23 octubre, 2020

Gabriel Guarda, monje benedictino, arquitecto e historiador, 1928-2020

por Rubén Muñoz

 

Gabriel Guarda nació en Valdivia, una pequeña ciudad al sur de Chile. Tras licenciarse en arquitectura en la Universidad Católica de Santiago, en 1953 viajó a España para desarrollar estudios de historia, pasando por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central de Madrid y la Escuela de Estudios Hispanoamericanos de la Universidad de Sevilla. A su regreso a Chile, entrega el proyecto de fin de carrera, titulándose como arquitecto e ingresando al monasterio en 1958. De su formación como arquitecto, siempre destacó la influencia que tuvo en su devenir la enseñanza clásica anterior a la “reforma moderna”.

Junto al hermano Martín Correa, proyectó la iglesia del monasterio benedictino de Las Condes (1960-65), la que junto al conjunto del monasterio –construido en los cerros Los Piques y San Benito, en la zona oriente de Santiago–, fue la primera obra moderna declarada monumento nacional en Chile (1981). Habiendo renunciado a la profesión de arquitecto para profesar los votos benedictinos, ingresando al claustro monacal, la capilla de su propia comunidad fue la primera y única obra que proyectó, aceptando el encargo movido por un acto de “obediencia” a sus superiores, en algún grado contrario a su propia voluntad. Paradójico acto de renuncia, el que le permitió construir una de las cimas más altas de la arquitectura moderna Latinoamericana, un caso paradigmático en la instrumentalización de la luz en arquitectura, una única obra magnífica. Un enigma y un modelo. Guarda fue un caso ejemplar de los arquitectos del “no”, de la silenciosa hermandad del “preferiría no hacerlo”.

Connotado investigador de basta trayectoria, con un fecundo trabajo pionero en el ámbito patrimonial, recibió el Premio Nacional de Historia en 1984. Entre sus publicaciones se destacan la Historia urbana del Reino de Chile (1978), Cartografía de la colonización alemana 1846- 1872 (1982) y Iglesias de Chiloé (1984), así como El arquitecto de La Moneda Joaquín Toesca. Una imagen del imperio español en América (1997), Los encomenderos de Chiloé (2003), y La edad media de Chile: historia de la Iglesia: desde la fundación de Santiago a la incorporación de Chiloé 1541-1826 (2011).

Entre 1985 y 1999 fue abad del monasterio de Las Condes.  Desde el 2001 fue consultor de la Unesco y Presidente de la Comisión de Bienes Culturales de la Iglesia Católica chilena,  siendo galardonado en el 2003 con el Premio Bicentenario, otorgado por la Corporación del Patrimonio Cultural de Chile en conjunto con la Universidad de Chile y la Comisión Bicentenario, en reconocimiento a su extenso trabajo sobre el patrimonio cultural y arquitectónico en Chile.

 

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./