30 mayo, 2019

Pensar la ciudad futura, conversación con Smiljan Radic

por Miquel Adrià | @miqadria

 

Miquel Adrià: El Centro Cívico Boca Sur, en San Pedro de la Paz, y el Teatro Regional del Biobío, ambos en la Región de Biobío en Chile, son nuevos edificios públicos a beneficio de esta zona. ¿Cómo fueron los encargos, el programa y el proyecto?

Smiljan Radic: Por un lado, el Centro Cívico se ubica en un barrio marginal y estigmatizado a menos de un kilómetro del mar. El proyecto se inició hace diez años con un concurso público que ganamos, pero la construcción demoró demasiado y comenzó hace dos años. Durante este proceso, la comunidad pudo expresar lo que quería, lo cual funcionó a manera de indicadores. El Centro se emplazó en un terreno que se encontraba abandonado; debido a este hecho, había una situación de deterioro urbano e inseguridad.

En un terreno de 14,408 m2 existe ahora un programa que consiste en una estación de bomberos para la Cuarta Compañía de Bomberos de San Pedro de La Paz, una multicancha, salas de usos múltiples para la comunidad, un anfiteatro, servicios municipales básicos, servicios higiénicos y locales comerciales en el espacio público que atiende a su contexto semiurbano con hortalizas alrededor: el propósito es que los huerteros de Boca Sur puedan vender aquí sus productos. De alguna forma, funciona como una entrada al barrio que ha cambiado la imagen del lugar. Por su parte, el proyecto para el Teatro Regional del Biobío, en participación con los arquitectos Eduardo Castillo y Gabriela Medrano, surgió a partir de un concurso público internacional que se hizo en 2011.

El programa consiste en dos salas multipropósito, la principal con capacidad para 1,200 personas y otra para 400; además hay una sala de ensayo que funciona como un núcleo en torno al cual la comunidad teatral puede congregarse y extender sus actividades.

 

MA: En el proyecto de Biobío se ha comentado bastante el tema de la relación con su contexto, ¿cómo lo abordaste?

SR: Hay dos cosas, una es con el contexto a nivel global. El Teatro Biobío, desde su conceptualización, siempre ha estado pensado como un teatro nacional no sólo por su capacidad, sino en relación con la creación de un vínculo con toda la región de Chile. Ahora bien, dentro del discurso conceptual, el teatro está al lado del río con el mismo nombre del teatro, por lo cual, más que relacionarlo con la ciudad que está alejada de él, intentamos crear un objeto que se relacione directamente con su situación geográfica.

En ese sentido, hay un eje lineal que pasa frente al teatro y llega al río y se relaciona con el Memorial Terremoto, que es esta gran escultura para la gente. Otro punto importante es que está en una zona que había tratado de recuperarse durante mucho tiempo, un borde del río en Concepción que intentó incorporarse a través del parque y el Memorial, pero que aún así permanecía abandonado.

Es por ello que se necesitaba un edificio que activara y cuidara este tipo de relación y que, en realidad, es un punto que está pensado para la ciudad de hoy, pero también para una ciudad futura.

 


Publicado en Arquine No.84

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Diseño abierto

Dos muestras en el Abierto Mexicano de Diseño de 2019, exponen arquitectura local (hasta ahora algo marginal en anteriores ediciones) de un excelente nivel, reflejando la riqueza y diversidad de las generaciones emergentes. 

Ver más
Publica

De la tierra al cielo: entrevistas a arquitectos

Un paseo desigual por las vidas y las obras de algunos arquitectos mexicanos que termina sin aclarar qué los une y en qué medida este compendio pretende trazar, o no, una condición singular de la arquitectura mexicana. 

Ver más