13 febrero, 2012

Las utopías de Buckminster Fuller

por Juan José Kochen | @kochenjj

La ciudad existe y su invisibilidad esconde los secretos de sus partidas, piensa en lo que alguna vez pudo ser y lo que podría llegar a ser, es por esto que es imprescindible dedicar estudios sobre la historia de las ideas y utopías urbanas en torno a las grandes urbes. El pensamiento utópico no sólo representa los disgustos o malestares de los habitantes en la ciudad, muchas veces representa lo que se quiere o busca tener por la misma.

Buckminster Fuller (12 de julio de 1895 – 1 de julio de 1983) decía que “un diseñador es la síntesis emergente de un artista, inventor, mecánico, economista objetivo y estratega de la evolución”. Visionario planificador, estructurista y todas las anteriores, “Bucky” dejó un legado constructivo de ciudades ideales, ‘sinergias geométricas’, geodésicas e ingenierías de la mente. “The Utopian Impulse: Buckminster Fuller and the Bay Area” es una exposición retrospectiva organizada por el San Francisco Museum of Modern Art (SFMOMA), hasta julio de este año, que muestra la invención radical creada por Fuller en esta región californiana.

Con 65 trabajos entre grabados, dibujos, planos, libros, modelos, fotografías y documentales, la exhibición —curada por la arquitecta Jennifer Dunlop Fletcher— además reúne 13 diseños patentados ante el gobierno estadounidense como “invenciones” que pertenecieron a un proyecto creado por Fuller llamado Twelve Around One. El impulso utópico y visionario del inventor estadounidense queda plasmado en las salas del museo con proyectos arquitectónicos, industriales y teóricos como 4D House (1928), Dymaxion Car (1933), The World Game Project (1965), The North Face (1976) y Oval Intention (1976).

En 1968, basándose en la experiencia de las estructuras geodésicas y en su pasión por los dirigibles, Fuller propuso megaproyectos como ciudades nube de un kilómetros de diámetro capaces de albergar a más de miles de personas. Junto con Shoji Sadao dibujó bocetos de la bahía de San Francisco y pensó ciudades tetraedronales también para la bahía de Tokio. La ciudad fue pensaba para comunicarse entre urbes por medio de futuristas trenes de alta velocidad; una noción de cambio basada en sistemas de transporte como planificadores urbanos.

En 1983, meses antes de su muerte, Buckminster Fuller recibió la Medalla Presidencial de la Libertad, el honor civil más alto entregado en Estados Unidos; con una mención que reconoció «las contribuciones como matemático, estructurista, docente y arquitecto-diseñador como puntos de referencia en sus campos de estudio”. Como se exhibe en esta exposición, la necesidad de rescatar las ciudades que se quedan en el imaginario es una condición fundamental para el diseño de las ciudades, y aunque estas ideas no se logren materializar o poner en práctica, seguirán siendo utopías en la invisibilidad de la ciudad, esperando el momento de ser reclamadas.

 

sfmoma_fuller_01_geodesicdome

Building Construction/Geodesic Dome, Twelve Around One (1981)

sfmoma_fuller_02_dymaxioncar

Motor Vehicle-Dymaxion Car, Twelve Around One (1981)

sfmoma_Fuller_03_UnderseaIsland

Undersea Island-Sumbarisle,  Twelve Around One (1981)

 

Non-Symetrical Tension-Integrity Structures, Twelve Around One (1981)

15_bfK19820267

Laminar Geodesic Dome, Twelve Around One (1981)

sfmoma_fuller_06_laminargeodesic

4D House, Twelve Around One (1981)

sfmoma_fuller_07_4d_house

Dymaxion Air-Ocean World Map (1981)

sfmoma_fuller_08_airoceanmap

Nancy Newhall, Buckminster Fuller (1948/1990)

f677dd7f30469d147a1d0fe4f5b88920

 

Fotos: Cortesía Colección SFMOMA © The Estate of R. Buckminster Fuller


ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Casa manifiesto

El primer manifiesto en México se escribió en 1921. Anuncios, carteles y publicaciones como Irradiador e Urbe consumaron la vanguardia gráfica y discursiva del primer proyecto internacional de nueva estética en México. Hacia 1923 aparece Vers une Architecture, de Le Corbusier. En México, el libro circuló a partir de 1924 y Juan O’Gorman, Juan Legarreta y Álvaro Aburto asumieron el planteamiento técnico de “la casa es una máquina para habitar.”

Ver más
Publica

El paseo de un arquitecto

En 1951, Kaspé publicó ‘El paseo de un arquitecto’ con la finalidad de “dar a conocer algunas obras arquitectónicas de la capital todavía frescas; señalar algunos de sus rasgos característicos, provocando un intercambio de ideas sobre temas actuales”. Pero, ¿por qué arquitecturas contemporáneas daríamos un paseo hoy?

Ver más