4 junio, 2014

Oficios, ciudad y acción

por Mariana Barrón | @marianne_petite

Si pudiéramos realizar un mapeo acerca de los diversos oficios que se encuentran en esta urbe heterogénea podemos diagnosticar que, por lo general, los oficios responden a una necesidad barrial, a un territorio específico y a un contexto histórico-cultural y social. Uno a uno, boleros, plomeros, carpinteros, alambreros, costureras, mecánicos, afiladores o carboneros, transmiten su conocimiento de boca en boca que con el pasar del tiempo se modifican o mutan hacia nuevos saberes y quehaceres de lo que es y significa su labor en la ciudad y sus contextos históricos, sociales y espaciales.

Si pudiéramos realizar un mapeo acerca de los diversos oficios que se encuentran en esta urbe heterogénea podemos diagnosticar que, por lo general, los oficios responden a una necesidad barrial, a un territorio específico y a un contexto histórico-cultural y social. Uno a uno, boleros, plomeros, carpinteros, alambreros, costureras, mecánicos, afiladores o carboneros, transmiten su conocimiento de boca en boca que con el pasar del tiempo se modifican o mutan hacia nuevos saberes y quehaceres de lo que es y significa su labor en la ciudad y sus contextos históricos, sociales y espaciales.

Pensando un poco en lo que dice Pierre Bordieu estos saberes y quehaceres se convierten en algo que llamaríamos el HABITUS: el conjunto de sistemas organizadores de las prácticas y representaciones objetivamente adaptados a una meta.  Este término se refiere a las prácticas individuales y colectivas que terminan siendo producto de la historia y que por tanto influyen en la ciudad, la arquitectura y el arte. El HABITUS se entiende entonces como un proceso de conocimiento y toma de conciencia no uniforme que se hace todo el tiempo de manera fragmentada, parcial o diversa.

Los efectos del HABITUS -que no siempre son concientizados- permiten el sentido común en las diversas sociedades donde se logra un consenso de las prácticas y el mundo, la armonización de las experiencias colectivas o individuales. Su presencia activa en las experiencias se registra en cada organismo bajo esquemas de percepción, de pensamiento y de acción que de cierta manera permiten su constancia a través del tiempo.

En este sentido, han surgido diversos proyectos de investigación urbana y acción artística que conforman un híbrido entre los oficios y su impacto en la sociedad contemporánea y que buscan generar preguntas y conductas que pueden recrear repercusiones diferentes en el otro o los otros. De entre esos ejemplos se encuentran el proyecto activista Bordando por la paz cuya acción, además de exhibirse en el espacio público, realiza maratones de bordado, generando y exigiendo conciencia de lo que sucede en un país que, ante las pérdidas humanas, hace caso omiso o, peor aún,  mantiene una actitud de cotidianidad ante ello. A este colectivo se le puede sumar Fuentes Rojas que, en un principio, intervenían parte de las fuentes del Centro Histórico con pintura roja para después activarse -también- a través del bordado.

Desde la acción activista hasta aquella de tonos situacionistas como el clásico de Francis Alÿs, podemos encontrarnos con las acciones de remembranza colectiva en Bogotá con Elvira Santamaría, con las sesiones de bordado colectivo con Amor Muñoz o con los recientes proyectos de residencia de Giacomo Castagnola (Perú) y Anja Franke (Dinamarca) en Casa Vecina, donde, justamente, a partir de un mapeo de los oficios del Centro Histórico se puede pensar en sus productos como una artesanía urbana que corresponde al cambio o desplazamiento de la ciudad misma, con sus nuevos escenarios y procesos que dan lugar a un conocimiento diverso y transformado. Un HABITUS que correspondería a urbes multi-étnicas, multi-funcionales y multi-territoriales en las que cada barrio o colonia debiera de generar parte de su historia y memoria colectiva.

0001Bordando por la paz | Milán | © Chrystyan Romero
0002Fuentes Rojas | Via facebook
0003Elvira Santamaría | Fuente
0004Amor Muñoz | Máquina movil | Fuente
00006Giacomo Castagnola y Anja Franke | Oficios comunes | Casa Vecina 

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

El pasado es una especie de invención: conversación con Pablo López Luz

«[Cuando me acerqué a la ciudad de Chandigarh], realicé también un texto, cuya tesis, básicamente inventada, era que Le Corbusier habría muerto porque no había podido concretar su gran sueño: “Hacer una ciudad”, toda una ciudad. Eso tiene que llevarte al límite. Le Corbusier murió ahogado, nadaba casi todas las mañanas y en una de esas salidas, falleció. Pensé que, más que morir ahogado, habría sido una salida a esa utopía que no pudo definir»

Ver más
Publica

Ocupar contra usar. Conversación con Didier Faustino

«Estoy interesado en una arquitectura de flujos, donde no hay entrada ni salida, donde la entrada puede ser la salida y viceversa. Es lo contrario a la arquitectura, un programa vacío hecho para ser ocupado. ¿Podemos producir arquitectura para ser ocupada más que para ser simplemente usada?» –Didier Faustino

Ver más