17 julio, 2020
  • Co-editor Arquine + Universidad Marista de Mérida
  • Textos Jorge Carlos Zoreda, Felipe Leal, UNA Arquitetos (Cristiane Muniz & Fernando Viégas), César Portela, José Cubilla, Juhani Pallasmaa, Francis Kéré, Ryue Nishizawa, Isaac Broid, Alberto Campo Baeza, Jorge Bolio
  • Cubierta Flexible
  • Tamaño 14 × 21 cm
  • Páginas 88
  • Edición Español
  • ISBN 978-607-9489-49-6

Grandes Lecciones II. Diez experiencias arquitectónicas

$200.00 $

Este segundo volumen reúne diez conferencias en las que se narran escenarios de reflexión en torno a la arquitectura, impartidas en la Escuela de Arquitectura y Diseño de la Universidad Marista de Mérida. Este segundo bloque de conferencias corresponde a la participación de: Jorge Carlos Zoreda, Felipe Leal, UNA Arquitetos (Cristiane Muniz & Fernando Viégas), César Portela, José Cubilla, Juhani Pallasmaa, Francis Kéré, Ryue Nishizawa, Isaac Broid, Alberto Campo Baeza y Jorge Bolio.

Hay existencias

Categorías: ,

Descripción

Este segundo volumen reúne diez conferencias en las que se narran escenarios de reflexión en torno a la arquitectura, impartidas en la Escuela de Arquitectura y Diseño de la Universidad Marista de Mérida. A modo de síntesis de pensamientos, metodologías, intereses y experiencias, buscan integrar un entendimiento de la disciplina desde el ámbito local, nacional e internacional. Son conversaciones que exponen diferentes aristas de la disciplina, pláticas que enriquecen la formación de arquitectos y ratifican su convicción hacia una arquitectura de pertenencia, que se apropie del lugar y que permita que el lugar se apropie de ella.

También te recomendamos…

Publica

Auvent D’Evisa

El proyecto tiene un alcance intergeneracional. Tiene que ser un refugio, en primer lugar, pero también un lugar donde se hacen recuerdos y se cuentan historias, continuando así la gran tradición de transmisión oral de conocimientos. El pórtico también debe ser una herramienta educativa para promover la conciencia ambiental.

Ver más
Publica

Casa Mirador

No se sacrificó vegetación y no hubo desperdicio de ningún material. Todo material que se pudo rescatar de la demolición de la fachada se clasificó para usos posteriores y los escombros fueron utilizados para mejoramiento de pisos en zonas aledañas al terreno.

Ver más