30 junio, 2014

Memoria del mundo

por Juan José Kochen | @kochenjj

El fondo aerofotográfico de la Fundación ICA fue incluido el lunes pasado en el Registro del Programa Memoria del Mundo por la UNESCO, destinado a preservar el patrimonio documental del mundo albergado en bibliotecas, archivos y museos. El acervo abarca sesenta años de la modernidad mexicana, de 1930 a 1990, de las primeras colonias del país a la explosión urbana del fin de siglo. La Compañía Mexicana Aerofoto (antes Fairchild Aerial Camera Corporation) se fundó en 1930 cuando gran parte del territorio nacional aún no se exploraba desde las alturas. Si bien la fotografía aérea ya se realizaba como apoyo a los proyectos de ingeniería empleando globos y dirigibles aerostáticos, esta fue la primera empresa que lo hizo de forma sistemática y especializada. El mapeo desde el aire sería una de las primeras aproximaciones para el urbanismo a gran escala empleando avionetas que proporcionaban una gran movilidad. La empresa obtenía impresiones fotogramétricas del país a partir de las cuales se desarrollaban planos topográficos –con medidas horizontales y verticales precisas– utilizando la técnica de restitución que corrige la distorsión que resulta de superponer fotografías realizadas desde distintos ángulos. En 1965, ICA compra la empresa y el acervo fotográfico, en su momento con más de cien mil negativos. Así, transitan las formas que hacen legibles las percepciones de los espacios construidos y a la vez la interpretación de las carpetas contenidas en los archivos de la memoria colectiva, por lo que estas huellas codificadas son un buen paso para comprender los procesos evolutivos de las ciudades mexicanas.

La Compañía Mexicana Aerofoto estuvo en operación hasta 1989, y con casi seis décadas de actividad, contribuyó a proyectar grandes obras de infraestructura en más del 75 por ciento del territorio nacional. Durante sus años de operación formó un acervo de más de un millón de negativos que abarcan un área superior al millón de km2, incluyendo 73 cuencas fluviales; 18 lagos y lagunas; 22 presas; 20 distritos de riego; 9 zonas forestales, más de 120 zonas urbanas y un total de 2,286 obras de ingeniería. La conservación y digitalización del archivo custodiado por Fundación ICA está dividido en tres partes: el fondo vertical, con más de 800 mil imágenes tomadas de forma perpendicular al suelo; y oblicuas, con 25 mil negativos tomados a un ángulo inferior a 90 grados. El archivo aún se encuentra en proceso de digitalización pues sólo 15 por cierto se ha digitalizado luego de un proceso de restauración (www.codifica.org.mx). El reconocimiento de la UNESCO también se hizo para la Fonoteca de Radio Educación por el acervo sonoro del Encuentro de jaraneros y Decimistas de Tlacotalpan, Veracruz, y a la Suprema Corte de Justicia de la Nación por el acervo de la administración de la justicia federal del Porfiriato, la Revolución y la Postrevolución.
Fotografía cortesía Fundación ICA

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Casa manifiesto

El primer manifiesto en México se escribió en 1921. Anuncios, carteles y publicaciones como Irradiador e Urbe consumaron la vanguardia gráfica y discursiva del primer proyecto internacional de nueva estética en México. Hacia 1923 aparece Vers une Architecture, de Le Corbusier. En México, el libro circuló a partir de 1924 y Juan O’Gorman, Juan Legarreta y Álvaro Aburto asumieron el planteamiento técnico de “la casa es una máquina para habitar.”

Ver más
Publica

El paseo de un arquitecto

En 1951, Kaspé publicó ‘El paseo de un arquitecto’ con la finalidad de “dar a conocer algunas obras arquitectónicas de la capital todavía frescas; señalar algunos de sus rasgos característicos, provocando un intercambio de ideas sobre temas actuales”. Pero, ¿por qué arquitecturas contemporáneas daríamos un paseo hoy?

Ver más