27 junio, 2016

Frente a la precariedad | Comunidad Vivex

por Arquine | @arquine

Captura de pantalla 2016-06-27 a las 12.01.54

El el número 76 de la Revista Arquine, diversos arquitectos y estudios de todo el mundo responden a tres preguntas sobre los compromisos de la arquitectura frente a los fenómenos sociales como la pobreza o la precariedad. En las próximas semanas, para fomentar el diálogo, publicaremos algunas de la intervenciones en nuestra web.

ARQUINE: ¿Cuáles son las condiciones –sociales, políticas, económicas o ambientales- que hoy se plantean como más relevantes para la arquitectura y la ciudad? ¿Ocupan la desigualdad y la pobreza un lugar preponderante?

COMUNIDAD VIVEX: Desde un contexto local, particular, la desigualdad y la pobreza son en México el resultado de la falta de oportunidades que deberían ser creadas a través de políticas relacionadas a la educación de la sociedad en general y estas transformadas en trabajo y crecimiento. No se trata de actuar tratando de reponer algo que está roto, sino de hacer y generar herramientas que puedan construir un modo nuevo, pues parece que las distancias entre los extremos no se están acortando, más bien aumentan paulatinamente. Pareciera que mientras alguien está reparando algo roto con mucho esfuerzo, y esta operación tarda tanto (pues todo lleva su tiempo), ya hay otras diez cosas que se están rompiendo al mismo tiempo. Así no se va a terminar nunca. Si la educación se divide y no es pareja, las demás condiciones reaccionarán de forma similar a los resultados que hoy vivimos. Para nosotros la realidad de México es el reflejo de una condición de educación, de su repartición, de su calidad y de una incapacidad de su sociedad (toda) de cambiarla por supuesto.

Desde un contexto más amplio la agenda de cada lugar es diferente, sus sociedades también y las herramientas con las que han sido dotadas para enfrentar diversos temas van acordes a su propia cultura y educación. No vemos unos temas exactamente iguales para todos, quizás caen dentro de campos generales para todos pero las circunstancias a fondo varían demasiado como para considerarlas iguales. Ni siquiera son iguales dentro de un mismo país.

Captura de pantalla 2016-06-27 a las 12.02.38

ARQUINE: ¿Cómo pueden encararse explícitamente desde el campo de la arquitectura esas condiciones?

CV: A través de la arquitectura pueden construirse nuevos modos de pensar y hacer. Diferentes porque los resultados de la aplicación de las políticas y formas actuales son simplemente malos con respecto a crear condiciones de derechos equitativos para todos. Pero no vemos la participación de la arquitectura en esto como una tipología particular todopoderosa de construcción o construcciones —o de vivienda o edificios singulares—, sino como una herramienta para educar a través de la construcción, de la vivienda como modelo de participación. Creemos que hay algunas iniciativas muy honestas en su búsqueda social o sociológica, que luego pueden dar paso, en parte por su mediatización, a acciones de entidades o individuos que sólo repiten. En todo caso, dadas las necesidades existentes de crear igualdad, de reducir la pobreza, de que los derechos sean simultáneos, el hecho de que se repita el interés sobre el tema social —sea genuino o repetido— podría ser algo más positivo.

ARQUINE: ¿Qué caso de arquitectura que se planteó ese tipo de intereses se puede estudiar como ejemplo, exitoso o fallido, y qué podemos aprender hoy de él?

CV: Nos gustaría destacar el proyecto de Germán Samper llamado “La Fragua”, donde se pudo ayudar a una comunidad en Colombia a través de la autoconstrucción de viviendas con un modelo ingenioso de tipología de vivienda productiva, lo que le dio recursos a la comunidad para generar un futuro económicamente sustentable. Hay casos documentados de niños de esa comunidad que alcanzaron logros profesionales notables. Creemos que de eso se trata el éxito de la vivienda social: generar mejores individuos a través del ejercicio del proyecto y de la construcción. De un esfuerzo que pueda hacer una memoria fuerte a través del ejercicio de la participación.


 

Comunidad Vivex es una plataforma para el desarrollo de proyectos de Arquitectura Social creando comunidad, educación y patrimonio gestionadas desde la Arquitectura.

Arq. Ana Cecilia Garza | Directora de Comunidad Vivex.

Es Arquitecta por el Tecnológico de Monterrey (Monterrey, México) y Master en Arquitectura Avanzada por el IAAC (Barcelona, España). Cuenta con experiencia en el desarrollo de proyectos de Urbanismo a nivel gubernamental y proyectos y obras de Arquitectura de diversa escalas. Actualmente es profesora en la Escuela de Arquitectura, Arte y Diseño del Tecnológico de Monterrey y ha sido profesora de las carreras de Arquitectura de la Universidad de Monterrey y el CEDIM.

Arq. César Guerrero | Coordinador de Proyectos de Comunidad Vivex.

Es Arquitecto por el Tecnológico de Monterrey (Monterrey, México). Ha colaborado en reconocidas oficinas de Arquitectura en Europa y Sudamérica y cuenta con experiencia en el desarrollo de de proyectos y obras de Arquitectura de diversas escalas.  Actualmente es profesor en la Escuela de Arquitectura, Arte y Diseño del Tecnológico de Monterrey y ha sido profesor de las carreras de Arquitectura de la Universidad de Monterrey y el CEDIM.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Casa Hara

La Casa Hara, como una simple «serie de marcos de celosía», tiene como objetivo conectar todas estas entidades al ser parte de la forma colectiva del pueblo. Refuerza las viejas conexiones mientras otras nuevas con los edificios circundantes y la comunidad.

Ver más
Publica

Museo M+

M+ no es un museo más. M+ es un centro cultural para el arte, el diseño, la arquitectura y la imagen en movimiento de los siglos XX y XXI. Como tal, abarca todo el espectro de espacios, medios de exhibición y actividades relacionadas con la exposición y visualización de dichos medios.

Ver más