11 julio, 2020
  • Autor Enrique Norten
  • Co-editor Arquine + Princeton Architectural Press
  • Textos Alejandro Hernández Gálvez, Barry Bergdoll, Enrique Norten, Elizabeth Diller, Thom Mayne y Enrique Krauze
  • Cubierta Pasta dura
  • Tamaño 19 x 27 cm
  • Páginas 220
  • Edición Bilingüe
  • ISBN 978-607-9489-20-5

TEN Arquitectos / Enrique Norten. Líneas de investigación

$850.00 $

Hay existencias

Categorías: ,

Descripción

Enrique Norten ha sido reconocido como uno de los arquitectos más importantes de Norteamérica. Con oficinas en la Ciudad de México y Nueva York, TEN Arquitectos ha logrado dar forma a estas ciudades –desde la migración y el intercambio hasta circuitos de información– creando formas que definen el skyline y activan las calles de la Ciudad de México hasta Brooklyn. Celebrando treinta años de su práctica, esta publicación bilingüe presenta dieciocho proyectos recientes, incluyendo el BAM en el Distrito Cultural del centro de Brooklyn, el plan maestro de la Universidad Rutgers en Nueva Jersey, el Museo Amparo en Puebla, la universidad CENTRO y la Universidad Panamericana en la Ciudad de México. Este volumen explora la evolución de la oficina como una práctica internacional y muestra las tres “líneas de investigación” que impulsan su trabajo: la arquitectura como espacio público, como infraestructura y como territorio. Con textos de Barry Bergdoll y Alejandro Hernández Gálvez, y conversaciones con destacadas personalidades del ámbito cultural a nivel internacional como son Elizabeth Diller, Thom Mayne y Enrique Krauze.

También te recomendamos…

Publica

Auvent D’Evisa

El proyecto tiene un alcance intergeneracional. Tiene que ser un refugio, en primer lugar, pero también un lugar donde se hacen recuerdos y se cuentan historias, continuando así la gran tradición de transmisión oral de conocimientos. El pórtico también debe ser una herramienta educativa para promover la conciencia ambiental.

Ver más
Publica

Casa Mirador

No se sacrificó vegetación y no hubo desperdicio de ningún material. Todo material que se pudo rescatar de la demolición de la fachada se clasificó para usos posteriores y los escombros fueron utilizados para mejoramiento de pisos en zonas aledañas al terreno.

Ver más