28 marzo, 2013

INTERIORES

por Gonzalo Mendoza | @gonmndza

Visto en retrospectiva, durante todo un siglo es posible identificar cambios y similitudes que surgen y se analizan desde adentro. Ese es el objetivo de la exposición “INTERIORES: 100 años de arquitectura de interiores en Portugal”, que se exhibe hasta el próximo 28 de Abril en el Museo del Diseño y la Moda (MUDE) de Lisboa, Portugal. La muestra, curada por Pedro Gadanho, busca re-conocer la evolución que ha tenido el diseño portugués entre los años 1900 y 1999. Gadanho –arquitecto luso y curador del MoMA de Nueva York– ha organizado la exposición en diez cápsulas que hablan de una década en específico, en las que  se exhiben espacios diseñados por Fernando Távora, Manuel Graça Dias, Conceiçao Silva, Raúl Lino y Álvaro Siza, entre otros. Mediante estos pequeños espacios y junto con objetos de diseño industrial independientes, fotografías y representaciones tridimensionales, es como se configuran los diez núcleos de tiempo, los cuales son contextualizados a los referentes socioculturales, según la década estudiada, articulando así un siglo de diseño portugués.

Núcleo a núcleo, la exhibición narra historias que dejan ver todo aquello que influyó en el diseño del siglo 20, desde sus inicios con los trabajos de José Marques da Silva y hasta sus últimos años con las claras premisas de Álvaro Siza. Sin duda esto es lo más destacable de la muestra, la oportunidad que brinda, a propios y extraños, de conocer  aquellos productos creados durante el siglo pasado, que configuran los lineamientos de lo que hoy conocemos como un diseño lusitano contemporáneo. Esta es una iniciativa que de primer acercamiento no vendría mal aplicarla en México o en América Latina, para que más allá de generar diferencias y provocar comparaciones, se produzca una cadena que permita, eslabón a eslabón, entender el porqué de lo que se está haciendo actualmente.

Dentro de la sobriedad generada por la propia sala, se otorgó lugar y aire a los pequeños escenarios creados en cada uno de los módulos, para que precisamente esos INTERIORES dentro del ‘interior’ fueran quienes se ganaran los aplausos; escenarios armados con el afán de reflejar cómo habían sido esos espacios, sin embargo es importante tener cuidado en la forma en que son vistos, ya que a pesar del elemental diseño de la museografía, esos ‘espacios’ que se exhiben no dejan de ser ‘falsos espacios’ desligados de su contexto real, se convierten pues, en escenografías, en pequeñas piezas de exhibición, que lo único que permiten es ser vistas, algo que no me convence del todo, pues la arquitectura es vivencial en su tiempo, más allá de serlo al interior de un museo. En está ocasión se desmenuza un siglo –que muestra de manera clara y continua lo que se realizó– agregando el cómo y el porqué; lo cual permite entender el pasado y el presente. El visitante recorre una secuencia cronológica en sentido horizontal para obtener elementos que componen 100 años de diseño en Portugal, INTERIORES dentro de un contenedor de museografía fabril.

20121220_5630

20121220_5637

20121220_5644

20121220_5681

20121220_5708

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./