20 mayo, 2022

Tres esculturas, monolito Omicron

por Arquine | @arquine

Nombre del proyecto: Tres esculturas, monolito Omicron
Arquitectos: Studio Anna Heringer
Página web:
www.anna-heringer.com
Colaboradores:
Anna Heringer | Stefano Mori | Timur Ersen | Martin Rauch 
Cliente:
OMICRON electronics GmbH
Superficie: 
220 m2
Ubicación: Vorarlberg, Austria
Fotografía: 
Stefano Mori
Fecha:
2015


El proyecto, 3 esculturas – el zepelín, el monolito y la piscina – que sirven como salas de reunión para los trabajadores, es una apuesta por apoyar la artesanía tanto a nivel local como en Bangladesh y en la India. El objetivo es crear un espacio atmosférico de alta calidad para los empleados de Omicron y, al mismo tiempo, generar un impacto económico social mediante la participación de una gran cantidad de artesanos locales y organizaciones de desarrollo del Sur global.
Las 3 esculturas se pueden ver como salas de estar para los empleados de la empresa, para tener reuniones en un ambiente poético cómodo para retirarse, contemplar, meditar y hacer una lluvia de ideas, para tomar un café, para charlar.


El zepelín es una sala de reuniones en el aire que se oscurece en la noche e ilumina el espacio. A través de la piel sedosa, la atmósfera interior es muy suave y poética, en diálogo con los ricos textiles estampados de Bangladesh. El espacio tocará los sentidos de una manera muy sutil. La estructura está hecha de madera, cubierta por una capa exterior de seda no violenta tejida a mano de un proyecto de lepra en India llamado Little Flower.


El monolito es la estructura más experimental de estas 3. Es un intento de traer la técnica de tierra de construcción más básica, el Zabur, como se usa en Ghana como ejemplo para las leyes y los sistemas de regulación de Austria.

Es una estructura de dos pisos con paredes de arcilla no estabilizada de solo 15 centímetros de espesor que incluye una cúpula de arcilla de carga. Desafortunadamente, las normas austriacas conducen, además de una base de acero, a la adición de dos anillos de acero horizontales, así como un anillo para la abertura central de la luz. El resto del monolito se moldea a mano capa por capa. La Tierra funciona más cerca del cuerpo humano en el intercambio de calor y humedad; también amortigua el ruido y absorbe los olores, mejorando significativamente la calidad y el confort de los espacios interiores. Espacios como las habitaciones interiores del monolito -totalmente de tierra- conectan al ocupante con el proceso de construcción a través del tacto, el olfato y, por tanto, la memoria.


La piscina formada por un paisaje de tierra se llena con una docena de almohadas de Bangladesh que han  realizado en colaboración con la ONG Dipshikha. Es un espacio abierto, lúdico y comunicativo, que se ubica debajo del zepelín, en el costado del monolito.
Si tuviéramos que diseñar un material nuevo y sostenible capaz de absorber calor y regular el vapor de humedad, uno que fuera cien por cien reciclable, fácil de reparar y que requiriera poca energía gris en su producción, podríamos diseñar soluciones altamente técnicas para cumplir con este desafío. Sin embargo, la tierra ya tiene el potencial para cumplir con estos requisitos en sus múltiples formas.

La Tierra es palpablemente saludable, tanto en el sentido del impacto ambiental como en la salud humana, clave para dar forma a la atmósfera y el grado de comodidad en un clima interior. Un material de baja tecnología con un rendimiento de alta tecnología, se ha empleado a lo largo de la historia humana de manera sostenible. Este Proyecto no solo satisface de la mejor manera y de manera única las necesidades de sus usuarios: creemos que también puede allanar el camino para un uso más amplio y experimental de la tierra en proyectos de interior.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Identidad local

Arthur Casas juega con el contraste entre luces y sombras para la tienda +55Design

Ver más