17 abril, 2019

Megáfono

por Arquine | @arquine

Presentado por:


Nombre del Proyecto: Megáfono
Autores: Espacio VitalMx, Taller Uno a Uno y la socióloga Cloé Mandujano
Superficie: 30 m2
Ubicación: Plaza Santa Veracruz, Ciudad de México
Fecha: 2019
Texto: Cloé Mandujano
Fotografía: ZAICKZ Studio


 

A través de los años el Festival Mextrópoli ha logrado abarcar más terreno a partir del momento en que la arquitectura salió del Teatro Metropólitan para encontrarse con los ciudadanos que viven la ciudad de diversas formas.

Esto se logró a través de los talleres, las exposiciones, los recorridos y sobretodo de los pabellones que forman parte de la Alameda durante el Festival.

Desde un punto de vista sociológico y urbano los pabellones son un ejercicio de reflexión para cualquier persona que se pasea por la Alameda y decide interactuar con ellos o no.

Cada diseño es único y tiene un sentido subjetivo para cada persona que se detiene a cuestionar su existencia o su utilidad.

Los pabellones son objetos concretos que irrumpen drásticamente en el espacio público, y la voluntad del Festival al ponerlos en el espacio público representa un acto democrático del acceso al Festival de arquitectura con sus diferentes interpretaciones y cuestionamientos, como ¿qué es un pabellón? o ¿para qué sirve un pabellón en arquitectura?

La edición de este año estaba relacionada con los límites de la ciudad o hasta donde llega la ciudad.

Esta problemática nos invitó a pensar no solo sobre cuáles son los límites de la ciudad, ya sean geográficos, económicos, demográficos o sociológicos.

Sino ¿qué nos incita también a pensar cuáles pueden ser considerados los límites de la arquitectura?

El pabellón que propusimos entre Espacio VitalMx, Taller Uno a Uno y la socióloga Cloé Mandujano, procura responder a esta problemática de los límites de la ciudad, de la arquitectura y de la comunicación entre ellos, creando así un puente, una colaboración entre disciplinas.

Somos los creadores de un experimento que procura ir más allá de los límites de la arquitectura nutriéndose del urbanismo, la sociología y viceversa.

Nuestro mayor desafío para crear este pabellón fue darle vida a un concepto y materializar una idea que va más allá del aspecto estético, de la experiencia efímera o de la recolección de datos sistematizada, nuestro punto de partida fue la triangulación.

La triangulación, procura que los participantes rompan de manera simbólica los límites y los vacíos que existen en un espacio a través de un tercer elemento que crea una nueva dinámica entre los ciudadanos, principalmente la comunicación entre desconocidos (William H. Whyte).

En este caso, el pabellón y los teléfonos análogos son los elementos principales de esta triangulación, que permiten la interacción, la contemplación y la introspección de los participantes a través de la comunicación y del aporte a ciertas preguntas que plantea el Megáfono.

Logramos que la triangulación fuera exitosa, ya que el Megáfono si alteró la dinámica del espacio público de manera positiva, llamando la atención de los ciudadanos y sobretodo haciéndolos partícipes de otro tipo de comunicación.

A demás logramos recolectar información directamente de los ciudadanos a través de preguntas que planteaba el Megáfono. Los ciudadanos fueron muy perceptibles a las preguntas y obtuvimos respuestas muy variadas, estos son algunos ejemplos:

¿Qué es una ciudad?
– La identidad de un lugar
– Una serie de espacios transformados por el hombre, donde el hombre desarrolla su vida entre atmósferas urbanas, infraestructura y sociedad.

¿Hasta donde llega tu amor?
– Toda la línea 2 del metro

¿Hasta donde crees que llega tu ciudad?
– Los límites de la ciudad son cada vez más imperceptibles.

¿Entonces qué es el Megáfono? Es un pabellón, pero también es un instrumento sociológico que se adapta al espacio público, activándolo, desafiando los límites y vacíos de la comunicación que se encuentran en nuestras ciudades.

 

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./