29 mayo, 2019

Futuro atemporal

por Mariabruna Fabrizi Fosco Lucarelli

La posibilidad de recuperar instantáneamente casi toda las información y el trabajo que se ha creado en cualquier momento de la historia a través de archivos en línea cada vez más disponibles, abre un escenario en el que toda la producción humana puede flotar sobre una superficie plana de información. Hoy, el pasado, el presente y el futuro parecen coexistir flotando en las aguas poco profundas de un océano; y con ellos una nueva forma de arqueología digital de pasados ​​antiguos/recientes y futuros pasados, cuya influencia trasciende los límites de los medios en línea.

A diferencia de lo que generalmente se piensa, esta nueva condición nos aparece como algo diferente de las narrativas culturales anteriores. Mientras que tanto el Modernismo como el Postmodernismo lanzan la ruptura como una ruptura temporal, la cultura de la red se niega implícitamente a posicionarse en una sucesión de eras, permitiendo la coexistencia de épocas múltiples como un nuevo escenario. La obra posmoderna se configuró en torno a los conceptos de interpretación, símbolo y alegoría, mientras que la coexistencia contemporánea de épocas nos hace confrontar con un territorio de imaginación nuevo, atemporal, disponible como un vocabulario accesible y casi infinito.

Sin una verdadera distinción en el paisaje mediático entre lo viejo y lo nuevo, lo próximo y lo lejano, la producción futura podría ser liberada de «la necesidad de la novedad», es decir: la expresión obligatoria de un momento específico en el tiempo, que es el rasgo típico de la modernidad. Varios pensadores contemporáneos, como Simon Reynolds y el fallecido Mark Fisher, tienden a ver la condición contemporánea como una producción cultural centrada en la nostalgia. Al describir la tendencia actual a una cita sin fin del pasado, sienten que la producción cultural como atrapada en la búsqueda paradójica de «futuros perdidos», incapaz de crear algo puramente «nuevo».

Y, sin embargo, es justamente en este «optar por la industrialización de la novedad» (en las palabras del padre del ciberpunk, William Gibson) y, al mismo tiempo, de la mercantilización del pasado, que reconocemos en esta condición contemporánea la fuerza para convertirse en una estrategia de resistencia. La atemporalidad formal significa precisamente eso: no hay necesidad de crear un espectáculo fuera de la producción arquitectónica a través de gestos hiper-diseñados, no es necesario encarnar visiones contingentes (por lo tanto rápidamente obsoletas) de futuros múltiples, no hay necesidad de cavar lenguas antiguas a través de pastiches nostálgicos.

Diferentes momentos de la historia pueden ser entendidos y empleados para producir un nuevo lenguaje. La comprensión de la producción lejana —lejana en términos de espacio y tiempo— podría colocar las nuevas obras en una conexión más profunda con las necesidades humanas eternas y enfocar la concepción en contra de la obsolescencia rápida.

En arquitectura, el concepto de «atemporalidad» no puede entenderse como algo nuevo. La reaparición natural de las estructuras del pasado antes de que el concepto de «patrimonio» saliera a la luz es “atemporal» en retrospectiva. Tal proceso de estratificación se encuentra en gran medida en el desarrollo de la ciudad de Roma, por ejemplo, donde las construcciones medievales remataron estructuras romanas que reutilizaban y daban nuevo significado a los edificios existentes. Las nuevas estructuras mantuvieron las huellas de las obras originales mientras subrayaban la permanencia de la forma en el desarrollo de la ciudad. Conectadas a una idea de atemporalidad también parecen ser aquellas construcciones que traducen directamente las necesidades humanas en formas, construcciones en las que una necesidad práctica se une a una espiritual y social —como los pozos escalonados indios o el Dakhma de Zoroastro (o «Torres del silencio,” como se les llama con frecuencia).

Podemos preguntar cuáles pueden ser las claves para la construcción de un lenguaje —futuro— atemporal y buscar sus primeros signos en la era contemporánea. ¿Podría existir una arquitectura sin estilo? ¿Qué definiría su lenguaje?

En esta búsqueda del resultado de un posible futuro de la arquitectura, un potencial medio de expresión podría estar vinculado al concepto de economía de medios o cómo producir una arquitectura significativa recurriendo a un sistema estructural racional e inteligible, evitando gestos innecesarios y desperdicio material. Esta lógica metodológica conecta la nueva producción con los momentos de la historia en los que los recursos fueron valorados por su escasez y la investigación científica hizo hincapié en materiales específicos para alcanzar los mayores resultados en términos de optimización y rendimiento estructural.

En este sentido, el trabajo contemporáneo de Lacaton & Vassal es ejemplar. Su investigación a través de la práctica tiene la capacidad de analizar los medios contemporáneos de producción y estandarización y convertir un conocimiento tan preciso y específico en la optimización de procesos constructivos. Este considerable ahorro de recursos se emplea entonces abriendo superficies más grandes para los habitantes. La economía de medios no es necesariamente igual a la «austeridad» y los proyectos arquitectónicos de Lacaton & Vassal revelan una riqueza significativa en espacios comunes, calidad de luz y adaptabilidad a lo largo del tiempo.

Los proyectos de la firma francesa respiran una sensación de lo ordinario. La misma trivialidad que hace que las ciudades sean coherentes y que, por lo tanto, tengan sentido en tiempos futuros. El lugar de las excepciones y las maravillas todavía estaría garantizado, pero los medios para alcanzar esos efectos ya no serían el derroche y el heroísmo sino maneras sutiles de alterar los patrones esperados y crear distorsiones surrealistas.

La obra de los arquitectos belgas De Vylder Vinck Taillieu sintetiza esta actitud: combinar lo ordinario con inserciones paradójicas obtenidas por medios sencillos. Trompe-l’œil y combinaciones inusuales de elementos arquitectónicos, interpretaciones de lo vernáculo con integraciones de diferentes épocas informan una manera relajada de insertar el juego en un proyecto que se basa en sólidos principios constructivos. Los temas fundamentales de la arquitectura están en el centro de su práctica y al mismo tiempo son profundamente cuestionados: la esencia de una habitación, la relación entre espacio interior y exterior, habitabilidad y vida cotidiana. A menudo se exponen soluciones arquitectónicas que responden directamente a necesidades prácticas, proporcionando una estética que celebra la capacidad de la arquitectura para responder a la necesidad.

La búsqueda de cualidades atemporales en un edificio se ve como un posible resultado de la coexistencia de una multitud de información procedente de épocas anteriores que flota en nuestro paisaje mental, como alimentado por la cultura de la red, pero en otro nivel, podríamos también prever un futuro en el que nuestro tiempo pasado delante de una pantalla será substituido por ese pasado que vagaba en ambientes inmersivos para el trabajo y para el entretenimiento. La cultura de la red podría de hecho tomar la forma de un territorio realmente interno, difuminando su percepción con la del paisaje existente. El territorio mediático que J.G. Ballard citó como su principal inspiración, como un dominio cuya presencia construye una influencia perenne en el actual «mundo construido», se desplazará hacia una realidad aún más «tangible».

Tecnologías como la realidad aumentada pueden permitir cambiar continuamente la percepción de los espacios interiores (y posiblemente los exteriores), haciendo más débil la distancia entre la ficción y la realidad y permitiendo que la humanidad viva al borde de varios ambientes.

El papel de la arquitectura construida se centraría en el suministro de las condiciones materiales para la vida, como cobijo, proporcionando un espacio vital, un refugio, mientras que los roles simbólicos y comunicacionales podrían ser completamente defendidos por la capa de entornos virtuales. En cierto sentido, tal proceso estaría en continuidad con el desarrollo histórico arquitectónico, porque los dispositivos comunicacionales que solían estar profundamente enredados dentro de la propia arquitectura (como las esculturas o las pinturas a las que se confirió el papel de comunicar los relatos sagrados en una Catedral) fueron escindidos progresivamente del reino de la arquitectura para entrar (y encontrarse en) otros medios, desde la escritura a la fotografía, al cine y la televisión.

Una arquitectura que busca la perennidad, que se centra en las cualidades constructivas y que encarna el cambio social sería capaz de sobrevivir e incluso conseguir un lugar más fuerte en un mundo progresivamente desmaterializado.

Al mismo tiempo, los arquitectos tendrían que empezar a trabajar en la primera línea de estos nuevos entornos comprometidos en la conformación de un paisaje de imaginación, ampliando los límites actuales de la disciplina más allá de la mera construcción del mundo edificado.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./