3 marzo, 2020

Notas sobre el uso y la inutilidad

por Alfie Koetter y Emmett Zeifman

en colaboración con

revista académica publicada por SCI_Arc

Sienna, Detroit. Propuesta de instalación. Detroit, Michigan. 2015. Animación.

 

ARQUITECTURA (Lo que hacemos)

Para discutir lo que es inútil en la arquitectura, es necesario definir lo que es útil.

Estamos familiarizados con definiciones de arquitectura como la que complementa los usos esenciales asociados con la construcción, como la provisión de cerramiento ambiental, espacio apropiado para funciones dadas e integridad estructural. Entre estas definiciones, podríamos notar el pronunciamiento que a menudo se ha atribuido a Philip Johnson, «la arquitectura es el arte de cómo desperdiciar espacio»; o la idea, atribuida a Le Corbusier, de que la arquitectura se produce cuando una ventana es demasiado grande o demasiado pequeña.[1] Una definición negativa de la arquitectura como algo carente en relación con los usos esenciales de la construcción (inútil) se reformula como una definición positiva, en la que la arquitectura se describe como un acto excesivo (suplementario).

Estas definiciones de la arquitectura como inútil se basan en el supuesto de que hay una distinción entre una disciplina arquitectónic creativa e intelectual, expresada a través del discurso, la representación y la forma, y ​​una práctica profesional de la arquitectura, constituida por las convenciones, funciones y prácticas de construcción que han sido establecidas por agencias reguladoras, arquitectos, ingenieros, constructores, usuarios y clientes en ejercicio, y el desarrollo vernáculo e industrial de tecnologías, tipologías y características de construcción a lo largo del tiempo.

Estas definiciones sugieren, implícita o explícitamente, que la arquitectura producida por aquellos que se consideran dentro de la disciplina es una forma de arte, que se distingue de la categoría más amplia de edificios como tales, que son producidos por arquitectos como un servicio profesional.

Esta distinción se relaciona con una proposición de valor tomada del arte, particularmente del arte visual. Esta proposición sería más o menos así: el arte (o, aquí, la arquitectura) no tiene una función social o económica específica que se reduzca a cuestiones de eficiencia o efectividad medible, pero constituye una forma de expresión cultural no cuantificable, inesencial y no obstante persistente. El arte (arquitectura) tiene valor, hecho evidente por el hecho de que las culturas lo han producido y consumido continuamente, tanto por voluntad propia del artista (arquitecto) como al servicio de aquellos grupos que lo encargan y celebran con diversos fines, pero no tiene un valor de uso definido por alguna necesidad social o económica medible o regulada. Donde podemos decir que los usos de la construcción (refugio, función, comodidad) permanecen fijos en el tiempo, los usos de la arquitectura como una forma de expresión cultural fluctúan con las culturas que la producen.

Sin embargo, la arquitectura se distingue fundamentalmente de las artes por su doble condición de disciplina y práctica profesional. Los usos que proporcionan los arquitectos en ejercicio, aplicados por los marcos regulatorios, las convenciones y estándares de la industria y limitados por las tecnologías y las economías, condicionan las posibilidades de lo que aquellos en la disciplina podrían considerar inútiles. En términos de arte, lo útil (refugio, función, comodidad) es la condición de la especificidad media de la arquitectura; lo inútil sólo puede medirse contra él. El medio común de la disciplina y la práctica es la construcción, compuesta por el mismo conjunto de elementos. Si no es una ventana, no puede ser demasiado grande o demasiado pequeña, y si no es un espacio cerrado y estructuralmente integral, no puede desperdiciarse. En este sentido, la arquitectura no tiene contraparte en las artes (visual, musical, etc.) o las profesiones (legales, médicas, etc.), cada una de las cuales puede entenderse como autónoma como tal en su provisión de obras de arte o servicios profesionales regulados. Aquellos que, en la producción de su trabajo, no abordan (aunque sea radicalmente) los elementos de construcción elaborados anteriormente (estructura, cerramiento, espacio para la función y la circulación), no pueden considerarse que producen arquitectura. Todos los arquitectos están capacitados dentro de las mismas instituciones acreditadas, y su experiencia y medio común es la construcción y sus elementos constitutivos, como se expresa a través de los diversos medios que describen los edificios, ya sea que esos edificios sean especulativos, encargados para ser construidos o construidos.

Prototipo de vivienda. Estudio. 2015-presente. Modelo.

 

MEDIOS (Lo que hacemos)

El trabajo de la disciplina y la práctica profesional de la arquitectura se manifiesta en múltiples medios que describen edificios, incluidos dibujos ortográficos, imágenes renderizadas y textos escritos. En el caso de la disciplina, el uso principal de estos medios de representación no es la producción de edificios (incluso cuando resultan en la producción de un edificio), sino la producción de ideas sobre edificios. En el caso de la práctica profesional, el uso principal de estos medios es la producción de edificios como un servicio profesional. Aunque todavía constituyen el medio de intercambio necesario para la práctica profesional, los dibujos lineales ortográficos ya no pueden considerarse la única descripción, ni siquiera primaria, de los edificios. Por lo tanto, usemos aquí la palabra dibujo para representar el amplio conjunto de actividades que hoy constituyen la producción de arquitectura, incluida la realización de modelos digitale y físicos, animaciones y varios medios de representación bidimensionales, como dibujos lineales ortográficos, imágenes renderizadas y fotografías modelo.

Lo que dibujamos a veces tiene uso en los términos convencionales de práctica. Cuando producimos dibujos de una casa que se puede construir, consideramos la provisión de espacios cómodos y funcionales para la vivienda, la estabilidad estructural y el cerramiento ambiental, la resolución de ciertos problemas topográficos, climatológicos y culturales presentes en el sitio, todo dentro de un presupuesto y cronograma definidos en discusiones con un cliente y consultores.

Para aquellos dibujos que no se produzcan en el servicio inmediato de edificios potenciales, no tenemos responsabilidad profesional para abordar los problemas de los edificios mencionados anteriormente. A menudo elegimos hacerlo de todos modos. Al igual que les pedimos a los estudiantes de arquitectura que respondan a los sitios y programas como una forma de capacitación profesional (en ese caso, según lo regulado por las juntas de acreditación y la convención y responsabilidad pedagógica), nosotros también debemos capacitarnos para mantenernos en forma como arquitectos. El uso de tales dibujos es, por lo tanto, como una forma de capacitación tanto disciplinaria como práctica.

Sin embargo, hay otros casos en los que elegimos no abordar problemas fuera de la producción de formas y la representación de formas y medios de representación como tales. En este caso, las únicas restricciones impuestas a la producción de los dibujos son los métodos de producción y evaluación que establecemos para nosotros mismos, así como las limitaciones de nuestra capacidad para manipular las herramientas y los marcos conceptuales que utilizamos. En este caso, podemos entender que el uso de estos dibujos se limita a una forma de capacitación relacionada con la producción de lo que podríamos llamar discurso disciplinario. Si estos sorteos resultan en una contribución reconocida a este discurso, tienen el uso de avanzar en nuestra posición dentro de la disciplina, lo que resulta en compensación y exposición a través posiciones en la academia, invitaciones a conferencias o publicaciones, u otros marcadores similares de posición disciplinaria.

La escritura, como esta pieza, o la edición, del tipo que hacemos en nuestro trabajo con Project, cae en una categoría de uso similar a este último tipo de dibujo. La escritura es quizás el medio más inútil de la arquitectura cuando se considera en términos de la producción de edificios por arquitectos en ejercicio, lo que rara vez tiene un impacto sustancial o conduce a encargos, pero es quizás el medio más útil cuando se considera en el contexto de avance disciplinario.

Si los dibujos que producimos, que son inútiles en términos de práctica profesional, son obras de arte visual, podríamos producirlos e intercambiarlos como tales. Pueden ser encargados por galeristas o coleccionistas, comprados por individuos o instituciones, aumentando (o disminuyendo) su valor a medida que se venden y revenden, sirviéndose como un medio para la inversión de capital, tanto como edificios, a través de los bienes raíces. mercado, son un medio para la inversión de capital. Este sería un tipo diferente de uso de los dibujos, que, si tuviéramos éxito en los términos del arte visual, daría lugar a niveles de compensación más altos que los recibidos por arquitectos de prestigio comparable.

Es esto lo que revela un malentendido en la aplicación de términos de valor o uso derivados del arte (arte visual, particularmente) a ese trabajo producido por aquellos en la disciplina de la arquitectura. Las artes visuales sirven tanto para fines culturales como comerciales (de intensidad variable). Se han utilizado como medios de expresión de la cultura y como medios de inversión comercial y producción de mercancías en relación con el público al que atraen o son apropiados y dirigidos. En general, podemos decir que si uno logra el éxito disciplinario como artista, uno (o al menos el trabajo de uno) también logrará una medida de éxito financiero en términos de valoración de la obra en el mercado y de compensación por el trabajo futuro. La persistencia de la noción de que la arquitectura, como disciplina, más que como práctica, es inútil, se relaciona quizás con el hecho de que dicha arquitectura, como la que se entiende que es suplementaria a los usos esenciales de la construcción, generalmente no acumula beneficios de valor monetario sustanciales, independientemente de la posición disciplinaria de quienes lo producen. No se comercializa como una mercancía que aumenta el valor monetario con la demanda (especulativa o no) de la misma manera que la obra de arte, que puede moverse con relativa libertad a través del mercado de venta y reventa.

La producción de obras disciplinarias de arquitectura constituye solo un pequeño subconjunto de arquitectura y, por lo tanto, opera bajo condiciones económicas y socioculturales completamente diferentes a las del arte. A diferencia del arte de los artistas, o la escritura de escritores, los dibujos o escritos de arquitectos no constituyen en sí mismos arquitectura como tal, sino medios de intercambio intelectual intradisciplinario o medios para la prestación de un servicio profesional extradisciplinario. Por lo tanto, no pueden ser los medios (y las prácticas concomitantes) hacia las cuales se dirige sustancialmente el capital y la atención de quienes están fuera de la disciplina. Esta atención y capital permanece dirigido hacia los propios edificios, que en última instancia deben ser el medio por el cual la arquitectura, si ha de afectar o involucrar sustancialmente algún contexto fuera de su propio discurso disciplinario, se manifieste.

Westport House. Encargo privado. Westport, Massachussets. 2014-presente. Elevación e isométrico.

 

HERRAMIENTAS (Cómo podríamos hacerlo)

A lo largo de gran parte de su historia reciente, la arquitectura se ha apropiado de las herramientas desarrolladas inicialmente para otras industrias y campos, incluido el diseño y la fabricación industrial, ingeniería, física, fotografía, diseño gráfico y animación. La mayoría de las herramientas que utilizamos hoy en la producción de trabajo disciplinario, así como la práctica profesional de la arquitectura, incluidos AutoCAD, Rhino, Maya, CATIA, varios softwares de representación, varios softwares de secuencias de comandos, Adobe Creative Suite y varios métodos de fabricación CNC, no fueron diseñados específicamente para arquitectos.

Podríamos entender que la historia de estas herramientas es una de mal uso creativo en relación con sus propósitos diseñados, tanto como podríamos considerar la apropiación de las metáforas filosóficas de Gilles Deleuze y Felix Guattari, o más recientemente de Graham Harman y otros asociados con la Ontología Orientada a Objetos, como el mal uso creativo de filosofía que se desarrolló inicialmente para fines distintos de la producción de formas y discursos arquitectónicos. Este mal uso creativo de las herramientas no arquitectónicas podría entenderse como una forma útil de inutilidad, ya que, directa o indirectamente, amplía las posibilidades de construcción.

Dejando de lado desarrollos como AutoCAD Architecture o Digital Project, hay un software, Revit, que ha sido diseñado específicamente para permitir la producción de lo que reconocemos como un medio primario de arquitectura, ya que está dirigido a edificios: proyecciones ortográficas o elevaciones y planos y secciones de edificios, representados en líneas negras sobre hojas blancas. Es este medio de dibujo, mejor representado por los documentos de construcción transmitidos entre arquitectos y diversas partes involucradas en la producción de edificios, lo que, por convención y regulación, permite la producción de edificios.

Revit ha sido rápidamente adoptado por arquitectos en ejercicio como una herramienta fundamental de producción. En Revit, los dibujos lineales ortográficos se generan a través del modelado de información del edificio, que incluye cuantificaciones de materiales, información ambiental, superficies renderizadas y otros medios integrados de descripción del edificio. Podríamos esperar razonablemente que BIM suplante el dibujo ortográfico en la práctica, también, tal vez en un futuro más lejano, en la disciplina, cuando los dibujos ortográficos ya no constituyan un medio de comunicación prácticamente necesario y, por lo tanto, ya no sean obligatorios como parte de la educación arquitectónica. Parece probable que solo la persistencia de un registro de dibujos ortográficos que describa una historia disciplinaria y profesional de la arquitectura (por ejemplo, en los Cuatro libros de arquitectura de Palladio o los archivos de las instancias reguladoras) preservará la necesidad de familiarizarse con las técnicas de producción y comprender dibujos lineales ortográficos en el futuro. En otras palabras, su uso solo será como medio de intercambio entre el pasado y el presente, similar a la necesidad de entender el latín o el griego antiguo si se desea leer obras históricas de literatura o filosofía en su idioma original hoy.

Dado que ha sido diseñado específicamente para la producción de arquitectura, podríamos preguntarnos por qué Revit no se ha integrado en la producción de trabajo disciplinario. Esto puede deberse precisamente a que Revit está diseñado para ser útil para la práctica de la arquitectura, definido como aquello en oposición a lo cual se definen quienes están dentro de la disciplina, en otras palabras, la utilidad de producir edificios de manera eficiente como un servicio profesional.

Quizás podamos comenzar a movernos fuera de la dicotomía aparentemente inevitable que se construye continuamente entre la disciplina y la práctica de la arquitectura mediante el uso de Revit para la producción de lo que típicamente se entiende como materiales disciplinarios o inútiles. La disciplina y la práctica profesional están integradas y son generativas entre sí, compartiendo herramientas, convenciones, historias y ambiciones (la producción de posibles edificios). Por lo tanto, la investigación disciplinaria inevitablemente implica trabajar a través de las herramientas de la práctica contemporánea; la pregunta es solo qué herramientas y con qué grado de conciencia e intención.

Lo que nos intriga acerca de Revit es que las restricciones integradas en el software —restricciones derivadas de las economías materiales de la industria de la construcción, una física que dice que dos masas no pueden ocupar el mismo espacio y las convenciones representativas de la práctica de la arquitectura codificadas por la convención y regulación profesional— se relacionan inherentemente con ambas limitaciones que la disciplina a menudo rechaza en términos de su utilidad para practicar y las celebradas por la disciplina por su inutilidad en la producción de proyectos disciplinarios. Esto último es más evidente en el interés disciplinario recurrente en las convenciones de la proyección ortográfica y su relación con la forma tridimensional y la construcción material.

Podríamos, por ejemplo, utilizar Revit para investigar «el problema de la esquina» a través de la producción de maquetas interiores típicas, del tipo utilizado para probar los detalles de los vestíbulos de los edificios de oficinas clase A. Estos notables artefactos de la práctica profesional y la construcción son, en efecto, edificios en miniatura compuestos sólo por los rincones más difíciles materialmente en el proyecto propuesto. Puede ser un uso productivo e inútil de Revit para producir un proyecto que no tiene familias estandarizadas de elementos de construcción, sino sólo elementos únicos que juntos constituyen un cadáver exquisito de un proyecto, reducido a sus geometrías excepcionales e intersecciones de materiales.

O podríamos usar Revit para investigar proyectos disciplinarios y extradisciplinarios notables mediante la manipulación de materiales estandarizados y elementos repetitivos. ¿Qué podría decirnos Revit sobre las permutaciones en serie de materiales disponibles en el mercado de Carl Andre, las manipulaciones y multiplicaciones de la construcción típica de muros de postes de Michael Asher , los arquetipos estructurales de Le Corbusier o las traducciones algorítmicas, el escalado y las rotaciones de formas cúbicas de Peter Eisenman?

O podríamos usar Revit para explorar la disonancia que ocurre cuando uno diseña un proyecto alrededor de las dimensiones nominales de los materiales de construcción, en lugar de sus dimensiones reales, que están preestablecidas en el software. O si uno trata las texturas de material preestablecidas y las notaciones incrustadas en Revit como los acabados del trabajo construido. O, más generalmente, si uno toma el espacio de representación y las convenciones de BIM, en lugar del dibujo ortográfico, para ser aquellos que necesitan un mal uso productivo en el trabajo disciplinario.

Son este tipo de preguntas las que nos entusiasman, y otras con las que nos cruzamos,[2] para las que no hay contradicción en el uso de las herramientas de la práctica profesional para continuar la investigación disciplinaria. Entendemos que estas herramientas son fundamentales para la investigación disciplinaria, si se trata de comprometerse significativamente con el medio de la arquitectura, que es la construcción.

Misreading [Barcelona]. Estudio. 2014.

 

 


1 Peter Eisenman relata esta declaración en su debate con Christopher Alexander en el GSD de Harvard en 1982: “Le Corbusier definió una vez la arquitectura como tener que ver con una ventana que es demasiado grande o demasiado pequeña, pero nunca del tamaño correcto. Una vez que tenía el tamaño correcto, ya no funcionaba [como arquitectura]. Cuando tiene el tamaño correcto, ese edificio es simplemente un edificio». http://www.katarxis3.com/Alexander_Eisenman_Debate.htm. Consultado el 10 de noviembre de 2015.

2 Véase, por ejemplo: Samuel Stewart-Halevy, «L’Auberge Español» Proyecto 4 (Invierno 2015); Tyler Survant y Mark Talbot, Proyecto 5 «Proyectando una paramétrica regionalista» (invierno de 2016).


 

Publicado en colaboración con Offramp, revista académica de SCI_Arc.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./