30 octubre, 2019

Geometría de la luz : casa Farnsworth

por Alejandro Hernández Gálvez | @otrootroblog

Probablemente las dos obras que marcan el periodo europeo y el americano de Mies van der Rohe son el pabellón alemán para la Exposición Internacional de Barcelona, en 1929 —que se desmontó a los pocos meses y fue reconstruido en 1986— y la casa que diseñó para Edith Farnsworth en Plano, Illinois, terminada de construir en 1951. De ambos edificios se ha escrito mucho. Del pabellón Josep Quetglasescribió en su libro El horror cristalizado que es un templo, como “una casa sin puertas, cerrada, de la que todo visitante queda excluido,” la casa ideal para un humano también ideal, aún por venir. De la casa Farnsworth, Jacques Herzog y Pierre de Meuron escribieron en su libro Transparencias tramposas, que es un instrumento de percepción, una declaración, una aserción: voluntad de forma construida. El pabellón es una casa, la casa, un instrumento.

En febrero de este año, Luftwerk en colaboración con Iker Gil diseñó una intervención luminosa en el Pabellón de Barcelona, Geometría de la luz. “Una intervención que genera una experiencia global pensada como una lente contemporánea para el pabellón de Mies van der Rohe, subrayando y expandiendo las características arquitectónicas y materiales de su estructura.” Una serie de rayos láser color rojo trazaban en el espacio una retícula tridimensional que se extiende más allá de los límites transparentes del edificio al tiempo que se multiplica en reflejos, haciendo evidentes las variaciones de una trama que el juicio rápido presupone isomorfa. En octubre, coincidiendo con la inauguración de la Bienal de Arquitectura de Chicago, la Casa Farnsworth fue intervenida de la misma manera con resultados en parte distintos. En la presentación se lee que “esta intervención exterior descubre la historia olvidada del sitio y los restos de un paisaje anterior, revelando las geometrías subyacentes que relaciona a la famosa casa con la ribera, la topografía e importantes árboles que ya no existen.” Las líneas rojas brillantes atravesaron el espacio interior de la casa de campo que jamás satisfizo a su ocupante, extendiéndose para marcar y demarcar con la retícula que construyen los árboles y la topografía que la rodean. Si en Barcelona el entorno del pabellón, más allá de los muros y el estanque exteriores, parecía hasta cierto punto refractario a la proyección de la trama espacial, en Plano, en cambio, el suelo, los troncos, las ramas y hasta las hojas de los árboles interactúan con los rayos de color rojo, haciendo difícil precisar —para decirlo parafraseando a DukeEllington en un contexto distinto— quién está disfrutando la luz de quién.

Geometry of Light, Luftwerk en colaboración con Iker Gil, Farnsworth House, Plano, Illinois, 2019. Fotos Kate Joyce.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

El siglo de las luces… de tránsito

Hace cien años, el 4 de marzo de 1920, John A. Harriss, comisario delegado especial de policía de tráfico de Nueva York, empezó a probar el uso de luces de tres colores —verde, ámbar y rojo— para ordenar la circulación de automóviles y peatones.

Ver más
Publica

El imaginario enfermo

El libro de Francisco Díaz reivindica hoy, tras la crisis, la pertinencia del análisis y el diagnóstico de quien ofrece una interpretación, siempre que en vez de postularla como “la expresión indiscutible de la realidad”, la asume como una discusión abierta de lo que de la realidad se expresa.

Ver más