1 julio, 2014

Lo que puede la maqueta

por Pedro Hernández Martínez | @laperiferia

«Poseo el mundo tanto más cuanta mayor habilidad tenga para miniaturizarlo»
–Gaston Bachelard

absalon_modell_nr3_fuernewyork_1991_prAbsalon, «Modèles des Cellules habitables», 1991 © Estate Absalon/ CNAP. Photo Yves Chenot, París

 

Apunta el artista catalán Domènec que «una maqueta siempre es una propuesta de futuro, una promesa, un deseo, una representación a escala de una idea que devendrá espacio tangible, real, habitable», es decir, una maqueta es la idea de algo que vendrá pero que todavía no tiene -o no ha tenido- lugar.

La arquitectura tiene en su haber una larga relación con la maqueta, no sólo como elemento de trabajo, que parece evidente, también como forma de manifestación de poder, desde que en en el medievo los mecenas eran retratados en sus cuadros con modelos a escala de aquellas arquitecturas que financiaban, sosteniendo -poseyendo- en sus manos una realidad tan sólo imaginada por ellos. Pese a la larga presencia histórica de la maqueta, cabe preguntarse hoy, ¿para que sirve una maqueta? ¿que es lo que una maqueta puede hacer? La respuesta, en arquitectura, es de sobra conocida: un modelo que permite a quien la realiza comunicar previamente una posible imagen final, tridimensional y recorrible libremente -gran diferencia con los renders– de un proyecto. Posibilita ver la arquitectura además sin invertir el esfuerzo de la construcción y posibilitando, de un sólo vistazo, explicar la globalidad de un proyecto. La maqueta imagina la arquitectura en un momento anterior a la propia arquitectura. Las maquetas no son sino formas de representación que, como apuntaba Gaston Bachelard, conforman «un cuerpo de expresiones para comunicar a los demás nuestras propias imágenes». Posibilitan la formulación de utopías imposibles hoy, pero que aspiran a materializarse. Pero, ¿qué pasa cuando este lenguaje es reapropiado y reutilizado por campos y disciplinas distintas? Dicho de otro modo: ¿qué pasa con la maqueta cuando su función última no es la de la construcción de un proyecto futuro?

En estas preguntas el arte siempre parece llevar cierta ventaja y así busca plantearlo la exposición What Models Can Do. A Short History of the Architectural Model in Contemporary Art que se exhibe en el museo Museum für Gegenwartskunst (Museo de Arte Contemporáneo) de Siegen, donde poder descubrir los pequeños y frágiles universos escondidos de Charles Simonds; las inquitentes estructuras minimalistas de Absalon; los trabajos con papel plegado y recortado de Carlos Garaicoa; las arquitecturas imaginadas por Alicia Framis o Thomas Schütte; o las referencias lecorbusieranas de Rita McBride. Estos artistas invitan a plantearse nuevas narrativas en torno a la ciudad, la arquitectura o la sociedad a través del uso consciente de la miniatura como recurso dialógico. Sacada de su contexto original, la maqueta a escala es capaz de desplegar un «estado intermedio entre el concepto y la realización», es decir, de convertirse en «instrumento de crítica a lo actual y de promesa utópica de lo que está por venir». Aquí, las maquetas, al reducir y sublimar una realidad, introduciendolas en el constexto del cubo blanco, posibilitan una lectura crítica del mundo en la que el espectador, libre en sus movimientos alrededor de ella, puede completar bajo su propia experimentación con estas arquitecturas sin lugar, pudiendo penetrar -con el ojo más que con el cuerpo- a través de ella y de lo que quiere significar: «Esa simultaneidad de la presencia sensorial directa y distancia (…) que constituye la fascinación del modelo.»

Completan la exposición Michael Ashkin, Thomas Bayrle, Peter Downsbrough, Jean Pascal Flavien, Ludger Gerdes, Dan Graham, Christian Haake, Gabu Heindl y Drehli Robnik, Matthew Day Jackson, Friederike Klotz, Langlands & Bell, Isa Melsheimer, Stephan Mörsch, Sirous Namazi, Hermann Pitz, Hinrich Sachs, Michel Sauer, Laurie Simmons y Peter Wheelwright, Charles Simonds, Stephen Willats, Elizabeth Wright y Yin Xiuzhen.

charlessimonds_floatingcities_2014_begruendet_1972_b_prCharles Simonds, Floating Cities, 2014 © 2014 VG Bild-Kunst, Bonn

 

lauriesimmons_peterwheelwright_kaleidoscopehouse_2001_prLaurie Simmons & Peter Wheelwright, «Kaleidoscope House», 2001 © Simmons/Wheelwright.Photo Christian Wickler

 

yin_xiuzhen_portable_city_madrid_2012_prYin Xiuzhen, «Portable City: Madrid», 2012 © Yin Xiuzhen, courtesy Alexander Ochs Galleries Berlin/Beijing

 

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

¿ Quién necesitaba jugar al tenis de mesa en la oficina ?

Antes de lanzar cualquier hipótesis sobre cuál es el futuro inmediato de los espacios de trabajo, cabe preguntarse: ¿son las nuevas formas de organización espacial construida por la arquitectura las que propician nuevas formas, usos y funciones en un espacio?, ¿o son más bien las nuevas demandas de las empresas y negocios las que posibilitan llevar las soluciones arquitectónicas más allá de lo conocido?

Ver más
Publica

El orden de todas las cosas

La casa, parece, es el nuevo escenario de conquista. Su enemigo, el desorden. Nuestra capitana, Marie Kondo, quien, con su nuevo programa en la plataforma de entretenimiento Netflix, acapara ahora comentarios diversos.

Ver más