28 noviembre, 2015

La epidermis de la ciudad | Conversación con Dominique Perrault

por Miquel Adrià | @miqadria

El arquitecto francés Dominique Perrault fue laureado con el Praemium Imperiale 2015 en Japón, uno de los premios más prestigiosos que puede recibir un arquitecto. Gradudado por la École des Beaux-Arts en 1978 y por la École nationale des Ponts et Chaussées in 1979, Perrault saltó a la fama internacional al ganar y diseñar la Biblioteca Nacional de Francia en París en 1989, un proyecto que se caracteriza por la disposición de cuatro torres de 79 metros de altura en sus esquinas y la introducción de un bosque enterrado en su patio interior. Una estrategia, la de excavar, que Perrault ha repetido en otros proyectos como el Velódromo y Piscina Olímpica (Berlín), la Universidad Ewha Womans (Seúl) o la Plaza Garibaldi (Nápoles) -publicada en la Revista Arquine No.71. Trabajos donde se combina la pequeña escala con la urbana, enfrentando distintos desafíos técnicos, empelando materiales nuevos y trabajando intensamente sobre la envolvente del edificio.

Dominique Perrault formó, además, parte de MEXTRÓPOLI 2015, ofreciendo una entrevista a Miquel Adrià que reproducimos a continuación.

Captura de pantalla 2015-09-10 a las 11.39.22

Miquel Adrià: La arquitectura se empieza a ocupar de problemas que había dejado de lado, como las estaciones de tren, de metro, de intercambio entre distintos sistemas de transporte, algo que antes se pensaba era un problema de ingenieros. Tú tienes un par de proyectos recientes donde trabajas la infraestructura. ¿Cuáles son tus ideas al respecto?

Dominique Perrault: Los dos proyectos, Nápoles y Villejuif, en París, tienen en común que son proyectos que no sólo interesan a los ingenieros o interesan a los arquitectos y a los políticos, sino que interesan a todo mundo, En ambos casos la pregunta es cómo podemos hacer que las estaciones de metro vivan como proyectos urbanos: como un centro comercial, como una calle, como una plaza, como un lugar de encuentro. Es una idea que va más allá de la ingeniería, de la arquitectura y de la política: es una idea humanista. De estos lugares comúnmente tenemos una idea negativa: están enterrados, su relación con la tierra es de negación, en general iluminados artificialmente, con un olor particular; son lugares de dolor: normalmente al tomar el metro no encontramos gente sonriendo. La idea entonces es transformarlos en espacios urbanos: lugares de vida: con luz y ventilación naturales, con usos en todos los niveles, que los lugares de intercambio sean lugares como una plaza pública incluso a 50 metros bajo tierra. Hay que ir más allá del puritanismo del movimiento moderno que pensaba que el progreso se encontraba por encima del suelo —es casi un tema psicoanalítico— en las superestructuras. Pienso que nos hace falta hoy una teoría de la infraestructura como superestructura. Esto es, que la infraestructura no sea ni más ni menos sino la prolongación de la superestructura. Y eso cambia todo: no hay esa sensación de descendimiento al descender por pendientes ligeras o por escaleras amplias. No nos damos cuenta de que estamos en el subsuelo porque hay iluminación natural. Del mismo modo nos desplazamos de manera fácil. Así que usamos un espesor muy confortable, eficaz, resiliente. Finalmente nuestras ciudades ganarían tres o cuatro niveles más pero no hacia arriba sino hacia abajo. Y por tanto, funciones que antes estaban en la superestructura ocupan las infraestructuras, que vamos a habitar, no porque habitemos el subsuelo, sino porque habitamos la epidermis de la ciudad como un lugar de vida contemporáneo. Esa será la identidad de la metrópoli del futuro.

MA: Cuando hablas del espacio de la infraestructura como una extensión de la ciudad, ¿lo concibes como una forma de densificar la ciudad y, por tanto, la podemos entender como otro tipo de centralidad, como nuevos polos de desarrollo de la misma?

DP: De densificación sí: si hacemos la cuenta de metros cuadrados podemos hablar de densificación. Pero yo hablaría más bien de intensificación. Esas estaciones son puntos de un sistema y el conjunto del sistema es tan importante como esos puntos que son donde éste se abre y se conecta con otros sistemas de la ciudad: bibliotecas, hospitales, guarderías y otros edificios que se encuentran al rededor de las estaciones. Es un sistema similar al del siglo XIX: un tejido, sólo que este tejido es una nueva capa que funciona con el tejido existente y le otorga cierto espesor y, por lo mismo, cierta intensidad.

MA: Eso también se puede entender con otro de tus proyectos: cuando hiciste la Gran Biblioteca, hace veinte años, era el primer proyecto nuevo en esa zona. Hoy el barrio ha cambiado radicalmente, la biblioteca sirvió para detonar todo eso.

DP: Exactamente. El 30 de marzo se celebraron los 20 años de la Biblioteca y hoy la idea que propuse entonces y que parecía absurda: crear un vacío a la mitad de una zona industrial —200 mil metros cuadrados enterrados alrededor de un jardín— le permitió al barrio desarrollarse y adquirir la intensidad y la diversidad. Hoy la biblioteca aparece como el acto fundador de ese nuevo barrio aun cuando en apariencia es un vacío: ausencia de arquitectura.

Captura de pantalla 2015-09-10 a las 11.40.57© Daici Ano /Dominique Perrault Architecture / Adagp

Captura de pantalla 2015-09-10 a las 11.40.45© The Japan Art Association /Sankei Shimbun | © Georges Fessy / Dominique Perrault Architecture / Adagp  Captura de pantalla 2015-09-10 a las 11.40.33© Georges Fessy / Dominique Perrault Architecture / Adagp | © The Japan Art Association /Sankei Shimbun

Captura de pantalla 2015-09-10 a las 11.41.15© Georges Fessy / Dominique Perrault Architecture / Adagp Captura de pantalla 2015-09-10 a las 11.41.27© Vincent Boutin / Dominique Perrault Architecture / Adagp | © Georges Fessy / Dominique Perrault Architecture / Adagp

Captura de pantalla 2015-09-10 a las 11.40.22© Georges Fessy / Dominique Perrault Architecture / Adagp Captura de pantalla 2015-09-10 a las 11.41.39© Gaëlle Lauriot-Prévost / Dominique Perrault Architecture / Adagp | © Ewha Womans Universit

Captura de pantalla 2015-09-10 a las 11.41.49© Dominique Perrault Architecture / Adagp Captura de pantalla 2015-09-10 a las 11.41.59© Gaëlle Lauriot-Prévost / Dominique Perrault Architecture / Adagp | © Georges Fessy / Dominique Perrault Architecture / Adagp | © Miguel de Guzman / Dominique Perrault Architecture / Adagp

Captura de pantalla 2015-09-10 a las 11.42.17© Georges Fessy / Dominique Perrault Architecture / Adagp

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Dibujar arquitectura

“El dibujo es la primera construcción de la arquitectura. El arquitecto cuando dibuja ya está construyendo su arquitectura.” Con estas frases Rafael Moneo y Juan Antonio Cortés, justificaban en la introducción de una modesta publicación universitaria de 1976, el valor del dibujo arquitectónico y sus significados.

Ver más
Publica

Hoy inaugura la James–Simon–Galerie de David Chipperfield

La galería James Simon sirve como un nuevo edificio de entrada para la Isla de los Museos. Extiende las columnatas que envuelven la Altes Nationalgalerie y el Neues Museum formando un nuevo patio hacia el oeste. Un alto zócalo, coronado por una serie de pilares esbeltos, se eleva desde el Canal Kupfergraben.

Ver más