5 mayo, 2015

Propuestas de ética en movilidad en tiempos de elección

por Salvador Herrera Montes

Es ahora común en México escuchar promesas de movilidad sustentable. Peatones, ciclistas, usuarios de transporte público, usuarios de nuevos servicios de transporte individual mediante aplicaciones, aquellos a favor y en contra de la regulación y cobro del estacionamiento en vía pública son todos nuevos grupos sujetos de todo el interés de los políticos en campaña. A ellos se suman los grupos que tradicionalmente han sido abordados en tiempos políticos para aportar o dividir según sea el color del interés: transportistas, operadores, taxistas.

Me resulta sumamente curioso que los políticos de hoy prometen a todos estos grupos lo que cada grupo quiere escuchar: ciclista-ciclovía; peatón-banqueta; taxi-te mantendrás con tu espacio y no dejaré entrar a otros; transportista-tendrás tu ruta (porque tu competencia esta con otro color); vecinos-no tendrán parquímetros, como creen.

El resultado es que las promesas, al carecer de marco lógico que las enlace, se sobreponen unas con otras, anulándose. Más aún, hasta el momento no he escuchado a ningún político mexicano lo que a otros de otras ciudades, desarrolladas y en vías de desarrollo: el auto es a quien tenemos que regular, y es urgente.

Acá dicen, suicidio político en tiempo electoral es decir, no me conviene para ganar, en otros lugares hablan de ecocidio o pérdida de competitividad, y se dirigen al electorado diciendo, no nos conviene cómo sociedad.

Hemos llegado al punto de que en México, hacer más vialidad es «sustentable». Alguna vez recuerdo una petición de un político sobre cuantas emisiones de carbono reduce un distribuidor vial. Y luego, la segunda pregunta fue, ¿y si hago 10?

A mí me gustaría ver a un candidato haciendo campaña en hora pico. Sin suburban negra con aire acondicionado, chófer y agüita. Simplemente no me ha tocado verlos en el metro Balderas, en Buenavista, cuando se hace filas larguísimas de Metrobús porque un auto bloquea el paso y el policía solo silba. En fin.

Entonces, quizá, siendo positivo, si una les propone una seria de propuestas de ética en movilidad les sean de utilidad al momento de sus discursos y promesas.

  1. Decidirás en favor de las personas por encima de los vehículos.
  2. Priorizarás los modos de transporte de menor generación de emisiones y mayor beneficio público y colectivo sobre los modos individuales, privados y motorizados.
  3. Implementarás tecnologías en el transporte con el mejor desempeño ambiental y energía limpia y/o renovable.
  4. Invertirás el dinero público en los modos de transporte de mayor beneficio social y ambiental.
  5. Garantizarás la sostenibilidad financiera de la operación con calidad del transporte público con mecanismos e instrumentos innovadores.
  6. Transformarás la infraestructura orientada al automóvil exclusivamente en infraestructura para la movilidad sustentable.
  7. Evitarás la generación e inducción de viajes motorizados individuales en cualquier decisión de uso de suelo o infraestructura.
  8. Ampliarás y diversificarás la oferta de transporte sustentable en toda tu jurisdicción.
  9. Cobrarás las externalidades negativas que genera el transporte individual a la sociedad.
  10. Planearás y ejecutarás todo proyecto con transparencia, apego al derecho, participación ciudadana y acceso a la información.

Políticos mexicanos, aquí una propuesta. No es del corte que solicitan. No es fácil, ni rápida, ni barata. Es del corte que necesitamos: transformadora, congruente y sustentable.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

El cuento del edificio y la estación anti-DOTS

La línea 12 del metro costó más de 23 mil millones de pesos en su construcción y, tras casi mil millones de pesos en su reconstrucción, es una muestra de cómo la administración sigue pensando en la ‘infraestructura de la movilidad’ y no en el ‘sistema de movilidad’. Esta costosísima línea de metro no previó –como lo hacen en su gran mayoría los metros de las ciudades desarrolladas del mundo– un plan de inversión inmobiliaria y lineamientos de integración urbanística de los inmuebles que por lógica de mercado y de aprovechamiento de la nueva accesibilidad se construirán en cercanía a sus estaciones. Tanto el público como el privado son introvertidos, ignorándose mutuamente y negando su potencial de integración.

Ver más
Publica

El futuro del centro comercial en México

El urbanismo mexicano puede ser sumamente paradójico. En otros sectores de la economía, las empresas están siempre pendientes de las tendencias, los avances y las nuevas tecnología, pero en el sector urbano en México sufrimos de un anacronismo que en ocasiones resulta muy difícil de explicar. Por un lado México quiere ser a toda costa un país desarrollado, una economía global y competitiva, una sociedad conectada al mundo. Por el otro, el escenario donde se da ese desarrollo y vive esa sociedad, la ciudad mexicana, es una mezcla de propuestas obsoletas, insustentables y desconectadas.

Ver más