4 agosto, 2015

La falacia del Corredor Cultural Chapultepec

por Patricio Ruiz | @neuve

Publicado originalmente en Estudiante de Arquitectura

Los viajes de los estudiosos mexicanos a las ciudades cosmopolitas como Nueva York y Barcelona han brindado frutos: en su imaginario se encuentran impresos los sorprendentes proyectos del High Line y las Ramblas, y ahora se aprovechan estas imágenes para sustentar el discurso gentrificador a disposición de la especulación inmobiliaria y del negocio privado con la obra pública.

Western_Electric_complex_NYC_1936–Western Electric complex, en 1936

En el caso del proyecto neoyorquino, la estructura elevada ya existía como parte de una vía ferroviaria, y se le resignificó dándole un nuevo uso al brindarle un recorrido peatonal junto con una intervención paisajística en su parte elevada. Ya desde antes algunos espacios a nivel de piso se aprovechaban para ciertos servicios, y actualmente se aprovechan para uso comercial.

El ramblar catalán era en su origen un borde de ciudad resultado de la construcción de una muralla del siglo XV. Una vez demolida, el espacio fue regenerado y utilizado como nexo entre un barrio de la vieja ciudad amurallada —el Raval— y el barrio Gótico.

Barcelona_1579,_F._Valesio— Barcelona S. XVI, se aprecia la muralla entre los dos barrios.

En ninguno de los casos se construyó una superestructura para dar paso a los vehículos automotores y en ambos se privilegió el paso peatonal. En el caso de la Rambla, sí corre una línea de metro en un nivel subterráneo, al igual que en avenida Chapultepec hoy en día. Asimismo, el análogo barcelonés cuenta con quioscos en el centro, pero su atractivo económico principal son inmuebles que se encuentran a ambos lados de esta vía, no espacios comerciales que para acceder a ellos hay que subir uno o dos niveles por encima del nivel de tierra.

la-rambla-pictures-1-3— Vista actual del bulevar de la Rambla

En la imagen anterior se aprecia el esquema de distribución casi simétrico: vía peatonal al centro, hilada de árboles a los lados, vía asfaltada, vía peatonal (nuevamente), y edificaciones con frente activo (comercio en planta baja que da directamente a la calle). En este esquema, la conexión entre todos los elementos es continua: tanto visual como espacialmente existe una relación directa e ininterrumpida.

En el esquema que propone el gobierno del Distrito Federal para avenida Chapultepec observamos una discontinuidad que fragmenta el espacio: los edificios laterales no tienen una comunicación con el otro lado de la calle hasta un tercer o cuarto nivel. Pareciera que el proyecto propone ‘pararse de puntitas’ sobre unas columnas desproporcionadas (faltará ver la dimensión final) evitando intervenir el flujo de la carpeta asfáltica, a la usanza ya tradicional de la estética de los segundos pisos de Obrador y las autopistas urbanas de Ebrard y Mancera.

Considerando la proyección de sombras que harán los entrepisos (cuya dimensión también habrá que revisar para que estas permitan el paso de instalaciones y amplios claros libres) no es claro si la falta de iluminación se compensará con algún sistema ‘sustentable’ de iluminación. Y así, con interrupciones físicas y una pobre iluminación natural garantizada a nivel de piso,  la interconexión peatonal entre un lado y otro de la calle queda relegada a las esquinas.

Sobre la orientación y los requerimientos ambientales, habrá que ver si las galerías que corren de oriente a poniente no recibirán una cantidad considerable de radiación solar, lo que llevará a estos espacios a requerir sistemas de ventilación artificiales, para permitirles ser construidos con los materiales predilectos de la industria inmobiliaria: el cristal y el concreto. Queda pendiente también estudiar cómo los árboles echarán raíces sobre ese firme de concreto en un tercer nivel.

No hemos hablado de la promesa de BRT, que ha quedado pendiente en el caso del segundo piso que corre a lo largo (y encima) de la sección oriente del anillo Periférico, y del planteamiento de carriles para bicicletas que difícilmente aportan si no están interconectados entre sí, lo que hace pensar que una vez más son un recurso demagógico en vez de una verdadera intención de brindar soluciones reales de movilidad a la ciudad.

Finalmente se prometen nuevos edificios de usos mixtos. ¿Qué no hay ya edificios de usos mixtos ahí? ¿Qué pasará con los actuales pobladores de la zona? ¿Qué pasará con sus actuales viviendas? ¿Serán ellos los principales beneficiados con este proyecto? ¿Desde su ejecución? O más bien la ambición de las inmobiliarias arrasará con lo que hay ahora, desplazando a quienes habitan ahí actualmente y explotando hasta el último metro cuadrado para venderlo como obra nueva a la clase media alta.

Cabe mencionar que es posible desarrollar una calle completa en esa sección, pero no tiene mucho caso hacerla de un kilómetro de longitud. Igualmente, se puede implementar una estrategia de reciclaje urbano y generar un paseo cultural y comercial sin necesidad de segundos pisos para peatones. De la misma manera, es más que viable fomentar la integración social y el desarrollo económico a través de la regeneración del espacio público con áreas verdes y espacios de convivencia (ver el resultado del Big Dig en la ciudad de Boston) sin necesidad de hincar una sola columna.

Habría entonces que reconsiderar si es deseable (y para quién) elevar este proyecto dos o tres niveles, o si lo que la ciudad necesitaría más bien sería empezar a erradicar espacios para automotores, reivindicando el espacio para el peatón y logrando más ganancia para la ciudad en términos de vida y espacio públicos, con muchísimo menos presupuesto invertido en columnas de concreto que hacen alarde a una ciudad de vanguardia construida a nivel del cielo, corriendo el riesgo de que los verdaderos beneficios sean inalcanzables para quienes viven en ese espacio.

—-

Nota aclaratoria de Arquine: Este artículo apareció acompañado de una imagen del proyecto de FRENTE Arquitectura y RVDG arquitectura + urbanismo para la misma zona de avenida Chapultepec, publicado en Archdaily el pasado 27 de Julio. El texto hace también referencia a lo anunciado en Excelsior TV (Presentan proyecto de Chapultepec / Comunidad | 1 de agosto de 2015). ProCDMX nos pide aclarar que esa información no corresponde al proyecto seleccionado y que hará la presentación oficial del proyecto el 18 de agosto, explicando además que «será favorecido con las aportaciones resultantes del proceso de colaboración ciudadana al que será sometido a partir de esa fecha.»

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Una propuesta honesta para el Corredor Cultural Chapultepec

El viernes se realizó una presentación privada del proyecto denominado ‘Corredor Cultural Chapultepec-Zona Rosa’. El Doctor Simón Levy enumeró una serie de estrategias para el desarrollo urbano que se reflejan en las Zonas de Desarrollo Económico y Social (ZODES) y en la declaratoria de necesidad emitida por el Gobierno del Distrito Federal desde abril de 2014, y, finalmente, el objetivo de generar espacio público y la intención de “crear un ecosistema que empiece a beneficiar a la Zona Rosa”

Ver más