29 diciembre, 2020

Luigi Snozzi (1932–2020)

por Arquine | @arquine

 

La arquitectura se mide con el ojo y el paso, el metro es para el geómetra.

Después de la arquitectura, mi pasión es la pesca.

Luigi Snozzi

 

Luigi Snozzi, arquitecto suizo de culto, nació en Mendrisio en 1932. Se graduó en el Instituto Federal de Tecnología de Zurich en 1957, y empezó a trabajar en las oficinas de Peppo Brivio (1923-2016) y Rino Tami (1908-1994). En 1958 abrió su propia oficina en Lucerna. Entre 1962 y 1968 trabajó asociado con Livio Vacchini (1933.2007). También se dedicó durante muchos años a la docencia. 

En una entrevista que le hicieron Daniela Arango y Rodrigo Orjuela, de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad de los Andes, Snozzi habló de la arquitectura y el tiempo o, más bien, la lentitud:

La arquitectura vuelve el tiempo más lento. Es decir, fundamentalmente se hace una operación de anti eficiencia. La arquitectura hace más lento el paso. Antes de hacer un trayecto, de andar de un punto a otro, la arquitectura te genera sensaciones, te abre nuevas visiones, por lo que el hombre disminuye el paso. En frente a la gran arquitectura, el hombre disminuye el paso.

Cuando le preguntaron sobre su manera de abordar la enseñanza de la arquitectura, contó que lo primero que hacía en el salón de clase era pedirle a quienes recién comenzaban a estudiar que imaginaran encontrarse en un bosque frente a un árbol magnífico: ¿Qué harían?

“Si su respuesta inicial frente a un árbol no es cortarlo, nunca serán arquitectos, porque su reacción inicial debe ser: «¡Ah, maravilloso árbol! Puedo hacer un hermoso piso, una hermosa mesa, una hermosa silla, y así sucesivamente, un hermoso techo. Esa debe ser su reacción inmediata. Pero entonces después puedes decidir: ¿quiero mantener ese árbol o no quiero conservarlo? Mi reacción personal siembre ha sido no cortar el árbol, pero mi reacción instintiva debe ser que soy un arquitecto, necesito cortar ese árbol y usarlo.”

Esta posición, no son contradicciones, de Snozzi se relaciona con lo que en otra entrevista le respondió a Eugenio Lintas sobre lo que pensaba de la arquitectura sostenible y la ética:

Hoy, en un mundo dirigido fuertemente al consumo, el término arquitectura sostenible se usa y abusa frecuentemente, y según mi punto de vista es sólo una moda. De hecho, sostengo que toda la arquitectura, desde sus orígenes, siembre ha sido sostenible. Por lo que concierne a la ética en la arquitectura respondo con un viejo aforismo mío: «Toda intervención presupone una destrucción. Destruye con sabiduría”. Todo arquitecto cuando construye no puede hacer otra cosa que destruir. Por ejemplo, cuando un arquitecto construye una casa en un prado, el primer acto que hace es destruir los primeros 30 o 40 centímetros de tierra, el humus, para plantar la cimentación. Esa porción de tierra es la más fecunda de la costra terrestre, de ahí colecta el hombre gran parte de sus alimentos. El problema no está en el hecho de su destrucción, sino en el hecho de tomar consciencia de ese acto: ahí está el problema ético. Entonces, si un arquitecto no puede compensar el bien destruido con un bien igualmente importante, como la arquitectura, es mejor que deje el lápiz. La ética, por tanto, interviene en cada decisión de proyecto, ya que en todo proyecto el arquitecto se ve obligado a relacionarse con el lugar de intervención, ya sea ciudad, campo o naturaleza.

La mañana del martes 29 de diciembre de 2020, Luigi Snozzi murió a los 88 años, en una residencia para ancianos de la comuna de Minusio, Suiza, a causa de Covid-19.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Edificios del futuro, ¿edificios inteligentes?

Pensar en un edificio inteligente lleva a imaginar un conjunto de posibilidades asociadas al deseo humano de controlar el ambiente que habita: el diseño y control de iluminación artificial en complemento a la luz natural, el confort térmico y acústico de acuerdo con el programa del espacio y la hora del día, control de accesos y otras posibilidades que facilita el avance tecnológico.

Ver más