2 enero, 2012

Premio Erasmus a Joan Busquets

por Josep Maria Montaner

De la obra teórica y práctica del urbanista catalán Joan Busquets (Barcelona, 1946), profesor de Urbanismo en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, donde fundó en 1968 con Manuel de Solà-Morales y otros profesores de Urbanismo el Laboratorio Urbano de Barcelona, y ahora profesor de Urban Planning and Design en la Graduate School of Design de Harvard, se ha destacado su humanismo y versatilidad, un carácter nada dogmático, muy discursivo y polifacético; valores que defiende el Premio Erasmus (Praemium Erasmianum).

El 9 de noviembre pasado se celebró en el Palacio Real de Ámsterdam la ceremonia de entrega de este premio a Joan Busquets. El reconocimiento, de altísimo valor, se entrega cada año a una sola persona –sólo excepcionalmente a más de una– por su aportación a la cultura europea. En este año se ha elegido a Busquets, al haber tomado el jurado como temática central del premio del 2011, el diseño del espacio público en la ciudad, considerado básico para el bienestar de las personas.

Han recibido tan honroso premio, entre muchos otros, los filósofos Karl Jaspers, Romano Guardini, Isaiah Berlin y Raymond Aron; los artistas Marc Chagall, Oscar Kokoschka y Henry Moore; el antropólogo Claude Lévi-Strauss; los escritores Marguerite Yourcenar y Claudio Magris; el pedagogo Jean Piaget; y los críticos de arte Ernst Gombrich y Herbert Read. Los arquitectos y urbanistas que han recibido este galardón son Jean Prouvé, Paul Delouvrier, Hans Scharoun y Renzo Piano. Busquets es el primer español que recibe este premio creado en 1958, aunque en el 1992 fue entregado exequo a Simon Wiesenthal y al Archivo General de Indias.

En un acto presidido por la Reina y con la presencia de las princesas Máxima y Margriet, el príncipe de Orange hizo un discurso sobre las cualidades del urbanismo contemporáneo. A esta ceremonia asistieron representantes de la política, la cultura, la arquitectura y el urbanismo catalanes, como el exalcalde, Pasqual Maragall; el consejero de Cultura, Ferran Mascarell; el exdirector de Urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona, Oriol Bohigas; y el director de la Escuela de Arquitectura de Barcelona, Ferran Sagarra.

En su discurso de agradecimiento, Busquets contrapuso el pragmatismo y versatilidad de Erasmus al idealismo de Tomás Moro y su Utopía. Esto le sirvió de arranque para defender un urbanismo social y sostenible, esencialmente humanista. Este premio al espacio público es también un premio al “modelo Barcelona” y a la aportación de las Áreas de Nueva Centralidad propuesta por el equipo de Joan Busquets en el Ayuntamiento de Barcelona en 1987. Es un premio a un profesional que compagina la teoría, la docencia y la práctica. Aunque Joan Busquets tiene obras en España (Barcelona, Vilanova i la Geltrú, Toledo), en Italia (Aleppo, Alghero) y Portugal (Lisboa), y está empezando a trabajar en China, una buena parte de ella se ha realizado en Holanda, de ahí esta mayor sensibilidad de los holandeses por la obra de Busquets. Son obras suyas, entre otras, la remodelación de la Grotiusplatz en el centro de La Haya, un nuevo barrio en Delft, el plan urbano para Maastricht y el conjunto de viviendas en  Nesselande, cerca de Rotterdam.

La teoría urbana de Joan Busquets, que se doctoró en 1974 con una tesis sobre la urbanización marginal, se sintetiza en su libro Cities X Lines/Ciudades X Formas. A new Lens for the Urbanistic Project/Una nueva mirada hacia el proyecto urbanístico, publicado en 2005 con la colaboración de Felipe Correa. Este libro plantea las distintas estrategias contemporáneas para afrontar el proyecto urbano.


ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Arquitecturas del caos

En las últimas décadas ha ido aumentando la conciencia del caos, interpretado éste como impredictibilidad de los sistemas. El caos se manifiesta en la evidencia de que los sistemas físicos estables se desestabilizan y desobedecen a su propio orden. El caos sería la forma extrema del desorden que se da en la naturaleza: un caos que está más allá de lo cognoscible y conceptualizable y, en el cerebro, más allá de la aspiración de establecer continuamente órdenes.

Ver más