15 septiembre, 2015

Hay patrimonio

por Joaquín Díez Canedo | @joaquindcn

1810

Al tiempo que en el sureño Coyoacán se frenaban las excavaciones en los alrededores de la plaza de la Conchita porque expertos del INAH habían encontrado restos del empedrado antiguo debajo de los adoquines contemporáneos y medio metro de tierra apisonada (1); habitantes de la localidad de Vicente Guerrero, en Tlaxcala, demolían a plena luz del día la Capilla del Santo Cristo, una estructura de mampostería, sencilla pero muy digna, del siglo XVIII. El INAH, en una pausa que le permitió el arduo trabajo que implicaba la salvaguarda de tres piedras coyoacanenses, no tardó en llamar a la demolición, en pomposa rueda de prensa (2), un “acto de barbarie”, y de amenazar a quien resultara responsable con una demanda penal por “daños al patrimonio”. Por su parte, vecinos afirmaban haber intentado llamar la atención de las autoridades sobre el estado ruinoso de la estructura, y el riesgo que esto representaba para la población local, y decidieron tomar cartas en el asunto ante el caso omiso y antes de que ocurriera una tragedia. (3) El linchamiento mediático no se hizo esperar, y nuestros imparciales y muy dignos comentaristas de redes sociales no tardaron en etiquetar a los vecinos de la localidad de ignorantes e indios.

Por otra parte, y en vísperas del esperado Tercer Informe de Gobierno del presidente Peña Nieto, el mandatario mexicano tuvo a bien inaugurar, con bombo y platillo, el macro mural “Pachuca se pinta”, con el cual presume el avance social en materia de seguridad en las áreas conurbadas de las ciudades mexicanas (4). (La lógica es sencilla: ante el desempleo y la marginación, la brocha y el tambor.) El mural, de 20 mil metros cuadrados y realizado por los habitantes del periférico barrio de Palmitas, de la capital hidalguense, se yergue imponente y colorido sobre las fachadas de las casas a las cuales adorna. La estética del panorama recuerda, sin duda, a las favelas de Rio de Janeiro, que por su puesto llegaron a esa apariencia sin gobierno federal detrás. Dejando esto de lado (¿quién dijo que había algo malo en copiar?), en el video oficial (5) se observa a algunos vecinos agradeciendo las acciones y la protección del gobierno, porque por fin pueden decir que ellos viven en el cerro de los “colores de alegría”. La identidad, al parecer, cuesta poco.

Al mismo tiempo, el presidente refuerza su nulo interés por el desarrollo urbano al asignar a Rosario Robles (ex titular de la Secretaría de Desarrollo Social y en cierta medida responsable del aumento de los índices de pobreza en este sexenio) a la hasta ahora ignorada Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. Esta Secretaría, establecida por el régimen con miras a contrarrestar los doce años de muy fallidas políticas de vivienda panistas (6), se ha convertido en la última escala antes de la puerta trasera de la ignominia de los miembros del gabinete de Peña Nieto. Así, pues, a tres años de priismo, en términos de desarrollo urbano, esta gran nación puede presumir un mural (Ok, no: un macro mural).

Un último caso, que ha generado mucha más polémica por encontrarse en el corazón de la Ciudad de México, es el del parque lineal y Corredor Cultural (sic) Chapultepec. Ya mucho se ha escrito al respecto y no ahondaré en él, pero lo traigo a colación por que me parece que es un ejemplo más del estado de las cosas construidas del país. Agregaría esto: sorprende que uno de los argumentos más repetidos en defensa de este proyecto es que aumentará el número de metros cuadrados de “espacio público” de nueve mil a ciento diez mil (7). Ingenuos los que pensamos que el espacio público lo tejen las personas y las comunidades a través de las relaciones que establecen entre sí —es decir, que el espacio público es un acto—, y no como nuestros superhéroes urbanos, que afirman que con cifras y más cifras basta: para ellos el espacio público son números, no gente.

corredor-chapultepec-2

Retomo estos tres casos, en apariencia tan disímiles, porque me parecen sintomáticos de nuestra política patrimonial. En un discurso presentado en la última reunión del CIAM en 1959 en Otterlo, Holanda, Louis Kahn decía, frente a la última generación de arquitectos modernos (aquellos que separaron a las ciudades en funciones específicas, y que negaron a la historia para imponer sus ideas) que las ciudades se conforman de instituciones, y que si uno quisiera “hacer una ciudad, tendría que considerar [primero] la organización de las instituciones”. Pensaba, pues, que existía una responsabilidad del arquitecto (o urbanista, o político) de pensar no en resolver un programa arquitectónico a través de una forma —que él llamaba diseño— sino de concebir el espacio a partir de las necesidades de la institución que albergarían. Es decir, más que la estructura superficial, un buen edificio para Kahn es aquel que resuelve las necesidades de lo que la gente asocia tangible y simbólicamente con una institución humana.

Así, pues, si pensamos que nuestro patrimonio son nuestras ciudades y que nuestras ciudades son nuestras instituciones, cabe preguntarse ¿estamos contestando bien las preguntas? Y aún más, ¿estamos haciendo las preguntas correctas, o simplemente estamos tapando, pintando y centralizando aún más nuestros problemas? Ante la desoladora situación, ¿no será que nos estamos enfocando en la forma y no en el fondo?


1) Nota del Reforma (solo subscriptores) http://busquedas.gruporeforma.com/reforma/Libre/VisorNota.aspx?id=1313396%7CArticulosCMS&md5=c3689cb8281cb8d3b0e3f2d00ddc1824

2) Acá la rueda de prensa: https://www.youtube.com/watch?v=N9H1ZYMQc5E

3) Las declaraciones, recogidas de este artículo, son brutales. http://www.eluniversal.com.mx/articulo/estados/2015/07/30/si-nos-van-detener-que-nos-lleven-todos

4) Acá la nota: http://www.info7.mx/a/noticia/604561

5) Video oficial de Presidencia: https://www.youtube.com/watch?v=y1sOAaOwRv4

6) Acá un texto magistral al respecto: http://www.magis.iteso.mx/content/las-ruinas-que-dej%C3%B3-el-boom-de-la-vivienda-popular-en-m%C3%A9xico

7) Acá la información oficial de ProCDMX: http://www.ccchapultepec.mx/descripcion/

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

La arquitectura necesita crítica, no teoría

Lo que se necesita en arquitectura no es pensar en teoría en abstracto sino en su capacidad de ser crítica y de cuestionar y problematizar el canon y sus formas; pensar en la arquitectura como un terreno de mediación política y conflicto; una disciplina que se encuentra en tensión entre lo que quisiera ser y lo que es. Para lograr esto, por supuesto, tendríamos que romper la barrera que Vitrubio construyó celosamente alrededor de esta disciplina, para así tender puentes hacia otras que nutran la discusión. Esto no significa dejar a la arquitectura detrás, porque es cierto que ésta tiene un lugar

Ver más
Publica

Medio y materia

El Pabellón Serpentin Gallery 2015 llamó la atención desde que se dieron a conocer sus primeras imágenes. Su propósito, al menos en su concepción curatorial, era el de “encontrar a la arquitectura a través de sus elementos más simples: forma, luz, sombra, y color”, lo cual lograba enteramente. Los materiales no importaban, como tampoco importaba realmente la planta o el alzado —importaba la experiencia espacial.

Ver más