5 agosto, 2015

La ciudad y la arquitectura

por Mónica Arzoz | @marzozcanalizo

Diariamente recorremos la ciudad, sus espacios y sus vacíos. Trabajamos, vivimos, construimos y reconstruimos su realidad a partir de nuestras percepciones, experiencia y dinámicas cotidianas. Las ciudades o centros urbanos se caracterizan por la densidad, y esta densidad esta directamente soportada por su arquitectura. La arquitectura como disciplina atiende las necesidades de la ciudad, es responsable de su forma y establece su estructura de funcionamiento. Es decir, en una ciudad, sus dinámicas y patrones están condicionados por muchos parámetros, gran parte de los cuales, giran en torno a la arquitectura y a las relaciones, flujos y redes que surgen a partir de los vacíos y llenos que crea.

Aldo Rossi, en su obra La arquitectura de la Ciudad plantea que la ciudad, más que ser un problema de organización de arquitecturas, es un todo que se construye por si misma y permanece mas allá de sus funciones y de sus estructuras. Lo primero que percibimos de una ciudad es su realidad física y la actividad urbana a través de las relaciones que se producen entre sus habitantes. Esta primera visión está principalmente apoyada en la percepción paisajística y sensorial que son capaces de provocar tanto los vacíos o espacios públicos de una ciudad como sus llenos o arquitecturas que la conforman.

La multiplicidad de posibilidades, miradas y espacialidades que una ciudad puede tener son infinitas, se les puede leer, vivir e interiorizar desde diferentes dimensiones o perspectivas. El ser humano modela y responde a su entorno creando su propia imagen de ciudad.

12166292963_24a0a8d7fd_o

Cada individuo procesa, configura y expresa una imagen de ciudad distinta según su diálogo con la realidad, y la imagen colectiva existente. Las ciudades son los escenarios sobre los cuales se desarrolla la vida de sus habitantes, una realidad mágica donde nos desenvolvemos individual y colectivamente como sociedad y disfrutamos de las emociones y sensaciones que producen las acciones que en sus espacios se desarrollan. Los seres humanos transforman su entorno definiendo su propio horizonte, construyendo lugares y objetos que hacen posibles las diversas actividades humanas que le otorgan sentido a la vida.

La ciudad y su arquitectura son un tejido en donde se integran historia, memoria e imaginación. La traza urbana y los edificios desplantados sobre ella son una expresión y un reflejo construido de innumerables tradiciones y prácticas sociales que, a un tiempo mismo, producen identidades y cultura. La forma de la ciudad es la de un momento, la de un tiempo determinado en la historia, que se materializa en su traza urbana, sus formas y sus vacíos.

12166293053_725f144550_o

No se puede pensar en ciudad sin pensar en su arquitectura. Pensar en ciudad es pensar en sus construcciones existentes, en las formas dentro de la traza urbana que hacen de cada una de las partes que conforman a una ciudad como única e irrepetible. El conjunto urbano depende de la posición, del número y de las características de cada una de sus partes. Cada obra arquitectónica –o vacío creado por ésta– ocupa un punto clave, un lugar dentro del ecosistema de la ciudad, sus mecanismos y conexiones que la mantienen viva. Cada edificación al interior de una ciudad modifica el contexto y la percepción del mismo. La continua simbiosis entre los llenos y vacíos que habitan una ciudad, definen no solamente su forma, sino también la manera en que una ciudad se vive y se percibe.

La arquitectura es la interpretación de la ciudad, el reflejo de la realidad. Es tomar el mundo, transformarlo en la imaginación y traerlo a la realidad en una forma arquitectónica. La arquitectura, como traductora de la realidad y creadora de espacio, es una disciplina que necesita de la realidad individual y colectiva del contexto para existir. La ciudad comunica y la arquitectura la lee, la interpreta y la representa. La ciudad y los espacios creados por la arquitectura son una realidad relacional, que surge de la naturaleza asociativa del ser humano. Cada espacio esta condicionado por la perspectiva, la manera de habitar, comunicarse y expresarse del individuo inmerso en él. La arquitectura funge como la herramienta facilitadora entre el ser humano y su realidad.

La historia de la ciudad es también la historia de la arquitectura y, sin embargo, la historia de la arquitectura es sólo un punto a considerar dentro de la ciudad.

12166712136_3cac3c0d93_o

Fotografías © Pedro Hernández

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Empezar de cero. Los metabolistas japoneses

Una planeación urbana sistemática, que responde de manera flexible a las circunstancias debería dominar, o al menos ser parte clave en la agenda urbana global actual. Fomentar movimientos intelectuales que busquen respuesta a las problemáticas urbanas actuales y que empiecen desde cero disminuiría el desarrollo de suburbios desconectados de los centros urbanos, de infraestructura vial ineficaz y de la segregación socio-económica y espacial hoy presente en la gran mayoría de las ciudades.

Ver más
Publica

¿Existe el límite de la ciudad contemporánea?

Algunas ciudades se expanden casi imperceptiblemente a diario, zonas que no han sido previstas para habitar son ocupadas, divididas, lotificadas y subdivididas. No existen límites para la expansión urbana, los centros urbanos se han convertido en conjuntos fragmentados de usos de suelo. Día a día, el espacio urbano en el que habitamos crece y se fragmenta mientras nuevas infraestructuras y tecnologías conectan sus partes.

Ver más