18 julio, 2020
  • Autor L. Benjamín Romano
  • Editor Arquine
  • Textos Ali Malkawi, Francisco Serrano, Felipe Leal, L.Benjamín Romano
  • Cubierta Pasta dura
  • Tamaño 31 x 21
  • Páginas 248
  • Edición Español
  • ISBN 978-607-9489-43-4

Torre Reforma

$900.00 $

La Torre Reforma fue reconocida en 2018 como el mejor rascacielos del mundo por el premio internacional Highrise. Con 57 pisos y 244 metros de altura, se construyó en la esquina de Paseo de la Reforma y Río Elba de la Ciudad de México. Este libro ofrece un recorrido exhaustivo por todas las etapas de construcción de este importante edificio de LBR&A Arquitectos, L. Benjamín Romano.

Hay existencias

SKU: ARQ-000-014 Categoría:

Descripción

LBR&A Arquitectos, fundado en 1976 por L. Benjamín Romano, diseña y construye proyectos arquitectónicos basados en cuatro ejes principales: arquitectura sustentable, estructuración arquitectónica, alta tecnología e integración artística. La Torre Reforma fue reconocida en 2018 como el mejor rascacielos del mundo por el premio internacional Highrise. Con 57 pisos y 244 metros de altura, se construyó en la esquina de Paseo de la Reforma y Río Elba, comparte el sitio con una casa que data de 1929 que fue desplazada del terreno para construir la cimentación de la torre y luego se regresó a su sitio original. Se trata de dos grandes muros de concreto aparente, desplantados en escuadra y que se abren hacia el Bosque de Chapultepec. El proceso constructivo de la torre fue parte primordial del proyecto, lo cual se ha expresado plásticamente. La complejidad estructural y espacial del edificio es la clave para entenderlo.

También te recomendamos…

Publica

Auvent D’Evisa

El proyecto tiene un alcance intergeneracional. Tiene que ser un refugio, en primer lugar, pero también un lugar donde se hacen recuerdos y se cuentan historias, continuando así la gran tradición de transmisión oral de conocimientos. El pórtico también debe ser una herramienta educativa para promover la conciencia ambiental.

Ver más
Publica

Casa Mirador

No se sacrificó vegetación y no hubo desperdicio de ningún material. Todo material que se pudo rescatar de la demolición de la fachada se clasificó para usos posteriores y los escombros fueron utilizados para mejoramiento de pisos en zonas aledañas al terreno.

Ver más