15 junio, 2018

Oficinas Sonora 113

por Arquine | @arquine

 

Nombre del Proyecto: Sonora 113
Director de diseño: 
Iñaki Echeverria
Equipo de diseño : 
Iván Parra, Josué Lee, Carolina Ayala, Guillermo López, Israel Meneses, Janisse Cruz, Jimena Castañeda, Jesús Santillán, Jorge Durán, Mario Espinoza, Osvaldo Estrada, Roberto Fuerte, Rogelio Rodriguez, Xochitl Zuñiga
Fotografía:
Luis Gordoa
Superficie: 406 m2
Ubicación: 
Avenida Sonora #113, Roma Condesa, CDMX
Año: 
2016


 

Las industrias creativas representan el 8% del PIB de la economía mexicana. La Roma-Condesa es un territorio que se transformó en la Meca para la clase creativa en México; su influencia incluso se extiende hoy a barrios cercanos como la Colonia Juárez. Desde los años 90, la zona experimentó un interés renovado y su población a crecido de forma sostenida desde entonces, atraída por su ubicación estratégica, nuevos restaurantes y proyectos de vivienda por talentosos chefs y arquitectos, sus hermosos boulevares, generosos parques y notable arquitectura de principios y mediados del siglo XX.

En este contexto, la avenida Sonora fue ignorada por largo tiempo. Una hermosa avenida, llena de árboles maduros, opacada históricamente por sus fantásticos vecinos, pero es hoy una de las únicas calles donde por código se permite la construcción de proyectos nuevos de oficinas.

A pesar del éxito que experimento el área, se ha otorgado poca atención a la creación de nuevos espacios de trabajo. La mayor parte de las personas que trabajan en la zona ocupan hermosas casonas antiguas remodeladas o edificios de oficinas de los años 60 ́s y 70 ́s.

Iñaki Echeverria fue comisionado para diseñar un edificio de oficinas con local comercial en un lote de 8.5 metros de frente y 48 de fondo, donde era requisito conservar la fachada y primera crujía de una casa histórica. Además, un código de estacionamientos extremadamente demandante, requirió 1 auto por cada 30m2 de oficinas. Dado el limitado frente a la calle, esta movilidad vehicular presentó un reto radical.

La solución apuesta por un vestíbulo de entrada al edificio compartido por peatones, bicicletas y automóviles. Durmientes de tren recuperados fueron reciclados como sistema de piso que permite a todos circular en la misma superficie evitando una estética de «estacionamiento».

La fachada y primera crujía de la casa preexistente, abandonada y destrozada por años de uso de bodega de electrónicos, se conservó y restauró. Su antiguo jardín de entrada se transformó en una plaza abierta a avenida Sonora, usando los mismos durmientes de tren del acceso. El nivel calle conecta a una extensión subterránea y opera como tienda o café. El nivel superior y el techo se conectan respectivamente al segundo y tercer nivel y forman parte del espacio de las nuevas oficinas.

Restaurar y conservar la antigua casa fue difícil pero el esfuerzo fue recompensado: dota al edificio de fuerte personalidad y conecta con la psique de la zona al aprovechar su historia arquitectónica.

El nuevo edificio consiste de 5 niveles en cantilever sobre la plaza de acceso y que rodean la casa preexistente. Todos tienen 4.5m de altura, lo que permite a los ocupantes introducir medios niveles donde se requiere, dotando las oficinas con la flexibilidad tan codiciada por las industrias creativas. Este cuerpo se divide en dos crujías: una que mira a la avenida Sonora con sus árboles y otra trasera, a un patio ajardinado, que complementa el área libre del reglamento de construcción de la zona. En los pisos superiores, ambas crujías tienen vistas espectaculares a algunos de los hitos mas importantes de la ciudad, como el Parque España, el castillo de Chapultepec o las torres de Avenida Reforma. Amplios espacios de trabajo en exterior existen en cada unidad, aprovechando al máximo el fantástico clima de la Ciudad de México.

El espacio fue un éxito inmediato. Detonó nuevos proyectos cerca que se basan en estrategias similares y atrajo a estupendos inquilinos: espacios de co-work, agencias de medios y firmas de diseño, como el taller de diseño de la marca de culto Hector Esrawe.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Ingo Maurer (1932-2019)

Ingo Maurer (1932-2019) pensaba que “sin tomar riesgos, sin trabajar con objetos que no corresponden precisamente a una idea consolidada de belleza, nuestras ideas no se desarrollarán y la calidad estética de nuestro trabajo se deteriorará gradualmente. A veces, menos buen gusto es mejor gusto.”

Ver más