12 febrero, 2020

La moda es el mensaje

por Carolina Haaz

La realidad supera a la ficción, es lo que dicen. En noviembre de 2019 la tienda escandinava Carlings lanzó su primera colección de vestimenta digital. Sin talla y sin género, cada pieza costaba entre 200 y 600 pesos, con una producción de 19 piezas; cada una tenía solo 12 prendas en stock. 

¿Cómo funciona? Los compradores —muchos de ellos, “influencers”— envían un retrato que más tarde será manipulado por la tienda multimarca, con un resultado altamente realista. Pero lo más sorprendente es que ningún diseño de esta mediática colección parece ser algo de otro mundo. Carlings presumió de una colección que únicamente habita el plano de lo digital y, sin embargo, el resultado son pantalones rojos de tartán, chamarras futuristas de aparente neopreno, enteritos con toques neón o un pantalón con textura de tela metálica y laterales de animal print. Es verdad que desaparecen en esta ecuación desaparecen el desperdicio físico y la quema de prendas exclusivas en una cultura que premia el sobreconsumo.

Por otro lado, una colección así tal vez sea comparable con las exposiciones de espectáculo que cada día se hacen más populares a través de redes sociales. Hablamos de productos más interesados en la proyección de un estilo de vida (supuestamente) único e individual que en la construcción de miradas sobre el mundo. Mediante recursos digitales novedosos, desde realidad aumentada hasta la virtual, el espectáculo (en el arte, como la moda) demanda una atención pasiva que, aunque lo parezca, no autoriza réplica alguna. En cambio, es posible pensar en obra, como también en una vestimenta, que despierta otras formas de interactividad. 

Ocurre con el trabajo de Ying Gao, diseñadora establecida en Montreal que ha creado prendas que reaccionan a la mirada o se transforman con el tacto de una huella digital. Y entonces sí: hay maneras de imaginar una nueva moda interactiva, tal vez aumentada, pero inteligente; una que nos obligue a acercarnos a la prenda, observar sus formas, sus dimensiones coreográficas y estéticas… dentro o fuera de la pantalla. 

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Moda popular en el Abierto

Pensar en los diferentes significados del “diseño popular” es por lo menos pertinente en México, donde la industria de la vestimenta tiene un valor de 16 mil millones de dólares anuales, entre los cuales alrededor de 9 mil 600 millones son absorbidos por el mercado ilegal.

Ver más