista en 1997— es un proyecto hecho de proyectos. Entonces pensaba en un proyecto aglutinador que ilustrara las obras y proyectos que me interesaban para ir tejiendo esa urdimbre desde la subjetividad y el rigor, que fuera a la vez un instrumento de información y de crítica. Progresivamente se fue convirtiendo en otros proyectos, para participar en la construcción de la historia reciente de la arquitectura mexicana y, extensivamente, latinoamericana.

Lo que ha pasado en veinte años puede dibujarse desde el trazo puntualmente trimestral de estas páginas. Y desde este número 80 proponemos veinte palabras clave (belleza, ecología, movilidad, sustentabilidad, urbanismo, etc.) y veinte autores de referencia para reflexionar sobre este periodo. A su vez, unos ejemplos contemporáneos (el pabellón, la casa, el conjunto residencial, la torre o el espacio público —del jardín al equipamiento cultural—) ilustran lo mejor de la arquitectura vista y narrada desde México.

Dos décadas de evolución permanente, de virtualización y redes, de cambios de paradigmas tanto del papel del arquitecto en la sociedad como del mundo mismo, que dejan atrás aquella revista que nació con más ganas que recursos en 1997, para evolucionar hacia una plataforma de generación de contenidos desde la revista —que sigue siendo nuestro mascarón de proa—, la página web, nuestra comunidad en las redes sociales, los jams, la radio, los concursos, los posgrados, los congresos, MEXTRÓPOLI y los libros. La revista, que sobrevivió a las amenazas de la digitalización masiva, no será ya la portadora de noticias y novedades que emigraron hacia los portales —arquine.com incluido— sino un lugar de encuentro para la discusión de las ideas y la exposición de arquitecturas extraordinarias, una publicación trimestral que edite la saturación de información y construya conocimiento.