15 febrero, 2021

Resultados Concurso Arquine No.23 | Meeting Point

por Arquine | @arquine

En cumplimiento a lo establecido en las bases del Concurso Arquine No.23 | Meeting Point, el lunes 8 de febrero de las 10:00 a las 15:00 horas, se reunió el jurado conformado por Raúl Cárdenas, Wonne Ickx, María Verónica Machado, Isabel Martínez Abascal, y Alejandro Tapia (como jurado técnico). La deliberación fue vía Zoom, donde evaluaron las 240 propuestas recibidas de las 312 registradas.

En las bases se especifica que el jurado tiene que seleccionar de manera libre y autónoma una sola propuesta de entre todas las entregadas en tiempo y forma (en todo caso son proyectos anónimos), cumpliendo con los lineamientos establecidos en las bases del Concurso.

No podían participar:

  • Miembros del Jurado del presente concurso, miembros de Arquine o de MEXTRÓPOLI.
  • Las personas con lazos de consanguinidad con los miembros del Jurado; los cónyuges o personas vinculadas con alguna relación de convivencia afectiva o de afinidad, ni aquellas con las que se mantengan relaciones profesionales estables.

El jurado y los organizadores podían excluir los trabajos por las siguientes causas:

  • Entrega fuera de plazo o sin ajustarse a lo establecido en las bases.
  • Quebrantamiento del anonimato, bien por haber develado la autoría por cualquier medio, o por presentar elementos gráficos identificativos de la identidad del autor de la propuesta.
  • Cualquier intento de comunicación o presión a los miembros del Jurado, debidamente acreditado.

En esta edición del Concurso se pedía lo siguiente: Después de veintidós años convocando ideas y propuestas específicas, desde Arquine te invitamos a especular sobre nuevas maneras de usar el espacio público enfocados en el diseño de un punto donde la proximidad y el encuentro sean las principales características.

Se deberá proponer un dispositivo, prototipo, instalación o artefacto que propicie el encuentro entre las personas y permita construir confianza en la celebración de la ciudad en comunidad. La propuesta deberá ser replicable, escalable, accesible, inclusiva, con posibilidad de adaptación a contextos diversos, de bajo costo y rápida ejecución. Podrá ser un espacio acotado, delimitado, cerrado o techado, podrá también pensar en propuestas más abiertas, flexibles o dispersas.

Una invitación a pensar en la posibilidad de humanizar nuestras ciudades, de reinventar el uso del entorno urbano de un modo creativo, versátil y económico. Un punto de encuentro que, al construirse nos permita volver a encontrarnos.

Más del 80% de las propuestas recibidas entraban dentro de la categoría de pabellón y en su mayoría eran ejercicios del ingenio del ensamblaje.

Tras revisar cada una de las láminas recibidas, se discutió exhaustivamente sobre los siguientes proyectos:


MENCIONES HONORÍFICAS

ARQ-C23-0211 | Guido Guernetti, Pablo Galicer y Guido Mezzera. Buenos Aires, Argentina.

Un proyecto que cuando está elevado sirve de faro llamando la atención de los ciudadanos pero que evita aglomeraciones en un mismo punto, ya que, al percibir la concentración de mucha gente, la esfera baja y dispersa al público.

Nos gusta que el proyecto pueda ser usado de día y de noche, pero la ejecución y su activación no queda muy clara en la lámina.


ARQ-C23-0276 | Estudio Abierto (Eduardo Dana Cohen y Rafael Buzali Przedecky),

Carlos Metta Saade, Santiago Moyao Sánchez. Ciudad de México

De los proyectos recibidos que proponen una comunicación a distancia y un juego auditivo, este destaca por la representación gráfica de la lámina y por la historia narrada del personaje que, a alguno de nosotros, nos conquistó. La preocupación del jurado es la resolución técnica del proyecto (tal como se plantea) para que realmente se viva la experiencia descrita.


ARQ-C23-0293 | Noelia Cordero Valentín y María Cobos Averturo. Valladolid, España.

Destacamos la propuesta por pensar en la gestión de un nuevo residuo masivo como es la de los cubre bocas, sobre todo teniendo en cuenta la complejidad que tiene el poder reciclar algo en la Ciudad de México. Es interesante el proyecto de ready made al instalar una tubería, como punto de encuentro monumental para tirar los cubre bocas que se desechan a diario. Es una propuesta de este momento, de una situación que se está viviendo en todo el mundo. Puede entenderse, también, como una idea de monumento donde el ícono es el reciclaje de este objeto que nos protege.  La objeción del proyecto es su inviabilidad ya que implica la perforación de la superficie existente para su instalación.


ARQ-C23-0327 | Chris Falliers y Antje Steinmuller, California.

Es la única propuesta que piensa en un programa de actividades ligadas a este momento y que va más allá de un pabellón que se mueve. Es la única edición en que el Concurso Arquine está supeditado a una situación de excepción global y esta propuesta propone un contenedor móvil para cumplir con ciertas necesidades, aunque en México, muchas de las actividades que proponen en este proyecto ya se llevan a cabo de una manera informal. Lo entendemos como un pretexto de repensar un programa.

Nos preocupa que muchas de las actividades que se proponen implica la conglomeración de gente y que el proyecto no queda totalmente resuelto.


TERCER LUGAR | ARQ-C23-0275

Roberto Michelsen y Panósmico (Mariana Mañón y Manolo Larrosa).  Ciudad de México.

Una propuesta que sale de la proposición de un pabellón como artefacto arquitectónico que invita a todos los ciudadanos a participar y que su palabra se escriba en el cielo con un avión teledirigido. Se destaca la poesía de una palabra en el aire en diferentes lugares de la ciudad. Teniendo en cuenta la experiencia que la organización del festival tiene en la solicitud de permisos para volar un dron en el Centro Histórico, nos preocupa depender de dicha autorización (la del uso del espacio aéreo) para su realización.

El jurado decidió repartir el segundo lugar entre las dos propuestas que se muestran a continuación:


SEGUNDO LUGAR | ARQ-C23-0113

Mónica Feldman. Bogotá, Colombia.

Una intervención de paisaje. Una propuesta y gesto radical. No se construye, sino que se vierte y derrama en grandes cantidades sobre la Alameda Central. Como decía Borges: «Todo se construye sobre arena, pero debemos construir como si la arena fuera piedra». Interrumpe el paso en uno de los cruces más transitados del parque de una manera poética, de la misma manera que la pandemia ha obstruido nuestra cotidianidad. Su título Ciénaga y la imagen de arcilla enlodada, remite a lo enlodado que estamos dentro de esta realidad, que de manera intempestiva ha roto la continuidad del hilo histórico. Nos atrae que se propone una red de puntos en la ciudad. La cantidad de arcilla necesaria para lograr lo representado en la imagen y su volcado en diferentes puntos dificultaría la realización de este proyecto, o en su traslación a la práctica se tendría que ajustar considerablemente su escala y entonces perdería la fuerza que tiene la propuesta.


SEGUNDO LUGAR | ARQ-C23-0217

Sara Enríquez Legarra y Daniel de Diego Barrios. Valladolid, España.

Va más allá de un espejo de agua contemplativo. Un par de accesos invitan al ciudadano a entrar en este espacio y tiene un punto de pausa y lúdico. Es una propuesta que como jardín invita a la reflexión y a la revaloración del espacio público. Una propuesta que piensa en el distanciamiento social y el juego. Agradecemos que la descripción esté bien escrita y el trabajo gráfico, incluso la maqueta que los concursantes hicieron.

Esta propuesta funcionaría mejor en un espacio más árido, que no sea la Alameda Central donde ya hay varios puntos con agua (las fuentes) y las zonas verdes.

 


El proyecto ganador de esta edición es:

PRIMER LUGAR ARQ-C23-0082

Carolina Catrón Lazo, Ricardo Azócar Ulloa y Josefina Tardones Ortíz. Concepción, Chile. 

Es un edificio fantasma que se desmaterializa. Un tótem como punto de encuentro, un gesto muy claro y legible. Tiene una connotación de una arquitectura virtual y por tanto permeable y transparente que tiene mucho sentido con el momento vivimos actualmente. Coquetea con lo inmaterial y trae el elemento arquitectónico por excelencia como la columna de Adolf Loos para el concurso del Chicago Tribune, como gesto icónico. Una dualidad que lo hace muy interesante. La base del edificio es de 3 metros de lado, por lo que, siguiendo con el distanciamiento de seguridad establecido en México de 1,5 metros. Se convierte en una experiencia individual para el que se planta en el interior del tótem, pero en ningún momento pierde su contacto con el entorno y la gente de su alrededor.

De los proyectos finalistas, coincidimos que es el que tiene más viabilidad técnica para su realización.

Para la construcción del proyecto Meeting Column, los ganadores y la coordinación del Festival junto con el jurado técnico y empresa responsable de la construcción de la pieza, deberán trabajar en conjunto en la revisión estructural para poder llevar a cabo la propuesta planteada.


Descarga el acta del jurado aquí


Proyectos pre-seleccionados
Sin orden de aparición

 

 

 

* Los proyectos ganadores y menciones de honor se encontraban también dentro de esta preselección


Presentación de los ganadores en #LaHoraArquine

 

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Casa en Midorimachi

El cliente puede elegir dónde quiere vivir. El marco continuo superpone las escenas de la vida diaria, y la madera de refuerzo diagonal los conecta de manera dinámica. Es una casa donde la repetición y la regularidad son una de las «escalas» que facilitan la diversidad en las actividades diarias.

Ver más
Publica

Casa Parroquial

La tipología adoptada toma partido de la idea de patio y de claustro. En este caso la “celda” se vuelca al “vacío” y el deambulatorio opera sobre el perímetro dando autonomía al muro que cierra el conjunto. La secuencia de un supuesto monótono recorrido procesional a través del pasillo se ve alterada por el ritmo de la luz solar que penetra cenitalmente por luceras circulares.

Ver más