5 enero, 2021

José Pliego Martínez (1940–2021)

por Mario Schjetnan

Recibimos la triste noticia de nuestros colegas del capítulo Jalisco de la Academia Nacional de Arquitectura del fallecimiento del arquitecto José “Pepe” Pliego, acaecido en Guadalajara, Jalisco, el pasado 2 de Enero de 2021.

Conocí a Pepe Pliego en la Ciudad de Guadalajara en 1972, con motivo de un seminario sobre urbanismo y vivienda que organizamos en los inicios del INFONAVIT. A partir de entonces tuve una excelente relación profesional, familiar y de amistad con Pepe y toda una generación de brillantes arquitectos jaliscienses tales como Salvador de Alba, Alejandro Zohn, Fernando Gonzalez Gortazar y otros más que inmediatamente se incorporaron a diseñar en forma externa como arquitectos y urbanistas en proyectos del INFONAVIT en Guadalajara y en la región Occidente del país.Es importante destacar que Pepe Pliego fue un excelente diseñador urbano y un urbanista culto y apasionado. Siguió fiel a una gran carrera, habiendo realizado planes maestros, conjuntos habitacionales y desarrollos turísticos en México y el extranjero. Entre ellos están la coordinación del proyecto de La Plaza Tapatía en el centro urbano de Guadalajara.

Entre los desarrollos turísticos están el plan maestro de Marina Vallarta, en Puerto Vallarta; el plan maestro de Punta Mita, Nayarit; o el plan maestro preliminar de Puerto Cancun, Quintana Roo. Realizó planes urbanos de muy diversas escalas: desde planes parciales a metropolitanos, como los realizados en Manzanillo, Leon o Santo Domingo, República Dominicana o el de la conurbación de Bahia de Banderas. Entre sus proyectos más importantes de diseño urbano en el sector privado se encuentran Bosques de Santa Fe, en Cuajimalpa (asociado con Diego Villaseñor) o la Villa Panamericana, en Guadalajara.

Sin embargo, a través de una larga serie de intervenciones a través de muchos años, el mejor legado del arquitecto Pliego es con su ciudad natal. Si en general Guadalajara es una de las ciudades mejor planificadas en Mexico se debe a profesionales poco reconocidos como él y muchos que han creido en la planificación, en prever e idear hacia el futuro de urbe y sociedad, en involucrarse seriamente, obstinadamente, en esa disciplina difícil y mal entendida entre nuestras autoridades en México.

Pliego también dedicó mucho años a la enseñanza académica en universidades como la de Guadalajara o el ITESO, donde impartió clases y talleres de urbanismo y diseño urbano. Fue un maestro querido y respetado. Fue un amigo cabal y un caballero. Y cito aquí una carta que recibí de Fernando Gonzalez Gortázar que dice: “Pepe tenia una calidad humana casi insuperable; su amistad no tenía fisuras y fue un profesional sabio y lleno de entrega: lo vamos a extrañar.”

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./