6 junio, 2018

El paradigma de lo posible. Junya Ishigami en la Fondation Cartier

por Bernardo Gómez-Pimienta

 

Vista de la exposición Freeing Architecture. Foundation Cartier pour l’Art Contemporain. París 2018. © Junya Ishigami. Fotografía: Luc Boegl

 
El arquitecto Junya Ishigami exhibe Freeing Architecture en la Fondation Cartier pour l’Art Contemporain en París entre el 30 de marzo y el 10 de junio de 2018.

Junya Ishigami nació en 1974 en la prefectura de Kanagawa, Japón. Pertenece a una nueva generación de arquitectos japoneses siguiendo los pasos de Toyo Ito y de Kazuyo Sejima. Trabajó en SANNA y, en 2004, fundó su despacho Junya.Ishigami+Associates. Sus proyectos parecen liberarse de las reglas de la construcción y sus obras son rápidamente reconocidas. En 2010 recibió el León de Oro de la Bienal de Arquitectura de Venecia.

Vista de la exposición Freeing Architecture. Foundation Cartier pour l’Art Contemporain. París 2018. © Junya Ishigami. Fotografía: Luc Boegly

 

En esta exposición presentan 19 proyectos en Asia y Europa, a través de 30 maquetas, dibujos y películas, mostrando su manera de entender el programa, la forma, la escala y el contexto.

El contexto es fundamental y definitorio para cada proyecto. Esto no quiere decir que se responda al contexto como pieza congelada, sino que se puede modificar y transformar, como en el caso de crear un nuevo lago artificial con un camino de un kilometro de longitud al centro o de plantar 300 arboles para formar un nuevo bosque.

La exposición, en la que trabajó durante un año, fue pensada para el contexto del edificio de Jean Nouvel que, gracias a la ausencia de muros, permite verla completa desde un solo punto o en un recorrido ondulante. Cada proyecto tiene su lógica propia, donde no se sigue una línea preconcebida, y lo mismo sucede con las maquetas: desde trabajadas de manera muy sensible y delicada en papel —llegando incluso a hacer la vegetación en el mismo material y que se mueve con la brisa del movimiento de los visitantes— a maquetas coladas en sitio en concreto o una maqueta de 4.5 metros de altura a escala 1:10 de la capilla del valle en Shandong, China.

Vista de la exposición Freeing Architecture. Foundation Cartier pour l’Art Contemporain. París 2018. © Junya Ishigami. Fotografía: Luc Boegly

 

La plaza multiusos y el Taller Kait, ambos proyectos para el Kanagawa Institute of Technology, muestran dos caminos empleados por Ishigami con dos lógicas llevadas al límite. En la plaza multiusos, el japonés cubre un espacio de más 100 metros de largo por 50 metros de ancho con una cubierta de placa de acero de 12 milímetros de espesor sin ninguna columna intermedia, ni trabes o elementos que sugirieran o recuerden estructura alguna. Ishigami logra crear un espacio interior infinito, donde el horizonte se forma por la unión del piso de grava con la leve curvatura del techo de metal. En el taller Kait, una cubierta muy ligera —una retícula de viguetas I— está soportada por 300 columnas muy esbeltas, que, con la lógica de un bosque de columnas, contienen y delimitan zonas de trabajo sin ningún muro divisorio, permitiendo un recorrido fluido.


Vista de la exposición Freeing Architecture. Foundation Cartier pour l’Art Contemporain. París 2018. © Junya Ishigami. Fotografía: Luc Boegly

 

Para la casa y restaurante en Yamaguchi, destinada a un chef que quería reunir en un solo espacio su vivienda y su lugar de trabajo, excava el terreno, evocando una cava de vinos, y lo emplea como molde para colar una cueva que, gracias a algunas aberturas, es una cueva soleada.

Como dice Ishigami, la arquitectura para la sociedad en la que vivimos, con valores más diversos que nunca, no debe seguir tipologías preconcebidas de otras épocas; debe liberarse y encontrar modelos que sirvan ahora, para nuestras nuevas necesidades. En definitiva, deben anticipar un futuro donde se materializaran el nuevo papel y las nuevas condiciones para la arquitectura nunca antes imaginadas.

Sus obras se sitúan en un difícil punto de equilibrio entre sencillez y tecnología, son testigos de un proceso de reinvención constante, con un punto de vista estético y social y, de alguna manera, resolviendo temáticas en el limite de lo estético y lo estático.

Vista de la exposición Freeing Architecture. Foundation Cartier pour l’Art Contemporain. París 2018. © Junya Ishigami. Fotografía: Luc Boegly

 

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

El primer museo contemporáneo cumple 40 años

El Centre Pompidou cumple 40 años. Resultado de un concurso internacional, el proyecto de Renzo Piano, Richard Rogers, Su Rogers, Gianfranco Franchini y John Young, de Ove Arup, fue seleccionado entre 681 proyectos provenientes de 46 países. El edificio transformó la manera de pensar y emplear los museos y todos los que se han diseñado en los últimos años le deben mucho a su irreverencia y a su libertad para mostrar obras.

Ver más