7 diciembre, 2011

Misarchitecture de Didier Fiuza

por Juan José Kochen | @kochenjj

La arquitectura como herramienta para potenciar sentidos y agudizar la percepción de la realidad. Didier Fiuza Faustino (1968) lleva su Bureau des Mésarchitectures o Misarchitecture con base en esta premisa, hacia una interdisciplina que trasciende los proyectos arquitectónicos integrando instalaciones que confrontan espacios públicos y privados.

Como acrónimo de Mies, refiriendo su propia arquitectura y enfatizando una postura equívoca, Misarchitecture: an unexpected and usually undesirable event representa los puntos de fuga del arquitecto franco-portugués. Con 10 años de práctica profesional, Fiuza crea esculturas habitables, arquitecturas oblicuas, instalaciones experimentales, casas en banda continua o como máquinas integradoras, espacios públicos para integrar tejidos sociales, rompecabezas urbanos, edificios metafóricos y arquitecturas para generar diversas nociones del espacio.

Sus proyectos –explicados en una conferencia organizada en la Casa Barragán por la Fundación ALUMNOS47, Domus y la Universidad Iberoamericana– redefinen la arquitectura tomando el performance para descubrir nuevas formas de apropiación y legibilidad del espacio público.

Item Value_One Life (Body in Transit), One Square Meter House, Sky is the Limit y Double Happiness, son piezas urbanas que buscan catalizar proyectos urbanos más integrales. Su línea conceptual, similar en cuanto a intervención con las recetas urbanas de Santiago Cirugeda, pretende focalizar un sitio atemporal que denota fragilidad; un in between space referido por el mismo Fiuza al presentar muros abatibles que integran áreas exteriores con interiores, superficies alabeadas para transgredir fronteras y crear envolventes, objetos situados entre espacios fronterizos e intersecciones entre lo individual y lo colectivo.

Así, la arquitectura se percibe como el único arte que moldea el entorno humano, no como una imposición formal o política, sino como una actitud ética sobre las condiciones constructivas de un lugar para reformular el tejido socio-cultural de la ciudad. Algunas propuestas son meramente lúdicas o abstracciones formales sin sentido, a pesar de esto, se puede leer un lenguaje con distintas piezas de un rompecabezas en permanente construcción.

Don’t Trust Architects es una muestra que reúne cinco instalaciones de Didier Fiuza, actualmente exhibida en la Calouste Gulbekian Foundation de Lisboa.


ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Casa manifiesto

El primer manifiesto en México se escribió en 1921. Anuncios, carteles y publicaciones como Irradiador e Urbe consumaron la vanguardia gráfica y discursiva del primer proyecto internacional de nueva estética en México. Hacia 1923 aparece Vers une Architecture, de Le Corbusier. En México, el libro circuló a partir de 1924 y Juan O’Gorman, Juan Legarreta y Álvaro Aburto asumieron el planteamiento técnico de “la casa es una máquina para habitar.”

Ver más
Publica

El paseo de un arquitecto

En 1951, Kaspé publicó ‘El paseo de un arquitecto’ con la finalidad de “dar a conocer algunas obras arquitectónicas de la capital todavía frescas; señalar algunos de sus rasgos característicos, provocando un intercambio de ideas sobre temas actuales”. Pero, ¿por qué arquitecturas contemporáneas daríamos un paseo hoy?

Ver más