27 febrero, 2017

Pasajeros: Esther McCoy

por Daniela Jay

Pasajeros No.2 Esther McCoy, instalada en una de las salas del Museo Jumex, revela la importancia de este personaje singular que, a través de su pluma, logró forjar las características de la arquitectura en Los Ángeles y la Ciudad de México de los años 1950.

McCoy llegó a México en 1951. A su arribo, se enfrentó con una ciudad que se transformaba a un paso acelerado, cambios que fueron perfilándose en una nueva metrópoli bajo el lenguaje de la arquitectura moderna pero, a su vez, arraigados a las tradiciones mexicanas; fue lo que cautivó McCoy, y en lo que encontró una cualidad digna de explorar.

Pasajeros-2-OK-3Q5A6413Pasajeros No.2 Esther McCoy. Museo Jumex. Instalación por Lanza Atelier

 

La breve pero concisa instalación en el Museo Jumex, pone en evidencia los intereses específicos de «Una cronista de la arquitectura en California»[1], como la etiquetó en algún momento The New York Times. Por un lado, las fotografías singulares de Cuernavaca –donde residió 9 meses–, retratos de la ciudad tradicionalista, de obras modernas y de mobiliario con una gran virtud artesanal, se vuelven tan sólo pequeños testigos de la fusión entre tradición, artesanía y arquitectura moderna, que caracterizó a México y que McCoy supo percibir. Por otro, los trabajos de distintos artistas como Leonor Antunes, Terence Gower y Jill Magid, además de unos cuantos escritos de Esther McCoy, refuerzan el carácter literario de esta gran crítica de arquitectura, la cual, a través de su estilo emocional y biográfico, logró destacarse dentro de un ámbito dominado por hombres.

El jardín fluía hacia la sala a través de las puertas corredizas de vidrio. El nivel del resto de la casa descendía siguiendo los contornos del paisaje.
“¿Quién más habría tenido este respeto por la tierra, sus estados de ánimo y su dignidad? ¿Quién más la habría escuchado? ¿Quién más hubiera permitido que el terreno dictara la disposición de la vivienda, en lugar de imponer la casa sobre el paisaje? [2]

Durante su estancia en México, McCoy entabló relaciones con diversos arquitectos mexicanos, entre ellos Luis Barragán, Max Cetto, Juan O’Gorman y Francisco Artigas, así como con las artistas Helen O’Gorman y Clara Porset. Escribió sobre el proyecto “El Castillo” proyectado por Francisco Artigas y sobre las obras de Luis Barrgán. Pronto, los arquitectos se acercaron a ella para que escribiera de sus trabajos. Con Clara Porset se interesó por la producción en serie de su silla butaque, cuyo diseño se fundamenta en la cultura prehispánica.

1948El Castillo de José Artigas
51415cd7da7260010813ac43ab3fa986La Silla butaque de Clara Porset

 

McCoy supo observar, interpretar y, sobre todo, escribir sobre la escena moderna. Su interés se centro en gran medida en el estilo californiano. Sus escritos y relaciones personales, la llevaron a construir inconscientemente un puente entre Los Ángeles y la Ciudad de México. En ambos sitios, el desarrollo de las ciudades se daba rápidamente y la arquitectura iba tomando su posición con características y disyuntivas similares.

Esther McCoy situó con su crítica literaria la escena nacional. Su crítica fue importante dentro del ámbito arquitectónico, una voz que buscaba preservar la memoria nacional en obras de Luis Barragán o en los diseños de Clara Porset. Así es como este personaje, contribuyó a su manera, en el desarrollo y crítica del discurso de arte nacional.

retrato-mccoy-web-4


[1] Joseph Giovannini “A Chronicler of California Architecture”, The New York Times, 21 de junio de 1985.
[2] Esther McCoy, “Schindler, Space Architect”, publicado originalmente en Direction, vol.8, núm.1, otoño, 1945; reimpresa en Pieing Together Los Angeles: An Esther McCoy Reader, ed. Susan Morgan,71.

 

Leer también:

Captura de pantalla 2017-02-27 a las 11.59.19

Formas Museográficas | Museografía PASAJEROS 01 | Lanza Atelier

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

James Turrel: Pasajes de luz

En ese un mundo dominado por la visión se abre la exposición “James Turrell: Pasajes de luz” en el Museo Jumex. Una muestra que desafía la hegemonía de la visión mediante una confrontación entre luz y tecnología.

Ver más
Publica

Mario Schjetnan: Reconciliar ciudad y naturaleza

El Museo Nacional de Arquitectura del Palacio de Bellas Artes acoge la exposición ‘Reconciliar Ciudad y Naturaleza’, del Arquitecto Mario Schjetnan, una muestra de maquetas, dibujos y fotografías de proyectos donde, a través de un diseño ambiental basado en la ciencia, el arte y el diseño, se crean distintos hábitats humanos, sitios que más que moldear el entorno, diseñan con la naturaleza para que prevalezca un equilibrio entre lo natural y lo construido, entre habitabilidad y desarrollo, entre pasado y futuro.

Ver más