10 abril, 2013

Los puentes de SoleriLos puentes de Soleri

por Arquine | @arquine

por Juan José Kochen | @kochenjj

Tras haber visitado el laboratorio de Frank Lloyd Wright en Taliesin West, inmerso en el desierto de Arizona, Cosanti surgió como parte de la ruta arquitectónica. De forma un tanto fortuita, entre múltiples campanas móviles como única melodía del desierto, Paolo Soleri (1919-2013) salió de una de las ‘cuevas’ que esconde el lugar, enterrado bajo el desierto. Casi en pijama, con pantalones cortos y playera sin mangas, el visionario arquitecto italiano se escondía de 39 grados a la sombra. Mientras sostenía un cigarro al hablar mostró su trabajo en  la librería y tienda de Cosanti (‘Cosa’ y ‘Anti’: antes o en contra de las cosas). Construido en los sesenta, y al igual que Wright con Taliesin West, éste fue su refugio y laboratorio experimental. Habló de sus dibujos, de sus utopías, de sus construcciones imaginarias para hacer ciudades con base en una teoría integradora con el medio.

Arcology sería su forma de vida. Sus ciudades los organismos vivientes que mostrarían el vínculo impostergable de la arquitectura con la ecología hacia un ideal urbano: «en la naturaleza, al igual que un organismo evoluciona se incrementa la complejidad y también se convierte en un sistema más compacto en miniatura. Del mismo modo en que una ciudad debe funcionar como un sistema viviente. Arcology, arquitectura y ecología como un proceso integral, es capaz de mostrar una respuesta positiva a los muchos problemas de la civilización urbana, la población, la contaminación, la energía y el agotamiento de los recursos naturales, la escasez de alimentos y la calidad de vida. Arcology reconoce la necesidad de la reorganización radical del paisaje urbano hacia densas ciudades tridimensionales e integradas para apoyar las complejas actividades que sustentan la cultura humana. La ciudad es el instrumento necesario para la evolución de la humanidad”.

El encuentro fue breve pero el personaje dejaba entrever ese anhelo por haber cambiado lo que pudo ser. Presumió las campanas de viento (Windbells) en bronce y cerámica que ondean y caracterizan Cosanti. El sonido del viento y campaneo de las esculturas colgantes son el único acorde de este desierto en Arizona, donde Soleri se fincó permanentemente tras haber completado sus estudios de posgrado en la Universidad Politécnica de Turín en 1947. Soleri se instaló en Arizona luego de haber trabajado durante 18 meses con Frank Lloyd Wright en Taliesin West. Mucho se ha hablado de Cosanti y Arcosanti, sus dos proyectos ‘orgánicos’ como alternativa cultural y arquitectónica desde el paisaje para escapar de la ciudad; un laboratorio urbano colectivo en el apogeo ‘hippie’ de los sesenta. Poco se ha hablado de su particular interés por los puentes como “medio de comunicación más que como conector”.

Mientras estuvo en Taliesin West trabajando para Wright, Soleri diseñó su primer puente en 1948, conocido como The Beast. Este primer proyecto desencadenó otros –no puentes– para antes regresar a este tipología. En 1949, diseñó Domo House en Cave Creek. Mientras construía la casa en concreto y piedra natural, conoció a la hija de la dueña, Corolyn Woods, con quien se casaría meses después de haber terminado el encargo. En 1953 construyó la Fábrica de Cerámica en Vietri sul Mare, y luego proyectaría el puente Gil Angeli. Once años después proyectó otros cuatro puentes: Tubular Mesh, Single Cantilever, Bow y Double Cantilever; puentes como contenedores de ciudad que concluyeron en una ciudad (Stonebow Arcology) que también incluyó puentes suspendidos o ‘Pulse Bridges’ en correlación con las vibraciones de la ciudad. De este último experimento surgió New York Pulse Bridge en 1989. Los puentes sugieren un ‘potencial cósmico’ que relacionaría con su teoría inicial. Mientras avanzaba cada vez más el proyecto de Cosanti (1960) en Paradise Valley y Arcosanti (1970) entre Phoenix y Scottsdale, con más de 31 mil visitantes al año y 7 mil estudiantes involucrados, Soleri concretó una de sus últimas obras, un puente, en 2010.

En colaboración con Douglas Architects, el ‘Puente peatonal y plaza de Scottsdale’ conecta una zona comercial con otra residencial por encima del canal principal de la ciudad, también en Arizona. Dos grandes pilotes de acero de 20 metros se inclinan para tensar y sostener la estructura que además carga una serie de campanas traídas de Cosanti. Soleri entendía a las ciudades como organismos vivos y reflejantes, contenedoras de complejidades impensadas. Su conexión era a partir de puentes como intersticios de inflexión. El martes 9 de abril, Paolo Soleri murió a los 93 años en su mismo refugio del desierto (el mismo día que Frank Lloyd Wright, 54 años después). Parte de su legado se exhibe actualmente en el Scottsdale Museum of Contemporary Art con “OLERI: MESA CITY TO ARCOSANTI”.

511ee34f96b9a.preview-620

Cosanti | Windbells

IMG_0472

IMG_0473

IMG_0475

IMG_0476

IMG_0478

IMG_0479

IMG_0480

IMG_0481

IMG_0482

IMG_0484

IMG_0485

IMG_0486

Arcology

Arcosanti

Puentes

Puente peatonal y plaza de Scottsdale

IMG_0460

IMG_0465

IMG_0466

IMG_0470

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Museo Hans Christian Andersen

La obra de Andersen proyecta la dualidad de los contrarios que nos envuelve: real e imaginario, natural y hecho por el hombre, humano y animal, claro y oscuro. Por esto, lo contrario de las materias conviven: el proyecto no se da en blanco y negro. Nuestro diseño arquitectónico es reflejar esta esencia de su trabajo en forma arquitectónica y paisajística.

Ver más
Publica

Centro de las artes escénicas de Taipei

Una antigua forma de arte para la participación cívica: el teatro ha evolucionado hacia el mundo moderno como una vocación culturalmente refinada, que ha visto disminuida su importancia en la vida diaria.

Ver más