2 marzo, 2019

Kevin Roche (1922-2019)

por Arquine | @arquine

Cuando en una entrevista en 1970 le preguntaron a Kevin Roche si se pensaba como artista respondió: “Creo que ese tipo de descripción no tiene sentido. Acepto el término ‘artista’ en un sentido muy limitado. Si lo usa en el sentido general de creatividad, de acuerdo. Pero si lo usa en el sentido de tomar decisiones que dependen esencialmente del aspecto visual de un problema o en el sentido de hacer de la arquitectura algo que depende sólo de conceptos estilísticos, no quiero tener nada que ver con eso.”

Kevin Roche nació en Dublín, Irlanda, en 1922. Estudió en la Universidad Nacional de Dublin donde se recibió como arquitecto en 1945. Tres años después estaba estudiando en el Illinois Institute of Technology, en Chicago, bajo la dirección de Mies van der Rohe. Sólo estuvo ahí un año. En 1951 entró a la oficina de Eliel y Eero Saarinen, donde llegó a ser asociado a cargo de diseño desde 1954. En otra entrevista aparecida la revista Perspecta en el 2008 dijo: “Tuve un breve encuentro con Mies en el que aprendí que hay una manera correcta de hacer las cosas y otra equivocada, y la manera equivocada era cualquiera distinta a la suya. Pero Eero no tenía una manera correcta y otra equivocada. Se acercaba a sus proyectos casi como si de una investigación se tratara.”

A la muerte de Eero Saarinen en 1961, a los 51 años, Roche y John Dinkeloo se hicieron cargo de terminar proyectos como el Gran Arco en St Louis, Missouri, o la terminal de TWA en Nueva York. En 1966, Roche y Dinkeloo abrieron su propia oficina. Uno de sus primeros proyectos fue el Museo de Oakland, California (OMCA), proyecto que habían ganado en 1961 en un concurso en el que también participaron Marcel Breuer, Walter Gropius, Philip Johnson y Minoru Yamasaki y que se inauguró en 1969. El OMCA fue incluido como edificio, sin aun ser ocupado, en la exposición Architecture of Museums, que se presentó en el MoMA de Nueva York de septiembre de 1968 a noviembre del 69. Ada Louis Huxtable escribió: “en términos de de diseño y medio ambiente (environment), el Museo de Oakland puede ser una de las estructuras más revolucionarias del mundo.” En el número de abril de 1970 de Architectural Record, Mildred F. Schmerz escribía que la ciudad de Oakland presumía “un museo regional que en gran parte había sido construido bajo tierra” y que “parece ser más un parque en terrazas que un edificio.”

La oficina de Roche y Dinkeloo proyectó más de doscientos edificios, entre ellos el de la Fundación Ford, en Nueva York, donde pusieron a prueba otra de las soluciones que serían reconocibles en su arquitectura: un gran atrio de doce niveles de altura. John Dinkeloo murió en 1981. Al año siguiente, Kevin Roche fue el ganador del premio Pritzker de Arquitectura. En la entrevista publicada en Perspecta en el 2008, Roche también dijo: “Hubo una época en la que el arquitecto tenía una posición en la sociedad y la cultura, cuando la gente reconocía que el arquitecto tenía el derecho a tomar decisiones y que se podía confiar en él para producir obras de arte con significado. Hoy, como arquitecto, eres presionado —y mucho— por el cliente, como si fueras sólo un dibujante y no tuvieras realmente ninguna habilidad particular. Esto también ha sido resultado de la comercialización de los edificios, que se construyen sólo para obtener ganancias. Cuando se construye sólo por las ganancias, la persona a cargo del negocio lleva la voz cantante.”

Y en otra entrevista también aparecida en Perspecta pero en 1982, Roche explicaba: “Los arquitectos debemos limpiar nuestra mente y pensar en lo que se supone que debemos hacer, en cuál es nuestra responsabilidad con la sociedad y en qué nivel podemos desempeñarnos.” Más adelante agregó: “Parte de nuestro problema como arquitectos es nuestra educación, porque tiene que ver con una serie de cosas ninguna de las cuales tiene que ver con la gente. Tiene que ver con ingeniería, que es una abstracción, con planificación, que es una abstracción, con teorías del diseño, que son abstracciones, y con la historia en términos de esas abstracciones, pero raramente tiene que ver con la persona que recibe nuestros servicios. No estamos entrenados a considerar a la gente; simplemente no es parte de nuestra programación. La función, como se interpreta por los arquitectos modernos, tiene muy poco que ver con el uso de la gente, a pesar de lo que se diga en sentido contrario. Todo lo que llamamos arquitectura hoy y todo lo que estudiamos en nuestras lecciones de historia no fue construido realmente para la gente como estamos hablando, sino para emperadores o faraones o reyes o papas, para una clase especial.”

Kevin Roche murió el primero de marzo del 2019.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Internado Bella Vista

El Internado para la Escuela de Agricultura en Bella Vista, Bolivia constituye la segunda fase en el Campus de Agronomía del Centro de Formación para jóvenes procedentes de familias muy pobres.

Ver más
Publica

Parque Hídrico La Quebradora

La Ciudad de México necesita implementar un sistema hídrico, descentralizado, alterno y sustentable que considere el contexto natural y la forma de la ciudad como parte fundamental de su estructura. El Parque Hídrico Quebradora se concibe como un proyecto piloto que busca aportar a la solución de este problema. 

Ver más