13 julio, 2012

Postales de verticalidad

por Juan José Kochen | @kochenjj

El rascacielos de Manhattan nace por etapas entre 1900 y 1910; representa el encuentro fortuito de tres innovaciones urbanísticas distintas que, tras llevar una vida relativamente independiente, convergen para formar un solo mecanismo. Los tres factores que confluyen finalmente en el rascacielos pueden identificarse así: la reproducción del mundo, la anexión de la torre y la manzana sola. Para comprender la promesa y el potencial del rascacielos de Nueva York es necesario definir estas tres mutaciones arquitectónicas por separado, tal como eran antes de ser integradas en una ‘gloriosa totalidad’ por los constructores de Manhattan.

6040822200_73912fa697_b

En otras palabras: Manhattan no tiene más elección que la extrusión hacia el cielo de su propia retícula; sólo el rascacielos ofrece a los negocios los espacios abiertos de un ‘salvaje oeste’ artificial, una frontera en el cielo.

Rem Koolhaas (Delirious New York, 1978)

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Casa manifiesto

El primer manifiesto en México se escribió en 1921. Anuncios, carteles y publicaciones como Irradiador e Urbe consumaron la vanguardia gráfica y discursiva del primer proyecto internacional de nueva estética en México. Hacia 1923 aparece Vers une Architecture, de Le Corbusier. En México, el libro circuló a partir de 1924 y Juan O’Gorman, Juan Legarreta y Álvaro Aburto asumieron el planteamiento técnico de “la casa es una máquina para habitar.”

Ver más
Publica

El paseo de un arquitecto

En 1951, Kaspé publicó ‘El paseo de un arquitecto’ con la finalidad de “dar a conocer algunas obras arquitectónicas de la capital todavía frescas; señalar algunos de sus rasgos característicos, provocando un intercambio de ideas sobre temas actuales”. Pero, ¿por qué arquitecturas contemporáneas daríamos un paseo hoy?

Ver más