Revista No. 89 | lo que falta

  • Fecha 4 diciembre, 2019

 

Editorial | Miquel Adrià

A dos años de los sismos que sacudieron a México hacemos un recuento de los daños y los avances de una reconstrucción en proceso. Cada vez que un desastre azota el país celebramos que la sociedad civil reaccione de inmediato. Así fue en 1985 y de nuevo en 2017. También se evidenció la incapacidad de las autoridades —como 32 años antes— para actuar eficazmente. Ante los terremotos —así como con los incendios, las inundaciones, las devaluaciones, las masacres y otros desastres humanos y naturales— México tiende a cierto fatalismo idiosincrático que lo orilla a ser una promesa perpetua, quedando sólo algunas iniciativas —estadísticamente marginales— que reaccionan ante la urgencia, con recursos propios y conocimiento.

En este número publicamos algunos buenos ejemplos que no resuelven los enormes daños —más de doscientas mil viviendas afectadas, escuelas, iglesias, mercados, etc.— pero que apuntan a soluciones puntuales y potencialmente repetibles. Unas propuestas trascienden el ámbito doméstico con arquitectura de calidad —Dellekamp, Kalach, MMX—, otras que ya operaban antes de los sismos redoblan sus esfuerzos por atender la urgencia —Peter Van Lengen y TiBa, Isadora Hastings y la Cooperación Comunitaria, Comunal, Lucila Aguilar con sus construcciones de bambú o PienZa Sostenible, entre otros— mientras que algunos grupos se organizaron a los pocos días del desastre para facilitar la operación de la reconstrucción —Verificado19S o Reconstruir MX. Cabe recordar que los primeros mapeos del desastre no sólo informaron a la ciudadania sino a las autoridades que carecían de información y de herramientas para compartirla. Incluimos un dossier con entrevistas a los responsables de la nueva administración, que tras denunciar la pasividad de sus antecesores, auguran un porvenir con resultados tangibles. Más allá de las descalificaciones o de los comunicados voluntariosos cabrá corroborar que se dispongan de protocolos y recursos suficientes para prevenir nuevos desastres. A dos años de los trágicos sismos queda mucho México por reconstruir.

 

(Portada: Capilla de la Santa Cruz | TAX Alberto Kalach y Roberto Silva. Fotografía: Roberto Silva)

 

El Patrimonio Expandido | Conversación con Inti Muñoz

Se han expandido las perspectivas que nos permiten entender el patrimonio arquitectónico como algo no sólo canonizado, sino también vernáculo. Este factor ha complejizado la normativa y la res-puesta que ésta debe dar ante el rescate patrimonial. Catalogar y restaurar ya no tendría que atender únicamente a lo histórico, sino también a lo contemporáneo, además de mirar también las expresiones que no están necesariamente legitimadas por las instituciones arquitectónicas. Inti Muñoz, asistente del Secretario de Cultura, habla sobre el reto que implica ampliar la catalogación patrimonial.

 
[…]

UNDERCOVER | Onnis Luque

Traducción.
1. adjetivo CLANDESTINO
2. adjetivo ENCUBIERTO
3. adverbio EN SECRETO

Este ensayo fotográfico es una metáfora visual que muestra una ciudad avasallada por la presión inmobiliaria de desarrollos habitacionales, muchos de ellos construidos a la sombra de la corrupción, como quedó demostrado en el fatídico sismo del 19 de Septiembre de 2017.

[…]

La Condesa | Paloma Vera

En la Ciudad de México, las colonias Roma, Condesa e Hipódromo, así como la Juárez en la alcaldía Cuauhtémoc, sufrieron daños con-siderables a consecuencia del terremoto del 19 de septiembre de 1985 y, de nuevo, en el de 2017. La mayoría de los predios expropiados y las más de 40 mil viviendas construidas o reforzadas tras el 85 me-diante el Programa de Renovación Habitacional Popular no se localizaban en esas zonas. La Condesa y la Hipódromo sufrieron un despoblamiento que, a la larga, debido a la baja en los pre- cios de venta y renta de inmuebles, sería un detonante del nuevo auge de la zona. En 2017 las condiciones fueron distintas. Ninguno de los edificios construidos tras el 85 sufrió daños considerables, pero no se puede decir lo mismo de los anteriores a esa fecha. En un recorrido por las avenidas México y Ámsterdam, la cantidad de inmuebles desocupados, en proceso de reestructuración, que fueron demolidos tras el sismo o que colapsaron durante el mismo, es notable. Pero no se aprecia un despoblamiento similar al de hace 34 años. Será interesante investigar las razones de esas diferencias. Entre los edificios que están siendo reforzados hay algunos clási- cos de la arquitectura moderna, como el Aristos, y el Basurto, de cuyo reforzamiento Paloma Vera nos ofrece este recuento.

Estudio MMX | Jardines Centrales Jojutla

 

Tras los sismos de septiembre de 2017 en México, Jojutla fue una de las comunidades más afectadas en el estado de Morelos, sufriendo daños en múltiples construcciones y espacios públicos. Líderes de la comunidad, historiadores, arquitectos, gobierno y ciudadanos en general fueron integrantes de un ejercicio participativo y abierto que Estudio MMX materializó a través de un proceso de diseño. La idea inicial fue tomada de los árboles, únicos elementos que, tras los fuertes sismos, quedaron de pie y sin daños. Por ello, y de forma simbólica, se plantea convertir el corazón cívico de Jojutla en los “Jardines Centrales de Jojutla”, evocando con la vegetación la idea de resiliencia.

Gutiérrez Arquitectos + Escobedo Soliz  | Escuelas Primarias Rurales Miguel Negrete y José María Morelos

 

A raíz del sismo del 19 de septiembre de 2017, las escuelas rurales primarias de las comunidades de Santa Isabel Cholula y San Martín Tlamapa resultaron gravemente dañadas. Por ello se construyeron dos nuevos planteles que utilizan una estructura de acero galvanizado como esqueleto resistente a sismos de grandes magnitudes. La relación con el sitio, la orientación, los vientos dominantes, los paisajes, las visuales, la vegetación, la topografía y geometría de los terrenos fueron aspectos fundamentales para el diseño. A través de amplios pasillos que funcionan como pórticos se da una transición del exterior al interior, relacionado física y visualmente con jardines y plazas. La arquitectura se integra al contexto. Las techumbres a dos aguas ofrecen gran amplitud al interior. Ambos planteles disponen de un sistema de captación de agua pluvial para su tratamiento y aprovecha-miento, y reutilizan las aguas negras y grises tratadas para el riego.

Encuentra el contenido completo, proyectos, ilustraciones,
entrevistas y ensayos de nuestra más reciente revista:

 

 

Arquine ® 2020

Derechos Reservados