11 diciembre, 2015

Las unidades habitacionales de Schmitt y Cernan

por Alejandro Hernández Gálvez | @otrootroblog

Seis horas y 39 minutos después del alunizaje, a las 02:56:15 UTC del lunes 21 de julio de 1969 —22:56:15 EDT del domingo 20 de julio—,  Neil Armstrong puso un pie —el izquierdo— sobre la superficie de la Luna. Su bota se hundió unos cuantos centímetros y dejó marcada una huella bien definida. Fue el primer hombre en hacerlo y quizá todo mundo lo recuerda. Diecinueve minutos después Buzz Aldrin lo acompañó. Fue el segundo y lo recuerdan menos que a Armstrong y su famosa frase: un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad. El pequeño paso fue en realidad un paseo que duró dos horas y media, la más corta caminata de las misiones que han descendido en la Luna. La última la hicieron Harrison Schmitt y Eugene Cernan, tripulantes del Apolo 17. Alunizaron el 11 de diciembre de 1972. Estuvieron en la Luna tres días y caminaron por la superficie lunar en total por más de veintidós horas. El 14 de diciembre, Cernan fue el último en regresar a la nave y, por tanto, hasta ahora es el último hombre que ha pisado la Luna. Cernan y Schmitt también fueron quienes tomaron una de las imágenes de la Tierra más reproducidas desde entonces. O, más bien, alguno de los dos la tomó —en sus respectivas entradas en Wikipedia se les atribuye a cada uno, aunque oficialmente fue firmada por todos los tripulantes del Apolo 17.

w7hig1y2k6ew2arwurl6

Durante su caminata en la Luna, Cernan y Schmitt usaron un traje espacial llamado Omega, con su número de código A7LB, que era una variación del A7L —el usado por Armstrong—, y que fue fabricado por ILC Dover, una filial de Interntional Latex Corporation, compañía fundada en 1932 por Abram Nathaniel Spanel, y que en 1947 cambió su nombre por Playtex, compañía conocida por fabricar, entre otras cosas, ropa interior para mujeres —también la primera en mostrar a una mujer en brasier en un anuncio en 1977, ocho años más tarde de la caminata de Armstrong sobre la luna. Con sus 11 capas que llegan a tener casi medio centímetro de espesor, los trajes espaciales son más que eso.

Su nombre oficial es Unidad de movilidad extravehicular, se trata, pues, de una combinación de traje, vehículo y habitáculo. Se fabricaban a la medida de cada astronauta por un equipo de unas quince personas. Los materiales usados en su confección fueron mylar, neopreno, nylon, dacron, spandex y acero inoxidable para las piezas metálicas. Muchos de esos materiales terminaron usándose después en la Tierra, incluso en la construcción. Por ejemplo en el pabellón de los Estados Unidos en Osaka. En su libro Spacesuit, Fashioning Apollo, Nicholas de Monchaux escribió:

El pabellón de los Estados Unidos en la Feria Mundial de Montreal en 1967 asombró al mundo con su geometría geodésica “sinérgica,” sus exposiciones espaciales, incluyendo los paracaídas totalmente abiertos del módulo de control de reingreso a la tierra, dominando el interior. El siguiente pabellón, en Osaka en 1970, recibió menos atención. En parte debido a la diferencia de escala entre las dos estructuras. Mientras la estructura original propuesta para 1970 (de Chermayeff y Geismar con los arquitectos Davis y Brody) incluía una luna gigante inflable que rodeaba una mediateca experimental, las restricciones en el presupuesto debido a la guerra en Vietnam forzaron recortes sustanciales en el tamaño y la escala. «Habrá estructuras grandes y espléndidas en la Expo 70 de Osaka,» reportaba Architectural Record, «pero el pabellón de los Estados Unidos no será una de ellas.” El diseño resultante, ridiculizado por Peter Blake, editor de Architectural Forum como «el más grande parche para juanetes del mundo,» era la estructura inflable más grande construida hasta entonces. Fabricada deliberadamente con la misma fibra de vidrio Beta del traje espacial A7L (aunque sin el costoso recubrimiento de Teflón en cada fibra), el pabellón presentaba exposiciones de fotografía, pintura, arquitectura, arte popular y equipamiento deportivo.

osa86

De la ropa interior femenina a la unidad de movilidad extravehicular y de regreso a la Tierra, para techar la estructura inflable más grande en ese momento, el desarrollo de las fibras sintéticas que permitieron que Armstrong fuera el primer hombre en caminar sobre la Luna y Cernan y Schmitt los últimos, puede leerse como un capítulo más —el más reciente, tal vez— de la historia textil de la arquitectura y de la progresiva disolución del muro, desde aquél pesado y grueso y construido sólo de piedra hasta la relativamente delgada acumulación de 11 capas en el AL7B. Al respecto el filósofo Peter Sloterdijk escribió: “se puede hablar de la existencia de un mundo suficientemente completo cuando se cumplen las condiciones mínimas de sustento de la vida.” Y agrega: “los trajes especiales para paseos espaciales son una versión reducida de tales sistemas posibilitadores de vida.” Auténticas unidades habitacionales.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Mestizajes: de una exposición disonante

«Disonancias mexicanas» es una exposición que se presenta en el Museo Franz Mayer y que pretende, desde el diseño industrial, explorar la condición «mestiza» del mexicano etiquetándola como una «disonancia cognitiva», quedándose corta en su manera de entender tanto lo mestizo como la disonancia.

Ver más
Publica

La arquitectura [tal vez no] ha muerto

Alvaro Siza declaró que la arquitectura está agonizando. Quizá lo que se está transformando o extinguiendo es la figura del arquitecto como autor. Quizá hay que darle la vuelta al mito y el nacimiento de un habitante emancipado deba pagarse con la muerte del arquitecto-autor.

Ver más