4 octubre, 2015

Jorge Agostoni. Parteaguas de la museografía mexicana

por Marco Barrera-Bassols

MAX_2

Arquitecto, restaurador, museólogo, museógrafo y maestro.

Para Iker Larrauri Jorge fue, en su momento, el mejor diseñador de museos del mundo. Teresa Márquez describe así sus destrezas: “su capacidad para estructurar espacios, ensartar ideas, conceptos y múltiples riquezas terrenales y humanas, le permitía trazar, de forma envidiable, microcosmos armónicos y sorprendentes para cada tema que tratase; el resultado eran sinfonías de una gran armonía”. Efectivamente, algunas de sus obras han pasado la prueba del tiempo y con 20 o 30 años siguen siendo de una gran frescura y elegancia. A la pregunta de qué hace a un museógrafo ser de la talla de Agostoni, Larrauri responde que se trataba de un hombre inmensamente culto.

Habiendo estudiado en México y en Italia, sus referentes mas claros provenían de figuras como la de Carlos Scarpa, en particular por su obra en el museo del Castellvechio –o los proyectos museográficos de Charles y Ray Eames– y del pensamiento de la museología etnográfica en voz de Mario Alberto Cirese, quien planteaba que la museografía es un metalenguaje que sirve para evidenciar lo que los objetos por sí mismos no son capaces de mostrar: las relaciones humanas o las que establece el hombre como parte de la naturaleza o las existentes en el Universo o en la naturaleza misma.

MAX

El manejo claro y preciso del espacio y la narrativa que lograba en los discursos museográficos sólo eran posibles por su labor de director de orquesta y, al respecto, Víctor Márquez afirma: “Jorge sabía obtener lo mejor de todos con quienes colaboraba” y a quienes les daba en todo momento el crédito debido. La lista de colaboradores es enorme.

Para Jorge Agostoni no había imposibles. Con elegancia, buen gusto, dedicación y profesionalismo, no sólo fue uno de los pilares de la museografía mexicana, sino que su trabajo lo llevó a dejar huella en el camino de su profesionalización y tuvo la oportunidad de diseñar a nivel internacional y de lograr, por primera vez, una Medalla de Plata y menciones de honor en las IV, VII y VIII y XIX bienales de arquitectura mexicana por los museos de las Culturas del Norte, en Paquimé, Chihuahua (96) –proyecto que recibió el “Gran Premio” por la arquitectura de Mario Schjetnan y José Luis Pérez, pero también por su museografía que por su diseño no permite distinguir dónde comienza uno y dónde termina el otro; el de Historia Mexicana (96) cuyo edificio diseñaron Augusto Álvarez y Oscar Bulnes, el de la Cultura Maya (96) -adaptación arquitectónica del despacho Nuño, Mac Gregor y de Buen-, así como otra Medalla de Plata por el Museo del Telégrafo (02) y, la última mención por el Museo de Arte Popular (06): la adaptación arquitectónica de la vieja estación de bomberos estuvo a cargo de Teodoro González de León.

Alessandro_Bo_MNR_La BolaFotografía: Alessandro Bo

Finalmente tuve la oportunidad de compartir con él la mención de honor en la XII bienal de arquitectura mexicana por el Museo Nacional de la Revolución (12). Iker y Jorge obtuvieron el premio “Museo Europeo del Año” (95) por el Museo Olímpico de Lausana, Suiza, cuya arquitectura es de Pedro Ramírez Vázquez. Vale mencionar los premios Miguel Covarrubias otorgados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH, CNCA) por el Museo de Historia Mexicana (96) y por el Museo Nacional de Arte (01). Asociados con Ramírez Vázquez fueron acreedores del segundo lugar en el concurso del Gran Louvre y fueron consultores de la UNESCO para la planeación de varios museos en Egipto, culminando con el diseño de las exposiciones permanentes del Museo de Nubia en Aswam (premio Aga Khan de Arquitectura, 01); pero también diseñaron las exhibiciones del Museo de Kuwait, desaparecido tras la guerra.

MAX_3

Tradición recuperada

Teniendo a Miguel Covarrubias y a Fernando Gamboa como antecedentes de la museografía mexicana, Jorge perteneció a una generación que abarca desde Iker Larrauri y Mario Vázquez, hasta Constantino Lameiras, entre muchos otros que conformaron una pléyade de museólogos y museógrafos. Pero de todos ellos, Iker y él fueron quizás quienes profesionalizaron el oficio. Ellos fundan en 1973, junto con otros colegas, Museográfica, S.C., primera en su género en México y uno de los primeros despachos dedicados por entero a la planeación, diseño e instalación de museos y exposiciones en el Mundo; en los últimos años fui su socio hasta que decidí aceptar el cargo de Coordinador Nacional de Museos del INAH en 2013 y, a decir de sus hijos, estos seguirán con la tradición.

Mucho antes, en 1963, Jorge trabajó dándole vida al Museo Nacional de las Culturas en Moneda 13, mientras Iker colaboró en la planeación del Museo Nacional de Antropología en el que Agostoni también colaboraría al diseñar una de sus salas etnográficas. La tradición de esas generaciones de hacer confluir a artistas plásticos –pintores, escultores y escenógrafos-, con artesanos y técnicos maquetistas de la talla de la maestra Carmen Antúnez, del maestro Pedro Dávalos Cotonieto o del maestro Mario Cirett, con arquitectos se tradujo, más adelante, en la invitación a músicos y cineastas, a expertos en medios electrónicos y sistemas computarizados que posibilitaron integrar equipos y aparatos interactivos provenientes de los museos de ciencia en otros ámbitos temáticos, lo que fue un gran acierto, como lo evidencian los museos de Historia Mexicana en Monterrey y el Museo de la Cultura Maya en Chetumal, Quintana Roo.

La Bola_2_AlessandroBo Fotografía: Alessandro Bo

Quizás la obra mayor de Jorge Agostoni e Iker Larrauri, trabajando como equipo en México, sea el Museo de Antropología de Xalapa, para el cual elaboraron desde el programa museológico, el programa arquitectónico y el guión museográfico, hasta el diseño de sus exposiciones permanentes.

Jorge e Iker se volvieron un dúo de extraordinaria versatilidad: igual diseñaron exposiciones de ciencia, de arte, de antropología, de historia natural o de etnografía que de deportes o de cultura popular y de música.

Las exposiciones El Maíz, fundamento de la cultura popular mexicana, La vida en un lance, los pescadores de México y Obreros somos, previa colaboración en la planeación del Museo Nacional de Culturas Populares a principios de los años 80, marcaron un hito en la reflexión que el grupo de antropólogos encabezados por Guillermo Bonfil Batalla generó al imaginar el primer museo mexicano sin colecciones.

Jorge Agostoni dejó de estar con nosotros el pasado 11 de septiembre de 2015.

MuseoNacionaldelaRevolucio_nJorge Agostoni con Mara Vázquez, César Martínez y Marco Barrera-Bassols.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./